El kirchnerismo quiere rehuir de todo escrutinio sobre gestión de cuentas

Según Auditor General, el Gobierno K frena controles

Las últimas acciones del kirchnerismo, a un mes del final del mandato presidencial, para colocar personas afines en órganos clave constituyen un intento de "frenar investigaciones sobre su gestión", denunció el titular de la Auditoría General de la Nación de Argentina, Leandro Despouy.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Designación de integrantes del oficialismo al órgano de contralor generó repercusiones.

"El Gobierno está intentado frenar cualquier investigación crítica sobre gestión y el manejo de fondos, que se han utilizado con gran discrecionalidad y en muchos casos han dado lugar a escándalos", dijo el titular de la Auditoría (AGN), el principal organismo que controla los manejos de las cuentas públicas en este país.

De esta manera, el funcionario se refirió a los dos últimos escándalos que han sacudido a la Auditoría y a la Justicia de Argentina, después de que el miércoles pasado el kirchnerismo impusiera su mayoría parlamentaria para nombrar dos auditores del Estado afines y recibiera un duro revés de la Corte Suprema, que consideró ilegal la designación de jueces subrogantes (suplentes), lo que podría derivar en la suspensión de decenas de nombramientos de personas afines al Gobierno.

En el caso de los dos auditores nombrados por el Parlamento, en una escandalosa sesión que terminó con la retirada de la oposición del recinto, el kirchnerismo busca afianzar su mayoría —con cuatro de los siete miembros de la Auditoría— y blindarse ante un eventual triunfo del candidato presidencial conservador, Mauricio Macri, explicó Despouy.

Según el funcionario, la precipitada designación de los auditores afines al kirchnerismo "expresa una enorme preocupación por la gravedad de las irregularidades señaladas por la Auditoría".

"Lo que va a auditar este equipo de nuevos auditores es la propia gestión que ha llevado adelante la presidenta (Cristina Fernández) en el último año y medio", subrayó.

El funcionario recordó que uno de los nuevos auditores era presidente del Banco Nación "y precisamente la Auditoria audita al banco". "Es una situación paradojal, ¡van a estar personas que van a auditarse a sí mismas!", afirmó.

La Auditoría, insistió Despouy, "ha sido el único organismo que ha ido marcando las irregularidades en el manejo de los fondos, de la administración, de la gestión de los servicios públicos" a través de informes que "han servido de base para denunciar corrupción en la Justicia".

Es el caso, apuntó, de informes relacionados con las transmisiones del fútbol argentino por la TV pública, que supuso un millonario desembolso de fondos públicos, o las investigaciones sobre el accidente ferroviario que costó la vida a decenas de personas en la estación Once de Buenos Aires.

"Son investigaciones que ponen en una situación muy delicada a altos funcionarios del Gobierno", añadió Despouy, que se refirió en particular al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y al exsecretario de Transporte, Ricardo Jaime, condenado ya por recibir dádivas.

"Es muy importante lo que falta auditar. No hemos podido auditar todavía el 2015, lo auditaremos en el 2016, y es el final del mandato de Cristina Fernández de Kirchner", agregó el funcionario.

Según Despouy, el Gobierno "ha combatido" a los organismos que podían realizar investigaciones críticas sobre su gestión y "el único que ha quedado en pie es la Auditoría, a otros los han anestesiado".

El organismo que preside depende de las cámaras parlamentarias, seis de sus miembros son designados por el Congreso argentino y su presidente es elegido por la primera fuerza de oposición.

Despouy, del partido opositor Unión Cívica Radical, dijo que la Auditoría "se ha transformado en una enorme fuente de consulta para la Justicia y es el único que aporta elementos de peso sobre esta administración y sobre el desempeño de funcionarios de alta jerarquía", añadió el funcionario

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y una de las principales figuras del kirchnerismo, defendió el nombramiento y sostuvo que los funcionarios "fueron designados en forma transparente y clara, sin ningún contratiempo que incomoden lo que se está haciendo".

"Scioli se sacó el antifaz"

El candidato presidencial opositor, Mauricio Macri, señaló ayer que su rival por el partido Frente para la Victoria, Daniel Scioli, lo "decepcionó" y "se sacó el antifaz", en relación a la campaña que impulsa el oficialismo de cara al balotaje del próximo 22 de noviembre, tras lo cual aseguró: "Estamos más listos y más preparados que ningún otro gobierno en los últimos 30 años". Macri afirmó que tras la primera vuelta electoral recibió "numerosos mensajes de gobernadores peronistas" para "poder trabajar juntos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)