FOTOGALERÍA

Avalancha causa 206 muertos

Las lluvias, que fueron el 45% de las que se registran en un mes, desbordaron tres ríos que arrasaron 17 barrios.

Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP
Avalancha en Colombia. Foto: AFP

Una avalancha por la súbita crecida de tres ríos arrasó varios barrios de Mocoa, capital del departamento selvático del Putumayo, en Colombia, dejando al menos 206 muertos, unos 400 heridos, 220 desaparecidos y un panorama desolador en esa ciudad colombiana declarada en estado de calamidad.

El último balance de víctimas, desaparecidos y damnificados, lo dio la Cruz Roja Colombiana (CRC) que precisó que además "hay 300 familias afectadas, 17 barrios con mayor afectación y 25 viviendas totalmente destruidas".

Mocoa es un municipio caluroso en plena Amazonia, en el sur de Colombia, cerca de la frontera con Ecuador. Está sin energía eléctrica ni agua como consecuencia de la avalancha.

El presidente Juan Manuel Santos, recorrió la zona del desastre, convertida en un lodazal con piedras gigantescas arrastradas por los ríos hasta el centro mismo de esa ciudad de unos 45.000 habitantes.

La tragedia fue causada por lluvias torrenciales que hicieron desbordar el río Mocoa y sus afluentes Sangoyaco y Mulatos.

Supera el más reciente desastre natural de Colombia, el de otra avalancha que destruyó el 18 de mayo de 2015 la localidad de Salgar, en el departamento de Antioquia, dejando al menos 104 muertos.

El presidente Santos indicó que "hay mucha gente desaparecida" y se está haciendo un censo de las personas que no han sido halladas, sobre la base de las informaciones que están suministrando los familiares.

Entre la víctimas hay 10 niños que todavía no han encontrado a sus padres y están bajo los cuidados del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), entidad oficial de protección a la infancia.

Aislados.

El alcalde de Mocoa, José Antonio Castro, quien no ha podido llegar a la ciudad porque ayer estaba en un congreso de municipios en Cartagena de Indias, dijo a periodistas en Bogotá que él también está entre los damnificados porque la avalancha se llevó su casa, pero su familia está a salvo.

La magnitud de la catástrofe se agrava por el aislamiento de esta zona, que carece de suficientes vías de acceso, pues solo se puede llegar a Mocoa por vía aérea o por precarias carreteras que la comunican tras varias horas de viaje con las ciudades de Neiva y Pasto.

Los habitantes de Mocoa, acostumbrados a convivir con una naturaleza de selva y ríos caudalosos, fueron sorprendidos por las lluvias inusuales que sacaron de su cauce los tres ríos que pasan cerca de la ciudad y que, convertidos en una riada de agua y piedras, se llevaron todo lo que encontraron a su paso.

Hoy, con una resignación admirable, ayudaban a soldados, policías y socorristas a buscar víctimas entre los escombros en que quedaron convertidas sus casas.

El presidente Santos explicó que el viernes por la noche cayó en Mocoa cerca del 45 % de la lluvia que normalmente cae en un mes, y ese volumen de agua "produjo la avalancha".

La riada pasó por 17 barrios, de los cuales los más afectados fueron los de San Miguel, Progreso e Independencia, que están más cercanos al curso del río Mocoa, dijo por teléfono el comandante de la Brigada 27 del Ejército, general Adolfo Hernández.

Colapsado.

La tragedia agotó la capacidad de los servicios médicos de Mocoa, pues pese a que los hospitales no fueron afectados, sí se vieron desbordados por la emergencia. "El hospital de Mocoa, el José María Hernández, colapsó desde temprano y están atendiendo a las personas en otros lugares con ayuda de personal médico que ha llegado de otros municipios del Putumayo", manifestó el jefe militar.

El Ministerio de Defensa envío cinco aviones de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), cuatro helicópteros del Ejército y tres de la Policía con personal médico, como parte de un contingente de 1.120 miembros de las Fuerzas Armadas que ayudan a los damnificados, entre los cuales también hay 150 miembros del Batallón de Ingenieros Militares.

Ante los temores de la población a nuevas avalanchas, el general Hernández aseguró que un helicóptero de la FAC hizo un sobrevuelo por la zona y constató que no hay represamiento de los ríos, pero "de pronto, por precaución, se podrían evacuar algunos barrios que están en riesgo si llegan a presentarse más lluvias".

El presidente Santos, explicó que la calamidad pública declarada permite tomar todas las medidas para socorrer a los habitantes.

El mundo se solidariza y ofrece ayuda a Colombia.

Colombia recibe expresiones de solidaridad y ofrecimientos de ayuda de numerosos países de América y Europa.

"Francia está lista para responder a cualquier pedido de ayuda", afirmó el presidente François Hollande en un comunicado. "Las terribles consecuencias de los desajustes climáticos muestran cómo la movilización de todas las naciones es necesario", agregó.

A su vez, el presidente de México, Enrique Peña Nieto expresó su "solidaridad con el pueblo de Colombia, en estos momentos difíciles".

El gobierno de Argentina transmitió su "profunda solidaridad y condolencias" y expresó su plena disposición a colaborar en la asistencia a los daminificados y para ayudar a mitigar los daños provocados.

Desde Quito, el presidente de Ecuador Rafael Correa manifestó su afecto a los "hermanos colombianos".

UN JOVEN POLICÍA MURIÓ AL INTENTAR RESCATAR A UNA NIÑA. LOS ARRASTRÓ LA CORRIENTE.

"Estamos con niños en un techo, por favor, ayuda".

María Clemencia Ordóñez, habitante de uno de los barrios afectados, contó que en medio de la noche uno de sus hijos sintió cómo su cama se inundaba y alcanzó a salir corriendo de la vivienda con ella. "Perdimos nuestra casa y todas nuestras cositas, pero estamos con vida, corrimos con suerte", manifestó Ordóñez.

Fotografías y videos tomados con teléfonos celulares y difundidos por redes sociales mostraron decenas de pobladores buscando sobrevivientes en medio de casas destruidas, gigantescas rocas, lodo y escombros arrastrados por los ríos desbordados.

"Hay mucha gente damnificada en las calles, muchas casas caídas", dijo Hernando Rodríguez, de 69 años. "La gente no sabe qué hacer porque no hay preparación para una catástrofe así. Apenas nos estamos dando cuenta de lo que nos pasó".

La jornada tuvo en el funcionario policial Desiderio Ospina, de 23 años, a un auténtico héroe. Intentó rescatar a una nuiña de 12 años, pero los arrastró la fuerte corriente.

El bombero David Alejandro Silva indicó que "todos los establecimientos comerciales están cerrados por temor a que los saqueen. Hubo saqueos en sitios donde venden agua".

"Estamos en un techo, en un segundo piso, por favor, un helicóptero o algo, ayuda, hay niños, hay ancianos, muchas personas, hago un llamado a los organismos de socorro, al alcalde, a todos que por favor nos ayuden", narró una mujer en una llamada de emergencia. Fuentes: AFP y Reuters

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)