ESPAÑA

El Barcelona jugó a puertas cerradas

Protesta por el veto del gobierno español a referéndum catalá

Camp Nou: El Barcelona ganó pero sin público en las tribunas. Foto: EFE
Camp Nou: El Barcelona ganó pero sin público en las tribunas. Foto: EFE

El Barça ganó 3-0 para mantenerse líder solitario de la Liga, pero “fueron los tres puntos más tristes de la historia del club”, según Joaquim Puyall, uno de los relatores de radio más reconocidos de Cataluña.

El partido se jugó a puertas cerradas como protesta contra la violenta intervención de fuerzas policiales, enviadas por el Gobierno de España, para evitar el referéndum de independencia declarado ilegal por la Justicia española.

El presidente culé Josep Bartomeu justificó la decisión de jugar sin público porque la Liga no aceptó la suspensión ni el cambio de fecha. Su resolución, al parecer apoyada por los jugadores, le costó críticas de socios que entendían que el mejor mensaje era la cancelación unilateral, aunque conllevase una pérdida de seis puntos. Dos de sus compañeros de directiva renunciaron a sus puestos en protesta por haber decidido jugar.

Aunque este debate se saldó con las dimisiones del vicepresidente, Carles Vilarrubí, y el directivo Jordi Monés, partidarios de no jugar, la decisión permitió al Barcelona evitar una posible sanción por no presentarse.

Para Bartomeu la imagen de un estadio vacío era la mejor metáfora de lo que ocurría esa jornada fuera del estadio.

“Es un ejemplo que el club hace para que el mundo vea nuestra inconformidad con lo que ocurre en Cataluña hoy”, aseguró.

El Barcelona solo había jugado una vez en esas condiciones, en 1925, como prolongación de un derbi catalán suspendido por agresiones al árbitro.

Los alrededores del Camp Nou en las horas previas del partido mostraba la aglomeración de espectadores desconcertados, especialmente turistas, a la espera de la decisión que se tomó una media hora antes del comienzo.

Las gradas vacías le quitaban energía y colorido, pero le aportaban el detalle de lo que ocurría en la cancha con los gritos de los jugadores y en el palco de la prensa con las expresiones a toda voz de los narradores del partido.

Las Palmas salió con la bandera española bordada en su camiseta y el Barça respondió portando su indumentaria de entrenamiento, con los colores de la bandera catalana, que utilizó para sacarse la foto oficial.

En un partido sin público en las tribunas, un hincha intentó desplegar una bandera en la cancha.

El FC Barcelona condenó en un comunicado “las acciones llevadas a cabo hoy (por ayer domingo) en muchas localidades de toda Cataluña para impedir el ejercicio del derecho democrático y la libre expresión de sus ciudadanos”.

“Es muy extraño, raro, no me gusta nada (jugar en un estadio vacío), pero se ha tenido que hacer así y nosotros por nuestra parte muy contentos por la victoria”, dijo tras el encuentro, el centrocampista Sergio Busquets.

Aunque este encuentro se tuvo que jugar, la Liga autorizó, en cambio, la suspensión del encuentro de la Segunda División entre el Gimnástic de Tarragona y el Barcelona B por falta de efectivos de seguridad.

Por la mañana, la federación catalana de fútbol había anunciado la suspensión de todos los partidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)