ARA SAN JUAN

Armada argentina deja de buscar sobrevivientes del submarino perdido

Asume que los 44 tripulantes murieron en el Atlántico.

Familiares de los tripulantes se retiran luego de recibir la noticia. Foto: AFP
La Marina argentina da por terminada la búsqueda del submarino desaparecido

Están muertos. El vocero de la Armada argentina no lo dijo así, pero anunció que a partir de ahora dejarán de buscar a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, desaparecido el 15 de noviembre en el Atlántico, aunque seguirá el operativo internacional para encontrar lo que quede de la nave.

"Vamos a seguir en la búsqueda para la localización del ARA San Juan", dijo ayer jueves el portavoz de la Armada, Enrique Balbi, al anunciar un cambio de fase en el operativo para dar con el submarino.

Al mismo tiempo que el vocero leía el parte oficial, familiares de las víctimas se retiraban de la base de operaciones en Mar del Plata en silencio y entre lágrimas, según presenció el diario La Nación.

Balbi dijo que la decisión de dar por cerrado el plan SAR (de búsqueda y salvamento) y pasar a una fase solo de búsqueda se adoptó en una reunión ayer en Buenos Aires entre representantes del Ministerio de Defensa y de la Armada.

Explicó que el plan SAR tiene como objetivo buscar y salvar personas "en peligro" para "preservar su vida en el mar" y señaló que la búsqueda "se ha extendido a más del doble de la cantidad de días que determinan las posibilidades de rescate de la dotación".

Consultado sobre si esto significa que ya no se busca a los tripulantes con vida, el portavoz no quiso dar una respuesta definitiva. "Hasta tanto no tener la localización, no vamos a dar una confirmación categórica al respecto. Lo que sí nos remitimos a que se ha extendido hasta el doble del tiempo de las posibilidades de rescatarlos", insistió. De todos modos, reconoció que no se encontró "evidencia alguna del naufragio".

El rastreo, por agua y aire, cubrió 557.000 millas náuticas cuadradas de exploración visual y 1,49 millones de millas náuticas cuadradas de exploración con radar, sin obtener resultados positivos.

En la búsqueda están involucrados 28 buques —16 de la Armada argentina—, nueve aviones —tres de la Armada argentina—, con la participación de 4.000 personas —3.200 de ellas efectivos de la Armada argentina— de 19 países.

El ARA San Juan, un submarino de fabricación alemana incorporado a la Armada argentina en 1985 y reacondicionado hace pocos años, había partido el 13 de noviembre de Ushuaia, y regresaba a su base, en Mar del Plata.

Dos días después de su partida, en la mañana del 15 de noviembre, reportó por última vez su posición en la zona del Golfo San Jorge, a 432 kilómetros de la costa argentina.

Pocas horas antes, había comunicado el ingreso de agua que cayó sobre las baterías, lo que provocó un cortocircui- to y un principio de incendio —con humo, pero sin llamas—, un problema que dio por subsanado y continuó con su derrotero.

Unas tres horas después de la última comunicación, se registró un sonido consistente con una explosión a 27 kilómetros de la posición reportada por el submarino.

En esta zona se ha concentrado la búsqueda en los últimos días, donde se realiza un rastreo del lecho marino, a profundidades de entre los 200 y los 1.000 metros.

En las próximas horas llegará a Argentina un dispositivo estadounidense capaz de descender hasta 6.000 metros, que será montado en el buque Atlantis, también de Estados Unidos.

En tanto, anoche zarpó del puerto de Comodoro Rivadavia, base del operativo, el buque de la Armada Argentina ARA Islas Malvinas, con un vehículo sumergible a control remoto de origen ruso que tiene un alcance operativo de inmersión de 1.000 metros.

Muchos de los familiares de los tripulantes ya habían dado por muertos a los marineros. Solo unos pocos seguían en la base naval con la esperanza de que los encontraran con vida. "No tengo palabras, es un momento horrible. Directamente nos están diciendo que no van a buscar más", dijo Luis Tagliapietra, padre de uno de los tripulantes.

Familiares querellan al Estado y la jueza cita al ministro de Defensa

Ocho familias de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan pidieron ayer jueves a la Justicia ser querellantes del caso en el que se investiga si hubo algún delito en torno a la desaparición del buque.

Este miércoles, Luis Tagliapietra, padre de Alejandro Damián, teniente de corbeta de 27 años, acudió a la localidad sureña de Caleta Olivia, donde se encuentra el juzgado federal encargado de la causa, para reunirse con la jueza Marta Yáñez, titular de la misma. "La reunión es confidencial, hay que respetar la situación en la que están los familiares, desperdigados en todo el país. Él viene con la propuesta de constituirse en querellante", dijo la magistrada.

En concreto, Yáñez explicó que son ocho las familias que quieren ser querellantes en el expediente, caratulado como "averiguación de ilícito". Este martes, se conoció que la jueza citó a declarar como testigo al ministro de Defensa, Óscar Aguad, y le pidió que levante el secreto militar para conocer "documentación sensible" que sea de interés para avanzar. La magistrada le envió un oficio para saber qué ocurrió y cuándo ocurrió. Aguad puede responderlo por escrito o ir a declarar a Caleta Olivia.

RECONOCIMIENTO

El “gesto de amistad” del Reino Unido

Argentina agradeció ayer jueves el “gesto de amistad” del Reino Unido y la actitud de los habitantes de las islas Malvinas, por la ayuda prestada en la búsqueda del submarino ARA San Juan.

En declaraciones a la prensa en Buenos Aires, el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Faurie, valoró la ayuda técnica aportada por el gobierno británico “e inclusive la actitud con los habitantes malvinenses”, que ofrecieron la posibilidad de que “helicópteros que están basados allí participen de la búsqueda”. “Creo que es un hecho que los argentinos que somos enormemente sensibles a los gestos de amistad en un momento de necesidad lo hemos apreciado debidamente”, aseveró Faurie.

En total 19 países, entre ellos Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Brasil, España y Uruguay, trabajaron hasta ayer aportando medios aéreos, navales o logísticos en la búsqueda del submarino de la Armada argentina.

“Lo más importante que tenemos los argentinos es reconocer la significación que ha tenido la ayuda internacional”, insistió el canciller, que valoró que Reino Unido es uno más de esos países que colaboraron.

“Este es un hecho a saludar en el contexto de nuestras relaciones bilaterales, que no comenzaron a cambiar a partir de este gesto expresivo de respeto y sensibilidad para un momento como el que está viviendo Argentina, sino el 10 de diciembre de 2015”, añadió Faurie, en referencia al día en que asumió el gobierno de Mauricio Macri.

Argentina y Reino Unido se enfrentaron en una guerra por la soberanía de las islas Malvinas en 1982, bajo control británico desde 1833.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)