ATAQUE EN NUEVA YORK: LA ACUSACIÓN FISCAL

El atacante, ahora un prisionero de guerra

La Casa Blanca lo considera un “combatiente enemigo” y podría ir a Guantánamo.

El atentado fue a pocas cuadras de la "zona cero", a pocas cuadras de las Torres Gemelas. Foto: Reuters
El atentado fue a pocas cuadras de la "zona cero", a pocas cuadras de las Torres Gemelas. Foto: Reuters

La fiscalía federal de Manhattan anunció ayer miércoles que acusará de terrorismo al uzbeko Sayfullo Saipov, el autor del atentado del martes en Nueva York. Los fiscales difundieron un documento en el cual acusan a Saipov de dos cargos: suministrar apoyo material y recursos a una organización extranjera terrorista, y violencia y destrucción de un vehículo.

Inspirado en videos difundidos por el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS), Saipov reconoció que comenzó a planificar el atentado "hace cerca de un año", antes de decidir hace dos meses que utilizaría una gran camioneta para "causar el máximo de víctimas", según la acusación de la fiscalía. También confesó que alquiló la camioneta el 22 de octubre para entrenarse, y que eligió el día de Halloween "para estar seguro de que habría mucha gente en las calles". Además reconoció ser el autor de la nota en árabe que menciona al ISIS y que fue hallada junto a la camioneta. En esa nota decía que el grupo yihadista "duraría para siempre". Saipov pidió desplegar la bandera negra del ISIS en su habitación de hospital y se declaró "satisfecho de lo que hizo", según la fiscalía.

"Parece que Saipov planificaba esto desde hace numerosas semanas", dijo John Miller, jefe adjunto de inteligencia y contraterrorismo de la policía de Nueva York.

Saipov nunca había sido investigado antes por el FBI ni por la inteligencia policial de Nueva York, pero al parecer sí se relacionaba con gente investigada por las autoridades, dijo Miller.

Por su parte, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que Saipov se radicalizó tras llegar a Estados Unidos y actuó como "un lobo solitario".

Ayer la Casa Blanca definió a Saipov como un "combatiente enemigo", abriendo así la puerta a un juicio fuera de la órbita criminal normal. "Creo que los actos con toda seguridad lo justifican", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee.

La designación de "combatiente enemigo" podría hacer que Saipov no tuviera acceso a un abogado y podría ser detenido indefinidamente sin que se presenten cargos en su contra.

También deja abierta la posibilidad a que se vea frente a la justicia militar y hasta ir a la prisión de la base naval en Guantánamo, Cuba, algo que el propio Donald Trump mencionó. "Mándenlo a Gitmo. Ciertamente consideraría eso", dijo Trump a periodistas. "También debemos idear un castigo que sea mucho más rápido y mayor que el que estos animales están recibiendo ahora", agregó.

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, la designación de "combatiente enemigo" fue utilizada contra centenas de prisioneros en Guantánamo y en otras cárceles en bases militares en el Medio Oriente. Sin embargo, la designación se convirtió en el centro de una enorme controversia hasta que fue literalmente abandonada por el gobierno de Barack Obama.

Saipov llegó a Estados Unidos en 2010. Primero residió en Florida y Ohio antes de mudarse a Paterson, una ciudad antiguamente industrial en Nueva Jersey a unos 30 km al noroeste de Nueva York, donde vivía con su esposa y tres niños.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)