combates en irak

Bagdad se moviliza para recuperar Ramadi de manos de los yihadistas

Las autoridades iraquíes han comenzado a movilizar a combatientes chiíes y tribales para que ayuden a las fuerzas regulares a recuperar Ramadi, en manos del Estado Islámico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las calles de Ramadi están bajo control de los yihadistas del EI. Foto: Reuters

Las autoridades iraquíes han comenzado a movilizar a combatientes chiíes y tribales para que ayuden a las fuerzas regulares a recuperar la estratégica ciudad de Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar y que ayer cayó en manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El Ministerio iraquí de Defensa informó en un comunicado de que ya han llegado combatientes, carros de combate y vehículos blindados a la base militar de Al Habaniya, a 40 kilómetros al este de Ramadi.

Asimismo, explicó que tanto las fuerzas de seguridad como la milicia chií Multitud Popular "se preparan para liberar Ramadi" de los yihadistas.

Combatientes fieles al EI tomaron la ciudad ayer en una ofensiva repentina, que sorprendió a las autoridades y supuso un duro revés para el Gobierno de Bagdad, que se encontraba haciendo los preparativos para expulsar a los extremistas de Al Anbar.

Las milicias chiíes progubernamentales se han convertido en Irak en un elemento clave en la lucha contra los yihadistas, pero también se han visto salpicadas por denuncias de abusos y de represalias contra la población civil de credo suní, acusada de apoyar al EI.

En la recuperación de la capital de la provincia de Saladino, Tikrit, que se materializó a finales de marzo, participó una fuerza compuesta por 30.000 combatientes, de los cuales alrededor de 20.000 eran milicianos chiíes.

La liberación de esta provincia, de mayoría suní, al igual que Al Anbar, estuvo ensombrecida por acusaciones de abusos cometidos por estas milicias contra la población local, que incluso llevaron al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a mostrar públicamente su preocupación por las "denuncias de asesinatos, secuestros y destrucción de propiedades".

Por esa razón, los principales jeques de Al Anbar se habían negado a que estos grupos armados progubernamentales participaran en los combates contra el EI en la provincia, a pesar de los estragos que estaban causando los extremistas.

Según la Organización Internacional para las Migraciones, por el acoso sometido a la provincia por el EI entre el 29 de abril y el 14 de mayo, tres días antes de la caída de Ramadi, 133.104 personas abandonaron la ciudad.

Sin embargo, la conquista yihadista de Ramadi les ha hecho aceptar el envío de milicianos chiíes junto a las fuerzas regulares del Ejército.

Una fuente de la Gobernación de Al Anbar explicó a Efe que los refuerzos chiíes se encuentran ya apostados en la zona de Al Jalediya, a 30 kilómetros al este de Ramadi, y en Al Karma, a 60 kilómetros de la ciudad.

El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, que es también el comandante general de las Fuerzas Armadas, ordenó ayer al Ejército, a la Multitud Popular y a los voluntarios tribales locales que se prepararen para liberar Al Anbar.

Coincidiendo con los preparativos militares para contraatacar, el ministro iraní de Defensa, Huseín Dehgan, llegó hoy a Bagdad para analizar la cooperación de seguridad entre ambos países.

Irán, firme aliado de las actuales autoridades de Bagdad, ha enviado a su Guardia Revolucionaria a combatir en Irak contra los yihadistas del Estado Islámico.

Por su parte, desde Beirut, Alí Akbar Velayati, el poderoso asesor del líder supremo iraní, Alí Jamenei, mostró su convencimiento de que, "con el tiempo, Ramadi se liberará del control de los terroristas al igual que sucedió en Tikrit".

La misma opinión es compartida por el Departamento de Defensa de EEUU, que a través de su portavoz, el coronel Steve Warrem, insistió en que las Fuerzas Armadas de Irak recuperarán la ciudad, situada a 100 kilómetros al oeste de Bagdad.

El portavoz del Pentágono, que reconoció que la conquista de Ramadi ha supuesto un duro revés para la lucha contra los yihadistas, quiso insistir en que a pesar de este gran avance, en otras zonas del país ese grupo suní está a la defensiva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Edinson Cavani festejando su gol número 151 con la camiseta del PSG

Cavani no quiere hablar del récord de Zlatan

Max caracteres: 600 (pendientes: 600)