LA PRIMERA VUELTA

Argentinos ante opción tajante

Las primarias no son competencia entre los partidos, pero Macri se perfila ganador en la mayor parte del país y Cristina en la provincia de Buenos Aires.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Suprema Corte habilitó de hecho la candidatura de Carlos Menem a las PASO. Foto: La Nación / GDA

Argentina celebra hoy domingo unas primarias legislativas que se perfilan más como una gran encuesta que como verdaderas elecciones internas y que llegan tras una campaña polarizada entre el kirchnerismo y el macrismo sin debate de propuestas.

Los dos protagonistas de la movilización son los símbolos de esas dos fuerzas políticas que predominan en el país: el presidente Mauricio, que si bien no es candidato lideró la campaña de su partido Cambiemos y tuvo intensa participación en el diseño de la estrategia y en los actos políticos para defender su gestión y la transformación que impulsa, y Cristina Fernández, encabezando a su nuevo movimiento Unidad Ciudadana, con un discurso que estuvo centrado en criticar la política económica del actual gobierno y las consecuencias que tiene para la población.

Estas son las cuartas primarias que celebra Argentina desde la reforma electoral de 2009 y, en teoría, buscan que las fuerzas políticas realicen sus internas de forma simultánea de cara a los comicios legislativos, que este año están convocados para el 22 de octubre.

En la práctica, la mayoría de los partidos se presenta a estas primarias con una única lista de precandidatos, por lo que no hay internas reales, y los comicios se configuran como un gran termómetro del apoyo ciudadano a cada fuerza política. Debido a que las elecciones son obligatorias, permiten medir el nivel de apoyo popular que cada uno tiene en el ámbito nacional. Y, si bien no es una competencia entre partidos, los resultados son analizados para ver quién reunió más votos y se perfila como mayoría para los comicios legislativos que tendrán lugar en octubre.

Perspectiva.

Por ello, es posible que hoy domingo haya más de un candidato que salga con aires triunfalistas. Los sondeos indican que es probable que el gobernante frente Cambiemos sea el más votado a nivel nacional, pero que su mayor rival política Cristina Fernández (fue presidenta en dos periodos de 2007 a 2015), quien aspira a lograr un escaño en el Senado en las elecciones de octubre, salga primera en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral de Argentina, con más de un tercio del padrón electoral del país.

El diario La Nación informó que el gobierno estima que a través de Cambiemos triunfará en ocho de los 24 distritos electorales, tendrá un cierre parejo en otros nueve y sería derrotado en siete. Espera ganar en la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Santa Cruz, Jujuy, Corrientes y Entre Ríos, pero se ve derrotado en Formosa, La Pampa, Santiago del Estero, Río Negro, Chubut, Misiones y San Juan. Asimismo, ve paridad de fuerzas en las provincias de Buenos Aires, Salta, La Rioja, Tucumán, Chaco, San Luis, Neuquén, Catamarca y Tierra del Fuego.

"Esta es una elección simbólica", dijo a Efe Orlando DAdamo, director del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano, al remarcar que, aunque no haya verdaderas internas partidarias, el resultado tendrá impacto político.

Las primarias se han planteado en la campaña como una contienda entre el kirchnerismo, que por doce años gobernó Argentina, y el movimiento que lidera Macri, quien llegó a la presidencia del país en diciembre de 2015 después de vencer a Daniel Scioli, candidato del oficialismo, en ña segunda vuelta de las elecciones.

En parte, esta polarización obedece a la estrategia del macrismo de presentar la elección no como unas simples legislativas sino como la oportunidad de ratificar la "apuesta al cambio" o "volver al pasado".

Esto explica la intensa participación en la campaña de Macri y de la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, que no es candidata pero sí la figura con mayor imagen positiva del oficialismo. Ambos no han perdido oportunidad para recordar los escándalos judiciales por presunta corrupción que involucran al kirchnerismo.

Sorpresa.

Pero, lejos de confrontar y salir a responderles, Cristina Fernández adoptó una estrategia electoral que sorprende or su tono moderado.

Para Patricio Giusto, de la consultora Diagnóstico Político, Fernández, en un "esfuerzo enorme de cambio de personalidad", ha sido "inteligente" al "no subir al ring" y "apelar a la evocación de quienes la añoran".

"El hecho de ser una buena actriz le permitió adaptase bien a un libreto que va en contra de su esencia", dijo Giusto a Efe.

DAdamo coincide en que la estrategia de Fernández se asemeja tanto a la que es propia de Cambiemos que "cuesta reconocerla, porque no es agresiva, no es soberbia y tiene poca exposición".

En este escenario, el debate de problemas concretos de Argentina ha estado ausente.

"Ha sido una de las campañas más vacías, más lavada en cuanto a mensajes políticos al electorado que yo recuerde", lamentó Giusto.

Es posible que el resultado de octubre no cambie demasiado el balance de fuerzas en el Parlamento.

Pero un primer puesto de Cristina en territorio bonaerense tendrá impacto de cara a las presidenciales de 2019.

"Ella va a salir a festejar", vaticinó DAdamo, quien advirtió de que, aunque Cristina logre un 35 % de los votos, como anticipan algunas encuestas, ese porcentaje es lo que obtuvo el kirchnerismo en la gran derrota electoral del 2015 en la provincia de Buenos Aires y está muy lejos de los niveles que la propia Cristina cosechó en comicios anteriores.

Un sondeo realizado por la consultora Management & Fit da a Cristina, en la provincia de Buenos Aires, el 32,2% de los votos frente al 28,1% del oficialista Esteban Bullrich y el 23,1% del peronista disidente y líder del partido 1País, Sergio Massa.

Pero, en lo que respecta a las primarias para diputados en la provincia de Buenos Aires, Cambiemos lograría el 29,1% de los votos, frente a 20,8% de Unidad Ciudadana.

En la visión de Giusto, "Cristina, independientemente de que gane, no tiene futuro político" para 2019, pero una victoria de la sucesora de Néstor Kirchner podría generar un efecto de "aversión al riesgo" entre actores económicos externos a la hora de invertir en Argentina.

Ello impactaría negativamente en la incipiente recuperación económica del país y condicionaría los ajustes que el Gobierno planea hacer después de las elecciones, todo un dilema que espera a Macri al cruzar el meridiano de su mandato de cuatro años.

Cierre.

En los actos finales de la movilización, todos los partidos tuvieron un tono más encendido. Macri optó por cerrar la campaña en Córdoba, donde ratificó que es consciente de que "el crecimiento no llegó a todos porque esto va en serio. Lo que vale no se hace de un día para el otro". Si bien no mencionó al kirchnerismo, preguntó: "¿Por qué si tenían tantas soluciones nos dejaron un país lleno de problemas, con un Estado que estuvo al servicio propio y no de la gente?".

A su vez, Cristina se fue a La Matanza y criticó a Macri y Vidal: "No se puede decir tercamente este es el rumbo, somos los mejores. ¡Qué van a ser los mejores!".

Sergio Massa, que hizo su acto final en Tigre, dijo que "elegimos el camino de las propuestas porque confiamos en que los argentinos no son tontos. Aquellos que quisieron tapar los problemas con un show se van a encontrar este domingo con un golpe".

Hoy, los argentinos dirán con el voto si apoyan el desempeño del macrismo o quieren volver a las políticas de Cristina.

Hay en juego 24 bancas en senado y 127 en diputados.

En las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) están habilitados 33.104.626 ciudadanos que elegirán los candidatos a 127 bancas de diputados nacionales (la mitad de la Cámara de 257) y 24 senadores nacionales (un tercio de la Cámara compuesta por 72), para el periodo 2017- 2021. Los precandidatos deberán conseguir más del 1,5% de los votos para postularse en las elecciones del 22 de octubre. También se elegirán candidatos a las gobernaciones de Corrientes y Santiago del Estero, así como a 321 bancas de diputados provinciales y 71 bancas de senadores provinciales.

Las autoridades electorales informaron que la votación se desarrollará en 14.433 centros en todo el país.

La Provincia de Buenos Aires es el distrito electoral más importante del país, debido a que tiene casi 13 millones de ciudadanos habilitados a emitir el voto.

CUATRO PROTAGONISTAS DE LA CONTIENDA.

Mauricio Macri - Presidente de Argentina.

Si bien no es candidato, su gran objetivo es vencer a Cristina Fernández y demostrar que los ciudadanos apoyan sus políticas y no quieren volver al modelo kirchnerista. La economía mejora, pero todavía no se refleja en la situación diaria que vive la mayoría de la gente.

Cristina Fernández - Unidad Ciudadana.

La expresidenta se ha situado de nuevo en el centro del escenario político de Argentina, a través de un nuevo movimiento y con tono moderado. Centró su campaña en criticar la política económica de Mauricio Macri que, en su concepto, perjudica a los ciudadanos.

Sergio Massa - 1 País.

Realizó su campaña para la candidatura al Senado en la provincia de Buenos Aires sobre la base de propuestas para trabajadores, pymes, jubilados y solucionar la inseguridad. Busca captar los votos de los indecisos y los desilusionados con el gobierno de Macri.

Elisa Carrió - Vamos Juntos.

Todo indica que tiene asegurada por amplia diferencia la candidatura a diputada por la Ciudad de Buenos Aires por Vamos Juntos (el oficialismo de Cambiemos va con esta denominación). Ha sido una voz con duras críticas a Cristina Fernández y sus candidatos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)