Macri sigue convocando al cambio de política y Scioli se muestra con autonomía

La batalla final

Daniel Scioli y Mauricio Macri entran en la batalla final para conquistar al electorado. El escenario cambió y deben salir a conquistar cada voto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"El mensaje es para toda la ciudadanía", afirmó el director de la campaña de Scioli. Foto: AFP

Los votos no son de nadie", aseguran los dos candidatos a suceder a Cristina Fernández en la Presidencia de Argentina al referirse a como actuarán en las urnas aquellos que no los votaron en la primera vuelta. Si bien tuvo una campaña despareja y salió tercero, el ex candidato Sergio Massa salió a jugar sus cartas en base a los más de 5 millones de votos que obtuvo y que son clave para definir al ganador. Junto al gobernador peronista cordobés José Manuel de la Sota con el que forjaron el frente Una Nueva Alternativa (UNA), Massa se posicionó como vértice en la mesa de negociación que desde sus inicios tuvo guiños velados hacia Cambiemos de Mauricio Macri, en una puja que debe enmarcarse también en la interna por la conducción a futuro del Partido Justicialista (PJ), que hoy está dentro de la alianza del oficialista Frente para la Victoria que encabeza Daniel Scioli.

Las estrategias están definidas para las próximas tres semanas decisivas y los jefes de campaña del oficialista FpV y de Cambiemos expusieron a El País los pasos que seguirán ambos candidatos a la Presidencia.

Cambiar.

Macri, continuar para cambiar. "Nuestro mensaje es seguir convocando a los argentinos que quieren un cambio y que han votado por otras opciones a trasmitirle nuestra vocación de unir a los argentinos a partir de la diversidad y de distintos pensamientos", señaló a El País el jefe de campaña de Mauricio Macri, Marcos Peña. La estrategia de Cambiemos en este último tramo de campaña parece ser de continuidad, a pesar de que en general todos los candidatos se corrieron al centro. Durante los meses previos a lo que configuró la primera vuelta fueron quienes evidenciaron más variaciones a nivel de su propuesta: por ejemplo, se los acusó de "usar el discurso kirchnerista" y antes del 25 de octubre pasado Macri se encargó de comunicar expresamente que no eran antiperonistas. "Somos un espacio político nuevo con nueva propuesta: por ejemplo, se los acusó de "usar el discurso kirchnerista" y antes del 25 de octubre pasado Macri se encargó de comunicar expresamente que no eran antiperonistas. "Somos un espacio político nuevo con nue- vas ideas, muy contracultural en muchas cosas y muchas veces se ha intentado analizarnos en las categorías tradicionales de la política. Entonces en función de esas visiones tradicionales en las que se nos ha querido meter se han leído nuestras acciones como cambios o no cambios. Nosotros siempre hemos tenido una mirada similar en términos de nuestros objetivos en la política y nuestra apertura para poder incorporar aquellas cosas que creemos tenemos que hacer porque nuestro objetivo no pasa por mostrar que tenemos razón o por empujar con un libreto ideológico cerrado, sino por mejorar la vida de los argentinos y en ese sentido yo no siento que han sido cambios de postura o de estrategia, sino primero etapas distintas de la campaña y segundo que nos han ido conociendo más", explicó Peña. El jefe de campaña de Macri también se refirió a cómo evalúan una eventual transición con Cristina. "Fácil no va a ser nada, lo que seguro va a ser es muy corta porque son muy pocos días entre un gobierno que ha estado mucho tiempo y la asunción de un nuevo gobierno, pero siempre encaramos con optimismo esos desafíos", señaló.

Apuesta a bases.

"Nuestra estrategia va a seguir siendo la que hicimos tras una elección en la que si bien la diferencia fue menor a la que se esperaba, pero que de todas maneras volvió a ratificar que es el candidato que mayor adhesión ha logrado, en las primarias y en la primera vuelta es Daniel Scioli. Así que continuará recorriendo el país y haciendo llegar su mensaje a toda la ciudadanía y creemos que así como en las PASO y en esta elección fue electo como el candidato con mayor cantidad de votos, va a ser electo el 22 de noviembre", señaló a El País el jefe de campaña del Frente para la Victoria (FpV), Jorge Telerman.

Sin embargo, los cambios están a la vista y el candidato oficialista se acomoda al contexto con las miras de ganar el balotaje, exponer autonomía de la presidente argentina Cristina Fernández y mostrarse como representante del peronismo, serían los ejes claves en esta última etapa de campaña.

Tras el resultado adverso, por el que María Eugenia Vidal ganó la gobernación de la Provincia de Buenos Aires (que concentra al 37% del padrón electoral argentino) y con escenario balotaje, se vivieron jornadas calientes, tensas y confusas al interior del oficialista FpV. Los rumores sobre ofrecimientos de cargos, los cruces con el "kirchnerismo puro", el silencio de cuatro días de la presidente Cristina Fernández, la danza de declaraciones y de pases y hasta de bajar la candidatura, estuvieron a la orden del día. Pero el jueves pasado desde un acto en la Casa Rosada la presidente Cristina Fernández anunció que su fuerza iría a balotaje en un discurso en el que le habló a su militancia y criticó fuertemente a la oposición que configura Cambiemos. "No importan los nombres, importa la política", expuso y añadió que los argentinos están eligiendo entre dos modelos de país. El gran ausente durante su discurso fue Scioli, tanto a nivel de mostrar su presencia (aunque sí estuvo su compañero de fórmula Carlos Zannini) como de las palabras de la mandataria. Por su parte, ese mismo día, Scioli había viajado a Tucumán donde tras la asunción del actual gobernador kirchnerista, Juan Manzur, obtuvo el respaldo de 12 gobernadores peronistas (entre actuales y electos). Tras esa reunión el actual gobernador bonaerense en entrevistas con medios locales prometió garantizar el 82% móvil a los jubilados; la participación de todas las fuerzas de seguridad en la lucha contra el narcotráfico, rever el impuesto a las ganancias y sacar las retenciones a determinados productos del agro para garantizar su competitividad, haciendo eco de un pedido del ex candidato Sergio Massa. ¿El rol de Cristina? "La Constitución argentina es muy clara y los argentinos, tanto sean ciudadanos como dirigentes, somos muy respetuosos desde el 83 en cumplir a cabalidad ella: quien es elegido presidente tiene todas las herramientas y todas las obligaciones a ejercer esa posición que logra. Todo lo demás son solamente rumores o cosas que se dicen en la campaña como argumento de la oposición; y si como creemos el próximo 10 de diciembre asume Scioli, será presidente en su totalidad y decidiendo como ha hecho en estos 8 años cuando fue electo dos veces por amplísima mayoría gobernador de la Provincia de Buenos Aires", argumentó Telerman.

ESCENARIO


El debate expondrá diferencias de modelos


Antes de lo que terminó siendo la primera vuelta de las elecciones, los candidatos a presidente de Argentina debatieron en la Facultad de Derecho. En ese momento el único ausente fue Daniel Scioli.

Después del 25 de octubre y en camino hacia el balotaje del 22 de noviembre, fue el propio candidato oficialista el que instó a Mauricio Macri a debatir, y éste aceptó de inamediato.

Surgieron dos oportunidades para confrontar propuestas, conceptos e ideas. El canal Todo Noticias (TN) y Argentina Debate (que organizó el primero) propusieron dos instancias —para el 11 y el 15 de noviembre, respectivamente-. Macri se bajó del primero, por lo que los contendientes se encontrarán una sola vez para mostrar sus propuestas ante los ciudadanos.

"Creemos que este debate sirve porque los otros debates con muchos candidatos obviamente no permiten —por lo escueto y lo breve que es cada participación— dar a conocer bien las ideas de cada uno. Tal como habíamos dicho, si había segunda vuelta íbamos a ir al debate porque ahí si nos parece que no hay forma de que no quede claro cuáles son las visiones de uno y otro. Cuando se compite una elección es distinto si se tiene posibilidades de ganar que si no se la tiene, al no haber terceros o cuartos candidatos que como saben que no van a ganar pueden hacer cualquier cosa, en este final un debate sin duda puede ser muy esclarecedor", explicó Jorge Telerman sobre la posición del oficialista FpV.

Por su parte, el jefe de campaña de Macri, Marcos Peña, expuso que esa instancia no cambia su estrategia. "Nos parece muy bueno que haya debate, lo veníamos pidiendo hace tiempo así que es parte de un proceso de mejora de la calidad institucional de la política argentina", dijo Peña y explicó el porqué se dijo no al debate de TN: "Lo que planteamos es que haya el mismo debate que hubo en primera vuelta que es el debate que está institucionalizado como es Argentina Debate y por eso agradecimos la invitación de TN, que siempre ha tenido un rol muy importante en el tema de generar la cultura para que los canddatos expongan sus propuestas. Pero, en este caso dado, hay poco tiempo y queremos que se siga fortaleciendo la institucionalidad de Argentina Debate".

SABER MÁS

Dos visiones diferentes para liderar y gobernar


La influencia del debate en las elecciones fue analizada desde Cambiemos por Marcos Peña, quien señaló que "depende de lo que ocurra. Tanto Macri como Scioli son muy conocidos por sus posturas, en sus caminos, cada uno a quien representa y la idea de que uno representa el cambio y el otro la continuidad, no plantea dudas. Ojalá que el debate permita buscar una etapa diferente de la política".

A su vez, Jorge Telerman dijo que son visiones diferentes y en ese sentido señaló las propuestas del FpV en torno a los recursos naturales y el sistema jubilatorio que implica que sean públicos y administrados por el Estado, frente a una propuesta de Cambiemos de privatización. "No los demonizamos, pero nuestras propuestas resguardan mucho más los intereses de trabajadores y empresarios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)