DRAMA EN MÉXICO

Barrios destruidos en un instante

Un sismo estremece a Oaxaca por segunda vez este mes y causa dos muertes por infarto.

Entre nubes de polvo, expertos de las unidades de rescate y bomberos buscan sobrevivientes en un edificio destruido. Foto: AFP
Entre nubes de polvo, expertos de las unidades de rescate y bomberos buscan sobrevivientes en un edificio destruido. Foto: AFP

México sufrió ayer sábado otro capítulo del drama que lo envuelve desde el martes pasado. El sureño estado de Oaxaca fue estremecido, por segunda vez este mes, por un nuevo terremoto de 6,1 grados, que provocó dos muertes por infarto y generó pánico en la población. No bien se estremeció el suelo, miles de personas salieron a las calles.

Es el riesgo permanente que enfrentan los habitantes de Oaxaca y de la capital mexicana.

Cuando Fernando Bustos se mudó a Ciudad de México hace años, no tuvo dudas de donde vivir. Los barrios Roma y Condesa con sus cafés, restaurantes de moda y florecientes artes plásticas y música, lo conquistaron. No pensó en las características vulnerables a terremotos de esas zonas.

Sin embargo, el terremoto del martes pasado hizo resurgir la realidad. Otra vez, Roma y Condesa estuvieron entre los más golpeados, y ahora Bustos, de 34 años, planifica con renuencia mudarse de la zon que adora. "Es terrible darse cuenta que todo está destruido donde uno vive", indicó. "Pese todo lo que queremos a esta zona, no es segura".

Roma y Condesa, bastiones contiguos de la elegancia mexicana, una vez más están en crisis existencial, y los residentes evalúan si vivir allí vale el riesgo. Hay preocupación porque el terremoto puede enlentecer, si no revertir, la popularidad ascendente de los dos barrios.

"Ahora y en los próximos dos años, va a ser un factor", dijo Eduardo Aizenman, copropietario de la librería y café El Péndulo, que es uno de los motores del renacimiento de Condesa después de 1985. "Estoy seguro que muchos van a poner sus propiedades en venta".

Cambio.

Roma y Condesa fueron desarrollados, en gran medida, a comienzos del Siglo XX para la elite de la ciudad, que disfrutó del lujo de mansiones construidas en bulevares alineados por árboles. A mediados del siglo, la popularidad de esa área entre los ricos había comenzado a decrecer, ya que muchos residentes se mudaron a zonas más de moda, como Polanco y Las Lomas, y a los nuevos suburbios como Ciudad Satélite.El terremoto de 1985 aceleró la mudanza. Los negocios cerraron, el valor de las propiedades se desplomó y los delitos saltaron.

Aizenman, de 52 años, se mudó a Condesa en 1991, atraído por los alquileres baratos y una atmósfera que daba posibilidades. Abrió El Péndulo dos años después. Restaurantes, bares, galerías de arte y boutiques llegaron a continuación. Las propiedades históricas fueron restauradas. Los valores inmobiliarios dieron un salto. Condesa estaba de vuelta en la cumbre.

El proceso en Roma fue más lento, ya que resurgió en la última década. Los dos barrios ingresaron al firmamento de las zonas urbanas más de moda.

"Muchos residentes sienten gran desconfianza porque resulta evidente que no es una zona segura para vivir", señaló Fernando Bustos, profesor de filosofía en la Universidad Anáhuac, cuyo edificio de apartamentos tuvo daños que obligaron a la evacuación de todos los residentes.

Movimientos.

El drama volvió en la última semana para los habitantes de Ciudad de México y Oaxaca.

Aunque parezca poco común que dos terremotos fuertes sucedan tan cerca uno de otro en un periodo relativamente corto, los científicos dicen que los sismos de esta magnitud pueden alterar tensiones cercanas y provocar nuevos movimientos, aunque no están seguros de que esto es lo que haya pasado en este caso. Esto es parte de lo que los científicos saben sobre los sismos, con qué frecuencia llegan y en dónde suceden los más poderosos.

La ubicación de México la hace propensa a vivir terremotos fuertes debido a que está en la llamada zona de subducción. Este tipo de zonas son partes de la tierra donde una placa de la corteza terrestre se desplaza lentamente debajo de otra.

En el caso de México, una placa oceánica, la de Cocos, se desliza gradualmente bajo la placa continental, la de Norteamérica. Con el tiempo se crea tensión por la fricción entre las placas y, en determinado momento, la tensión es tal que la energía reprimida se libera en forma de sismo.

La zona de subducción responsable de los dos terremotos recientes va a lo largo de la costa de Centroamérica, desde el centro de México a Panamá, dijo Gavin Hayes, un investigador geofísico del Servicio Geológico de Estados Unidos. Hay otras zonas de subducción en el mundo que, dicen los expertos, son las causantes de la mayoría de los terremotos más potentes.

De hecho, los sismos de magnitud 9,0 o más solo pueden suceder en las zonas de subducción, dijo Hayes. Los ejemplos relativamente recientes de tales terremotos incluyen el de 2011 en Japón, de magnitud 9,1, el de la misma magnitud en 2004 en Indonesia, el de magnitud 9,2 en 1964 en Alaska y el de magnitud 9,5 que golpeó a Chile en 1960, el más fuerte que haya sido registrado.

Ambos sismos ocurrieron en la placa de Cocos, no entre esta y la de Norteamérica.

Si dichos terremotos hubieran ocurrido entre ambas placas se habría producido un gran sismo. Los temblores en los límites de la placa en general involucran fallas más grandes y estas liberan más energía, que genera temblores en áreas más grandes. Pero también esto sucede lejos de la superficie, explica Hayes.

Los terremotos que suceden en la parte interna de la placa tienden a ser más débiles pero más cercanos a la superficie. En consecuencia, pueden causar más daño a lo que sea que esté encima.

El epicentro del sismo del 19 de septiembre se ubicó más cerca de Ciudad de México, que está en una cuenca sedimentaria, de acuerdo con el Dr. Hayes. Ese tipo de geología amplifica el movimiento de un terremoto en comparación con un terreno más rocoso.

Reducen los daños, pero todavía falta.

Las estrictas normas aprobadas luego del terremoto que dejó miles de muertos hace tres décadas en Ciudad de México, minimizaron los daños durante el sismo de esta semana.

"Todavía hay faltas en las revisiones y eso significa que hay edificios recientes que no cumplen del todo", dijo Roberto Meli Piralla, ingeniero estructural y experto en preparación sísmica en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Identifican a 8 víctimas extranjeras.

Al menos ocho extranjeros fueron identificados entre las víctimas en Ciudad de México. "Se trata de cuatro cuerpos femeninos de personas de nacionalidad taiwanesa, otro femenino de panameña. Asimismo, tres masculinos uno de nacionalidad coreana (del Sur), otro de española y uno más de argentina", señaló el Tribunal Superior de Justicia. Las víctimas asiáticas son comerciantes o empleados de una fábrica textil.

La perra que inspira a un país por salvar vidas.

Frida, la perra rescatista. Foto: Reuters
Frida, la perra rescatista. Foto: Reuters

Frida, la perra de rescate de la Marina ha surgido como una fuente de inspiración y orgullo en la búsqueda de sobrevivientes en México, un país que está de duelo. Conocida por sus lentes y botas hechas a medida, el can de raza Labrador y siete años de edad se ha convertido en una estrella de los medios de comunicación. En su carrera, Frida ha localizado 12 personas vivas debajo de los escombros y más de 40 muertos, más que cualquier otro perro de rescate mexicano, indicó la Marina. Ha trabajado en desastres como un terremoto en Ecuador del año pasado, otro en el sur de México hace dos semanas y un deslizamiento de tierra en Guatemala en 2015. "Es motivo de orgullo trabajar con Frida, es un perro muy especial", dijo Israel Arauz, su manejador durante los últimos dos años. 

ZONAS INESTABLES EN EL MUNDO.

1 - Una docena de terremotos.

Un terremoto de magnitud 8 o más sucede en algún lugar del mundo cada año, señala Gavin Hayes, geofísico del Servicio Geológico de Estados Unidos. Hay una docena de sismos de magnitud 7 o más cada año, indica el investigador.

2 - Año calificado de tranquilo.

Gavin Hayes considera que 2017 ha sido "un año tranquilo" para los sismos. El Servicio Geológico de Estados Unidos informa que ha habido un total de 4.200 sismos de magnitud 4,5 o superior en diferentes zonas del planeta.

3 - Hubo más en otros años.

Los informes del Servicio Geológico de Estados Unidos revelan que en el mismo periodo en 2015 y 2016, se produjeron unos 5.100 sismos de magnitud 4,5 o más. A lo largo del año 2014, se verificaron unos 6.000 en todo el mundo.

4 - En Argentina registran dos.

Un sismo de magnitud 5,3 y otro de 2,8 se registraron ayer sábado en la provincia de San Juan, en Argentina, con una diferencia de 23 minutos entre ambos. Las autoridades informaron que no hubo muertos, heridos, ni daños.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)