INVESTIGACIÓN

Banco admite fallas tras las denuncias de evasión fiscal

Mencionan a Forlán, pero se desconoce su relación exacta con una cuenta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Caso. El banco HSBC está en el centro de la atención internacional y difundió una explicación sobre la operativa en Suiza.

Entre 2006 y 2007, el banco HSBC en Ginebra supuestamente desplegó todo un sistema con ramificaciones en varios paraísos fiscales para facilitar la evasión de impuestos de al menos 2.500 clientes, entre los que se encontrarían numerosas personalidades españolas. Los detalles fueron revelados anoche por diarios de varios países, entre los que figuran El País de Madrid, The Guardian, de Inglaterra y Le Monde, de Francia, así como en el sitio web del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Los datos sobre los que se basan las revelaciones fueron suministrados por Herve Falciani, un ex empleado de tecnologías de la información de la filial suiza de HSBC, quien bajó los detalles de las cuentas de clientes a fines de 2006 y comienzos de 2007.

Suiza ha presentado cargos de espionaje industrial y de violar las leyes de secrecía del país contra Falciani, a quien Reuters no pudo contactar para que hiciera comentarios.

Falciani había dicho anteriormente a Reuters que es un informante intentando ayudar a los gobiernos a perseguir a ciudadanos que utilizan cuentas suizas para evadir impuestos.

The Guardian alegó en su informe que los archivos mostraron que la subsidiaria suiza de HSBC permitió rutinariamente que los clientes retiraran “ladrillos” en efectivo, frecuentemente en moneda extranjera que eran de poco uso en Suiza, promocionó esquemas que posiblemente permitían a clientes ricos eludir impuestos europeos y se coludió con algunos para esconder cuentas no declaradas de las autoridades impositivas locales.

NÓMINA. De acuerdo con lo que revelaron algunos diarios y el sitio del ICIJ, en la lista de clientes aparecen al menos 61 personas, entre las que se menciona a los cantantes David Bowie y Tina Turner, los reyes de Marruecos, Mohamed VI y de Jordania, Abdalá II, el campeón de motociclismo Valentino Rossi, el futbolista uruguayo, que actualmente se desempeña en la Segunda División de Japón, Diego Forlán, el piloto de Fórmula I, Fernando Alonso, la modelo Elle McPherson, el diseñador Valentino, el actor John Malkovich y el empresario Fabio Briatore.
Respecto de Forlán, la información que difunde el sitio del ICIJ, incluye una breve biografía del futbolista y puntualiza que “los archivos filtrados no especifican el papel exacto que Forlán tuvo en relación la cuenta numerada”.

Señala que supuestamente Forlán, en los tiempos en que jugaba en el club Villarreal de España, estuvo conectado a dos cuentas asociadas con la de Rosario Trading Company S.A. y dos asociadas a la cuenta número 12661 ZDF. Añade que en total, las cuentas tenían hasta US$ 1:400.000.

El sitio aclara que, pese a los reiterados intentos de obtener una declaración de Forlán, ello resultó imposible.

RESPUESTA. El banco admitió ayer por la noche, poco después de la difusión de acusaciones sobre su operativa bancaria en Suiza, que existieron fallas en el cumplimiento de normas y controles.

“Reconocemos y somos responsables de fallas de cumplimiento y de control en el pasado”, indicó en una respuesta escrita, en la que también precisó que su subsidiaria suiza no había sido integrada por completo a HSBC después de su compra en 1999, permitiendo que continuaran estándares de cumplimiento “significativamente menores”.

HSBC dijo que la industria bancaria privada suiza, muy conocida por su secretismo, operaba de manera diferente en el pasado y esto podría haber llevado a que HSBC haya tenido “un número de clientes que podrían no haber cumplido totalmente con sus obligaciones impositivas aplicables”.
Su banca privada, especialmente su brazo suizo, ha atravesado una transformación radical en años recientes, indicó una declaración de cuatro páginas.

El banco relata que la rama suiza fue adquirida, en gran medida, como parte de la adquisición de Republic National Bank de Nueva York y Safra Holding SA, un banco privado de Estados Unidos. Precisó que “el negocio Republic/Safra se enfocó en una base de clientes muy diferente y tenía una cultura significativamente diferente a la de HSBC. El negocio adquirido no fue plenamente integrado a HSBC, permitiendo la persistencia de diferentes estándares”.

Asimismo, el banco sostiene que en aquellos años funcionaba “de una manera más federada que en la actualidad y las decisiones se tomaban con frecuencia a nivel de cada país”.

Algunos detalles de la lista habían sido divulgados antes, como fue el caso de 2.000 griegos con cuentas. La revelación se había hecho en Francia, que pasó los nombres a Grecia.

Hasta el cierre de esta información no se conocían reacciones de las personas mencionadas por los diarios y el ICIJ.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)