INSEGURIDAD

Atentado provoca 12 heridos y pone a Alemania en alerta

Día violento: un sirio murió al detonar bomba y otro asesinó a una mujer.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Efectivos de la fuerza de seguridad fueron desplegados en Ansbach. Foto: EFE

Mientras Alemania se recupera del impacto que provocó la matanza perpetrada el viernes pasado en Múnich por el alemán-iraní de 18 años Ali David Sonboly, quien asesinó a nueve personas y provocó heridas a 35, en un acto que planificó durante un año, ayer se produjeron otros dos hechos de violencia: un sirio mató a una mujer e hirió a otras dos personas con un machete en la ciudad Reutlingen (situada en el suroeste del territorio germano), antes de ser detenido, y por la noche doce personas resultaron heridas cuando un ciudadano de la misma nacionalidad detonó una bomba en una ciudad de Baviera.

Las autoridades calificaron de "atentado" la explosión registrada en la ciudad bávara de Ansbach, situada en el sur del país, y no exluyeron una motivación islamista.

"Se trata desgraciadamente de un nuevo atentado", declaró el ministro del Interior de Baviera, Joachim Hermann, en una conferencia de prensa realizada en la madrugada de hoy lunes.

El hombre que accionó la bomba —un sirio de 27 años solicitante de asilo— murió en la explosión que causó heridas a 12 personas, tres de gravedad.

Hermann indicó que las autoridades querían verificar si se trata de un atentado islamista. "No se puede excluir que sea el caso", dijo. "El hecho de haber querido atentar contra la vida ajena juega en favor de esta hipótesis", añadió.

El autor del atentado, cuya solicitud de asilo fue rechazada hace un año, tenía la intención de impedir la celebración de un festival de música pop al que asistían 2.500 personas en la ciudad, según Hermann. Intentó ingresar en el recinto del festival, pero tuvo que dar marcha atrás por la noche porque no tenía entrada.

Terminó detonando la momba anoche delante de un restaurante situado en zona cercana a la entrada del lugar donde se realizaba el festival.

El sirio, residente en Ansbach, había hecho dos intentos de quitarse la vida y estuvo hospitalizado en una clínica psiquiátrica, relató el ministro Hermann.

El hombre llegó de Siria hace dos años y vivía en Alemania con un permiso de residencia provisional.

El caso, que todavía es objeto de investigación para determinar todos los detalles, pone en alerta a Alemania.

Asimismo, Hermann informó que el caso será abordado en la reunión que mantendrá hoy la Unión Socialdemócrata de Baviera (CSU) —partido gobernante de ese "Land"— en la que se estudiarán posibles medidas sobre la política de asilo para evitar abusos.

El centro de la ciudad de Ansbach fue ocupada por una unidad policial especializada en explosivos, socorristas y numerosos funcionarios de las fuerzas de seguridad.

Asesinato.

En horas de la tarde, en la ciudad de Reutlingen, un ciudadano sirio fue protagonista de otra acción criminal. La Policía local precisó que no tiene elementos para pensar que el nuevo caso sea "un atentado terrorista". Conocían los antecedentes del joven, que visiblemente actuó solo.

El sirio discutió con una mujer y la mató con un machete, luego hirió a una segunda mujer y a un hombre, explicaron las autoridades policiales.

El ataque se produjo cerca de la estación de tren de Reutlingen, ciudad de 100.000 habitantes, cerca de Stuttgart.

"No hay probablemente ningún peligro para la población de Reutlingen y de los alrededores", añadió la Policía.

Según la cadena NTV, se vivieron escenas de pánico en el centro de la localidad.

Alemania vive en estado de inquietud después de los ataques con hacha que llevó a cabo hace una semana un solicitante de asilo en un tren, en Wurtzbourg (sur), reivindicado luego por el grupo terrorista Estado Islámico, y el del viernes en Múnich.

Premeditado.

Mientras, el fiscal Thomas Sternkra-Koch reveló que la masacre de Múnich no fue improvisada ni provocada por un momento de locura transitoria —David Sonboly estuvo en tratamiento psiquiátrico por fobias sociales y depresiones— sino que el joven llevaba un año planeando la agresióm criminal, después de descubrir en su cámara de fotos imágenes de una visita el verano pasado al escenario de una matanza escolar en Winnenden, a 250 kilómetros de Múnich. En 2009, un adolescente de 17 años al que describían como solitario, mató a 15 personas, entre ellas nueve estudiantes y tres profesores, en un colegio de esa localidad y se suicidó.

Sonboly, obsesionado con las matanzas, no tuvo cómplices. Todos los proyectiles encontrados provienen del arma que usó o de armas de los agentes policiales.

Analizarán aumentar el control de las armas

Alemania analiza la matanza de Múnich para estudiar qué falló para que un joven con problemas psiquiátricos lograra comprar una pistola y abrir fuego. El debate se centra ahora en determinar si las autoridades hacen lo suficiente para controlar el flujo de armas, informó El País de Madrid.

Dos miembros del gabinete de Angela Merkel, el ministro de Interior, Thomas de Maiziére, y el vicecanciller y ministro de Economía, Sigmar Gabriel, han pedido que se revisen las leyes sobre su control. Alemania ocupa el cuarto lugar mundial en posesión de armas tras Estados Unidos, Suiza y Finlandia con más de 5 millones de armas legales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)