TSUNAMI BRASILEÑO: TEMER EN JAQUE

Batista, el que hace temblar a Temer

El propietario del grupo JBS busca un acuerdo judicial, como los directivos de Odebrecht.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Joesley Batista, presidente del directorio de JBS. Foto: O Globo.

Todo el mundo acabará preso". La advertencia la lanzó hace unas semanas Joesley Batista, el dueño de la mayor empresa cárnica del mundo (JBS) que, acorralado por varios escándalos de corrupción, trata de salvar su pellejo poniendo contra las cuerdas al presidente brasileño Michel Temer.

Batista, también propietario de las famosas Havaianas, de 44 años, tiene una fuerte influencia política en Brasilia, por lo que no le resultó difícil reunirse con Temer en marzo y grabarle en secreto hablando del soborno al diputado Eduardo Cunha, arquitecto del impeachment a Dilma Rousseff, ahora en prisión por la megacausa Lava Jato sobre la red de corrupción en Petrobras.

Hasta ahora el personaje más temido por los políticos brasileños era Marcelo Odebrecht, el expresidente de la constructora Odebrecht, pieza clave del caso Petrobras y también en prisión.

Batista, de cuidada media melena castaña y mirada desafiante, decidió hacer su declaración premiada en abril con los fiscales del Lava Jato acorralando cada vez más sus negocios.

Las investigaciones sobre sus empresas empezaron en julio de 2016, cuando los fiscales trataron de averiguar si Batista pagó sobornos para la liberación de recursos mediante fraudes a fondos de inversión, en un caso que lo relacionaba con Cunha.

Batista está en el puesto 66° entre los más ricos de Brasil, con una fortuna estimada de 3.000 millones de reales (unos 890 millones de dólares), según la revista Forbes. La base de esa fortuna es JBS, multinacional con más de medio siglo de historia, empresa familiar que empezó siendo una pequeña carnicería en un modesto municipio brasileño.

"Casa de Carnes Mineira", fue fundada en Anápolis, estado de Goiás, en 1953, por José Batista Sobrinho (sus iniciales sirvieron para darle nombre a JBS), quien encontró en los años 60, con el nacimiento de Brasilia, una oportunidad de oro para convertirse en uno de los proveedores de carne de la nueva capital federal.

En las décadas posteriores se expandió por el país, se internacionalizó y en 2007 saltó a la bolsa de San Pablo con el nombre de JBS y con líneas de negocio que incluyen el procesamiento de carne bovina, porcina y avícola y la producción de cuero.

Para 2013, la firma era dueña en Brasil de importantes marcas de carne procesadas como Seara, Doriana y Massa Leve, y avanzó en Estados Unidos, Irlanda, Australia y Nueva Zelanda, convirtiéndose en una de las mayores exportadoras mundiales en el sector.

Las riendas del gigante cárnico están en manos de Wesley Batista, tercer hijo del patriarca, quien sucedió a su hermano Joesley.

El accionista mayoritario de JBS con el 44,35% de los títulos es FB Participações, propiedad de J&F Investimentos, el holding de la familia Batista.

El 21,32% corresponde al BNDESPar, subsidiaria del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), el banco de fomento del país, mientras que el 4,92% pertenece a la Caixa Económica Federal, otra entidad financiera estatal.

En diciembre, JBS anunció planes para cotizar en la bolsa de Nueva York pero tuvo que suspenderlos por los escándalos de corrupción, entre ellos la operación "Carne Débil" ("Carne Fraca" en portugués), que destapó en marzo una mafia de productores que sobornaba a fiscales sanitarios para vender carnes en mal estado o adulteradas. Este caso provocó una crisis internacional con el cierre temporal de varios mercados de carne de gran importancia para Brasil como Hong Kong, China, Chile o Egipto, que ya levantaron dichas medidas.

No obstante, el escándalo no afectó los resultados trimestrales de JBS, pues obtuvo entre enero y marzo un beneficio neto de 134 millones de dólares. De esta forma, el gigante cárnico revirtió las pérdidas por unos 870 millones de dólares que registró en el primer trimestre de 2016.

El miércoles, JBS anunció que postergaba su salida a bolsa en Estados Unidos hasta el segundo semestre de este año.

"Una Oferta Pública de Venta (IPO, por sus siglas en inglés) en el segundo semestre es el momento más próximo para intentar salir al mercado, ya que todavía hay algunas cuestiones pendientes debido a eso que pasó en el sector", señaló Wesley Batista, en una conferencia a analistas.

JBS está también bajo investigación por irregularidades en préstamos por valor de unos 2.600 millones de dólares concedidos por el Bndes.

El último escándalo es la grabación realizada por Joesley a Temer divulgada el miércoles de noche por O Globo.

De acuerdo con el diario, los hermanos Batista habrían firmado un acuerdo de colaboración con la Justicia, similar al alcanzado por 77 directivos de Odebrecht.

JBS, con presencia en más de 20 países, asegura en su página web que entre sus valores empresariales está la "disciplina", la "franqueza" y la "humildad". "Sabe oír, es atento, considera la opinión de los otros, no importa quién lo hizo, importa qué hicimos", reza la compañía en su apartado de "humildad".

JBS es dueño del Canelones.

El grupo JBS es propietario del Frigorífico Canelones, que adquirió hace varios años a un grupo argentino. El frigorífico, ubicado en la cercanías de la capital canaria, exportó entre enero y abril carne bovina por US$ 33,6 millones y se ubicó octavo en el ranking entre las empresas de su sector en montos vendidos al exterior. En el mismo lapso de 2016 exportó US$ 28 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)