Alexis Tsipras dice que no permite “chantaje” y rechaza plan

La batalla verbal entre Grecia y Alemania crece

El enfrentamiento verbal entre Grecia y Alemania, el principal financista de la Unión Europea, escaló ayer luego de que el nuevo primer ministro griego rechazara lo que describió como un "chantaje" que le obligaría a extender el rescate de Atenas y prometiera impulsar leyes para revertir una reforma laboral.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El ministro Varoufakis habla con su par español en Bruselas. Foto: AFP

Los mercados financieros no llegaron a alarmarse tras el colapso de las negociaciones entre los ministros de Finanzas de la zona euro del lunes pasado, y los socios de la UE dieron a Grecia hasta el final de la semana para que solicite una extensión de su programa de rescate o pierda la asistencia.

En tanto, el gobierno griego afirmó ayer que "examina" la opción de solicitar a los socios europeos una extensión del crédito que va ligado al programa de rescate, pero sin que ello suponga pedir una prórroga de este plan.

Fuentes del gobierno en Atenas sostuvieron que el Ejecutivo "examina la opción de pedir una prórroga del préstamo, sin ligarlo a los requisitos del programa de rescate".

"No aceptamos ultimátum. No vamos a pedir una extensión del programa de rescate", dijeron las fuentes, en línea con lo dicho por el primer ministro.

Muchos inversores creen que más allá de la dura retórica, las partes encontrarán un consenso antes de la expiración de la línea de crédito de Atenas dentro de 10 días. Si no consiguen un acuerdo, Grecia podría quedarse sin efectivo rápidamente. Sin embargo, el Banco Central Europeo (BCE) no tiene previsto suspender el financiamiento de emergencia para los prestamistas griegos esta semana, dijo una fuente cercana a la institución. Ambas partes insisten en que Grecia permanecerá en la zona euro.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, dijo a los legisladores de su partido Syriza que el Gobierno —elegido con la promesa de revertir las condiciones del rescate y terminar la cooperación con la "troika" de prestamistas— no cedería ante las demandas de la UE.

Grecia ya no será tratada como una colonia o un paria en Europa, dijo Tsipras. El líder izquierdista acusó a "ciertos círculos" en la zona euro de intentar socavar su Gobierno y al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, de perder los estribos y hacer comentarios ofensivos sobre Atenas.

Schaeuble emitió un severo mensaje para Grecia, al preguntar sarcásticamente si Tsipras y el "famoso economista" al que nombró como ministro de Finanzas sabían lo que querían realmente y si estaban tomando las decisiones correctas para el pueblo griego.

"Aún está pendiente la pregunta sobre si Grecia quiere un programa (de rescate) o no", dijo a periodistas luego de otro día de negociaciones en Bruselas. "Todos nosotros (...) queremos que la zona euro permanezca unida", agregó.

"Pero todos deben hacer su parte y es una decisión que depende solo de Atenas (...) El 28 de febrero, a la medianoche, se habrá terminado", aseveró el funcionario alemán.

Los "malos", según el discurso de Tsipras

El primer ministro griego, Alexis Tsipras acusó al titular alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, de haber "perdido su sangre fría" y de haberse dirigido "de manera humillante a Grecia" en las negociaciones que mantuvo el lunes el Eurogrupo en Bruselas.

Asimismo, Tsipras también calificó de "desafortunada" una viñeta particularmente agresiva que representaba a Schaeuble vestido como un nazi que quería hacer "jabón con la grasa de los griegos" publicada por el diario Avgi, cercano a Syriza. Y acusó al presidente del Eurogrupo Jeroen Dijsselbloem de haber "sustituido un texto por otro", "inaceptable para el gobierno griego" y que "hacía referencia a la prolongación del acuerdo de préstamo y no de un memorando", el plan de ayuda. [AFP]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)