guerra

Bombardeo de EEUU mató civiles en Siria, incluyendo niños

Primera acción bélica de Trump en represalia por ataque con armas químicas fue el lanzamiento de 59 misiles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump se retira después de anunciar el bombardeo contra Siria. Foto: Reuters

En la primera operación bélica ordenada por el presidente Donald Trump, Estados Unidos lanzó 59 misiles contra una base militar en Siria, como respuesta al ataque con armas químicas que cometió el gobierno de Bashar Assad contra civiles, que causó 86 muertos, incluyendo 27 niños.

La acción bélica estadounidense, que se desarrolló durante cuatro minutos, tuvo como objetivo la base militar de Shayrat, desde la que partió el avión que lanzó las armas químicas contra la ciudad de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib, controlada por los rebeldes.

Nueve civiles, entre ellos cuatro niños, murieron en los bombardeos estadounidenses, anunció este viernes la agencia oficial Sana. "La agresión estadounidense provocó la muerte de nueve civiles, entre ellos cuatro niños, causó siete heridos y ocasionó importantes destrozos en casas de las aldeas de Al Shayrat, Al Hamrat y Al Manzul", cercanas a la base atacada, informó la agencia, sin precisar si esta cifra incluía el balance de seis muertos proporcionado antes por el ejército sirio.

Trump

"Ordené un ataque militar con objetivo preciso contra una base aérea en Siria, desde la que se lanzó el ataque con armas químicas", informó el presidente Trump en declaraciones que hizo en su club de Mar-a-Lago, en el estado de Florida. "Está en el interés de seguridad nacional de Estados Unidos prevenir y frenar la diseminación y uso de armas químicas mortales".

"El martes, el dictador sirio Bashar Assad lanzó un horrible ataque con armas químicas contra civiles inocentes usando un agente neurológico mortal", agregó. "Pido a todos los países civilizados que se unan a nosotros para buscar el fin del derramamiento de sangre en Siria y también para poner fin al terrorismo de todo tipo".

"Esperamos que mientras Estados Unidos defiende la justicia, la paz y la armonía prevalecerán al final", manifestó.

Un alto oficial de las Fuerzas Armadas indicó que 59 misiles crucero Tomahawk hicieron impacto en la base aérea de Al Shayrat y estuvieron dirigidos contra aviones de combate sirios y otra infraestructura, pero no tuvieron como objetivo el arsenal de armas químicas. Los misiles partieron de dos naves de la Armada que realizaban operaciones en la zona este del mar Mediterráneo.

Agregó que no había aviones de Rusia en la base y que los misiles no fueron dirigidos contra ninguna instalación rusa.

El Pentágono informó a las autoridades militares de Rusia, a través de un canal establecido para situaciones de conflicto, antes de lanzar el ataque. "Con un montón de Tomahwks volando no queríanmos golpear ningún avión ruso", dijo el oficial militar.

El uso de los misiles crucero estaba en el extremo más limitado de las opciones que fueron presentadas al presidente Trump por el secretario de Defensa Jim Mattis. El oficial indicó que el ataque tuvo por finalidad enviar un mensaje a Assad sobre la intención estadounidense de usar la fuerza militar si continúa agrediendo con armas químicas.

El lanzamiento de los Tomahawk ocurrió menos de una hora después del final de la cena que Trump ofreció a su par de China, Xi Jinping, en Mar-a-Lago y constituyó una señal claramente agresiva de la voluntad del mandatario de usar el poderío militar que está a su disposición.

La rapidez con la que el gobierno de Trump respondió —y las declaraciones realizadas horas antes por autoridades estadounidenses que dijeron que las opciones eran objeto de análisis— buscaron aplicar y aprovechar al máximo el elemento de sorpresa, lo que marca un contraste con el uso metódico de la fuerza por parte del presidente Barack Obama.

Asimismo, la decisión también buscaría advertir a Corea del Norte, Irán y otros adversarios potenciales, de que el nuevo comandante en jefe está dispuesto a actuar y hacerlo en pocas horas, cuando la situación lo impone.

La reacción inicial de Siria al ataque fue una declaración que hizo un vocero militar que se limitó a señalar que hubo pérdidas en la base aérea sin dar ningún detalle.

Estados Unidos lanzó un ataque sobre una base aérea en Siria. Foto: Reuters
Estados Unidos lanzó un ataque sobre una base aérea en Siria. Foto: Reuters

Putin apoya a Assad y rechaza acusación.

Mientras el presidente de Rusia, Vladimir Putin dijo que es inaceptable hacer acusaciones sin fundamento sobre el ataque con armas químicas —una declaración de defensa al gobierno de Bashar Assad— Estados Unidos, Francia y el Reino Unido pidieron al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas votar un proyecto de resolución que pide una investigación del hecho.

El Kremlin informó en un comunicado que Putin discutió la situación con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, por teléfono, y destacó que no se debe hacer "acusaciones infundadas contra cualquiera sin haberse realizado una investigación detallada e imparcial".

Rusia sostiene que es demasiado pronto para acusar al gobierno de Assad.

Ayer, el secretario de Estado Rex W. Tillerson sostuvo una conversación telefónica con su par de Rusia, Serguei Lavrov, en la que discutieron lo ocurrido.

En Naciones Unidas, la resolución promovida por los tres países exige una investigación completa del ataque a la ciudad de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib, controlada por las fuerzas rebeldes.

Rusia rechaza el texto como "categóricamente inaceptable" y propuso otro texto que no incluye demandas al gobierno sirio para que coopere con la investigación.

Francia advirtió a Rusia que no intente bloquear la resolución. Fuentes: AFP y EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)