UN PAÍS CONSTERNADO

Brasil estremecido por escándalo y Temer pide frenar investigación

Intenta salvar su mandato al afirmar que la grabación que lo acusa resultó adulterada.

Brasil sigue estremecido por las denuncias de corrupción que suscitan consternación e indignación en los ciudadanos. En ese clima de incertidumbre sobre el futuro del país y de máxima tensión política, el presidente Michel Temer reapareció ayer en público, por segunda vez en tres días, para lanzar un contraataque en el que denunció que la grabación que lo involucra en un supuesto delito fue adulterada y por consiguiente, pidió al Supremo Tribunal Federal (STF) que suspenda las investigaciones del caso de supuestos cobros indebidos que lo tiene en el centro de la atención.

Al dirigir el mensaje a la nación, Temer decidió resistir el aluvión de acusaciones y los pedidos de renuncia surgidos desde que el diario O Globo reveló, el miércoles, el contenido de una grabación en la cual daba un presunto aval a un empresario para comprar el silencio del ex diputado Eduardo Cunha, encarcelado por corrupción.

Las acusaciones surgenprincipalmente de los acuerdos de delación premiada de ejecutivos del gigante mundial de la alimentación, JBS, entre ellos sus propietarios Joesley y Wesley Batista.

De acuerdo con lo que indicó O Globo, la grabación fue hecha por Joesley Batista en una reunión que tuvo a hora tardía con Temer en el Palacio de Jaburú.

El STF abrió desde entonces una investigación sobre el caso y la Fiscalía lo acusó el viernes de "obstrucción a la Justicia" para impedir el avance de la operación Lava Jato, que indaga el pago de sobornos en Petrobras, una trama con más políticos donde hubo posible corrupción y organización delictiva.

Ayer, Temer se mostró firme al rechazar las acusaciones y calificar a Joesley Batista de fanfarrón. "Lo que él dice en su declaración no está en el audio", manifestó el presidente. "Lo que está en el audio demuestra que él estaba insatisfecho con mi gobierno. Esa es la prueba cabal de que mi gobierno no hizo ninguna apertura hacia él. Resulta evidente el fracaso de su acción. El Consejo Administrativo de Defensa Económica no resolvió el tema que él planteó. El gobierno no atendió sus pedidos. Por tanto, no se sustenta la acusación falsa de corrupción pasiva".

Especulan.

Asimismo, Temer sostuvo que el autor de esa grabación "está libre y suelto, paseando por las calles de Nueva York. Brasil, que ya había salido de la crisis económica más grave, ahora vive días de incertidumbre. Él no pasó ni un día en la cárcel, no estuvo preso, ni fue juzgado ni procesado. Cometió el crimen perfecto. Gracias a esa grabación fraudulenta, especuló contra la moneda nacional. La noticia fue filtrada por personas vinculadas al grupo del empresario, que antes de entregar la grabación compró 1.000 millones de dólares porque sabía que eso iba a provocar el caos en el mercado de cambios".

Citó una información publicada ayer por el diario Folha de São Paulo que apunta a que la grabación fue editada y que la misma se incluyó en el expediente sin una investigación adecuada.

"Hoy (ayer) leí en el diario Folha de São Paulo de que las pericias comprobaron que hubo edición del audio de mi conversación con el señor Joesley Batista", expresó Temer. "Esa grabación clandestina fue manipulada y adulterada con propósitos claramente subterráneos e incluida en la investigación sin la debida ni adecuada averiguación, lo que llevó a muchas personas al engaño inducido y generó una grave crisis en Brasil. Por eso, presentamos al Supremo Tribunal Federal el pedido de suspensión de las investigaciones, hasta que se verifique en definitiva la autenticidad de la grabación clandestina".

El viernes, la defensa del presidente ya había afirmado que el gobierno tenía "informaciones seguras" de que el audio de la conversación fue adulterado. El análisis encomendado por Folha de São Paulo, es del perito judicial Ricardo Caires dos Santos. Según Caires, habría indicios claros de manipulación, "aunque noda para señalar con qué propósito". Pero, de acuerdo con la información publicada, en uno de los tramos más polémicos, en el que Temer da su aval a un pago de Joesley a Cunha, el perito llegó a la conclusión de que no hubo edición. El abogado Francisco de Assis e Silva, que coordinó el acuerdo de delación de los propietarios de JBS, negó a O Globo que haya existido cualquier edición de la grabación.

Temer sostuvo que "estamos terminando con los viejos tiempos de las facilidades a los oportunistas, y eso incomoda mucho. Hay quienes quieren sacarme del gobierno para volver a hacer todo lo que querían sin rendirle cuentas a nadie. Quebraron a Brasil y se enriquecieron".

Admitió que tuvo un encuento con Joesley, en horas de la noche, pero negó que eso sea algo anormal. Por el contratio, comentó que recibe a autoridades y hasta a periodistas "en horas avanzadas", porque habitualmente trabaja hasta la medianoche. Se limitó a dar su mensaje y no aceptó las preguntas que los periodistas hicieron a los gritos.

En su defensa, el mandatario aseguró que no contradijo a Joesley cuando le explica que estaba pagando sobornos o tratando de manipular fiscales a su favor, "porque pensaba que estaba inventando esa historia", dentro de la "fanfarronería" que le caracteriza.

Insinuó que el empresario es parte de un grupo que lucró con el gobierno de Dilma Rousseff.

"Mi gobierno tiene rumbo. Estimo que los señores y las señoras son testigos de ese hecho", indicó. "Hubo más de 50 ediciones de ese audio. Intentan mancillar la reputación moral del presidente de la República y alterar al país. Brasil no se apartará del camino. Continuaré al frente del gobierno".

Temer, que asumió la presidencia el 31 de agosto de 2016, después que Dilma Rousseff fue destituida por el Parlamento, como consecuencia del maquillaje de las cuentas públicas, impulsa un programa de reformas en los ámbitos laboral y jubilatorio, así como busca reducir el gasto público.

LOS ESCENARIOS ANTE LA CRISIS.

Elección, si aprueban reforma.

Posible.

La Constitución de Brasil prevé —por tratarse de la segunda mitad del mandato— una elección indirecta, a cargo del Congreso, en 30 días. El sucesor —puede ser una figura nacional relevante, aunque el Supremo Tribunal Federal deberá zanjar el tema— completará el mandato, hasta fines de 2018. Durante esos 30 días gobernará el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia. Pero, hay objeciones porque Maia es investigado por el caso de sobornos de Petrobras. Lo mismo ocurre con el presidente del Senado, Eunicio Oliveira, siguiente en la línea sucesoria. En caso de bloqueo, asumiría la presidenta del STF, Carmen Lúcia.

Reforma.

La opción de convocar a elecciones directas, requiere una reforma de la Constitución que debe ser votada por dos tercios de diputados y senadores.

Juicio político.

Es el camino que siguió el Parlamento con Dilma Rousseff. Puede llevar varios meses. Si Maia acepta uno de los ocho pedidos de destitución de Michel Temer que fueron presentados, el planteo debe pasar por una comisión especial y después ser votado por mayorías calificadas en Diputados y el Senado.

Justicia.

La Fiscalía presentó la denuncia contra Temer por "obstrucción a la Justicia". Pero, el Supremo Tribunal Federal, para empezar a analizarlo, debe lograr la aprobación de Diputados por mayoria de dos tercios de votos. Si llega a la conclusión de que hay motivos para inculpar a Temer, este sería apartado del cargo.

Finanzas.

El 6 de junio, el Tribunal Supremo Electoral reanuda las actuaciones sobre la presunta financiación ilegal de la reelección de la formula Rousseff-Temer. (Fuente: AFP)

EL PARTIDO SOCIALISTA Y LULA RECLAMAN QUE TEMER RENUNCIE


Convocan jornada de protestas contra el presidente.


Después del nuevo mensaje del presidente Michel Temer, en el que afirmó su decisión de continuar al frente del gobierno, Brasil se apresta a vivir hoy una jornada de protestas convocadas por sindicatos y organizaciones sociales en todo el país para exigir la renuncia del mandatario, bajo la consigna "¡Fora Temer!". El número de participantes puede medir el descontento ciudadano.

En las encuestas, Temer aparece con un muy bajo nivel de aprobación de los brasileños.

El gobierno evaluará la magnitud de las protestas convocadas, mientras Temer trata de impedir la erosión de su base aliada para guarecerse de un eventual juicio y destitución por parte del Parlamento.

Ayer, el Partido Socialista Brasileño decidió salir del gobierno. "Vamos a pedir la renuncia inmediata del presidente", dijo el dirigente Julio Delgado, después de una reunión de esa fuerza política en Brasilia. El partido tiene 35 diputados y el Ministerio de Minas y Energía, cuyo titular aún no se sabe si dimitirá o, de lo contrario, si será expulsado del partido.

A su vez, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que anunció su intención de postularse a la presidencia, pese a estar bajo investigación, exigió la renuncia de Temer. "Queremos que Temer salga ya, pero no queremos que un presidente sea elegido indirectamente", dijo el líder del Partido de los Trabajadores. Fuente: AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)