La deuda de Argentina

Argentina negocia con los fondos

Funcionarios del gobierno son optimistas, pidieron la quita de los intereses a los holdouts.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El secretario de Finanzas se mostró optimista a la salida de la primera reunión. Foto. Reuters

El Gobierno argentino afirmó ayer que quiere lograr "una quita a los intereses punitorios" que pesan sobre la deuda que fondos especulativos reclaman al país suramericano ante la Justicia de Nueva York, informaron fuentes oficiales.

Argentina presenta esta semana, por primera vez, una propuesta formal al mediador designado por el juez neoyorquino Thomas Griesa para resolver el conflicto entre los acreedores, que reclaman el pago de bonos soberanos en mora desde 2001, y los representantes del país austral.

"El Gobierno quiere lograr una quita a los intereses punitorios que pesan sobre la deuda con los bonistas", dijo ayer el Ministerio de Hacienda y Finanzas de Argentina, Alfonso Prat Gay en un comunicado.

Según este escrito, la propuesta final del Gobierno de Mauricio Macri se encuentra "aún en elaboración" y se presentará ante los fondos si es aprobada por el Congreso argentino, actualmente en receso hasta el 1º de marzo.

Nueva ronda.

Los representantes de Argentina y de los acreedores y el mediador Daniel Pollack se reunieron ayer en Nueva York por segunda vez, luego de un primer encuentro a mediados de enero pasado para destrabar el largo conflicto entre el país suramericano y los fondos especulativos que no aceptaron sus reestructuraciones de deuda en 2005 y 2010.

En esa reunión, Argentina se comprometió a presentar una propuesta la semana pasada, pero la cita fue retrasada a pedido de los fondos especulativos. Un fallo del juez Griesa, de mediados de 2014, mantiene congelados los pagos del país austral a los acreedores que sí aceptaron las reestructuraciones de deuda, a la espera de que Argentina regularice su situación con los fondos.

Por esta razón, Argentina ingresó en una "suspensión de pagos selectiva", que actualmente constituye su principal traba para acceder a los mercados internacionales de crédito.

Los bonos argentinos subían en promedio un 0,3 por ciento el lunes tras las alzas de la semana pasada, en medio de un clima favorable de negocios plasmado en un préstamo de 5.000 millones de dólares que consiguió el Gobierno del presidente Mauricio Macri para engrosar las alicaídas reservas del Banco Central.

"Los bonistas estarán aquí y Argentina estará aquí", dijo Pollack a periodistas antes de reunirse con Luis Caputo.

Macri dijo en una reciente entrevista que espera lograr un acuerdo con los holdouts en la primera parte de este año y que no pretende discutir el capital adeudado, sino las penalidades, que estimó excesivamente altas. Los inversores dudan si Macri sellará un acuerdo antes de que en marzo comiencen las sesiones del Congreso argentino, que debe aprobar un eventual trato.

"En sus mentes, para el inicio de las sesiones del Congreso ellos tendrían una resolución con los holdouts. Creo que ahora están empezando a tener algunas dudas sobre si será posible", dijo Alejo Costa, del banco de inversión Puente, en Buenos Aires. De cualquier modo, los inversores mantienen el optimismo.

Los títulos discount en dólares 2033, en cesación de pagos, subían 1,6 centavos a 112,6, mientras que los Par 2038 y los denominados en euros 2038 trepaban 0,4 centavos y 0,3 centavos, respectivamente.

La posibilidad de un acuerdo parece mucho más cercana ahora que durante las gestiones del gobierno anterior.

Optimistas por un acuerdo.

En diálogo con la pren-sa una vez concluida la jornada, el secretario de Finanzas, Luis Caputo, aseguró que el objetivo del gobierno argentino es dejar atrás el litigio con los fondos "buitre", y señaló que el gobierno nacional está dispuesto a negociar. "Si los holdouts también tienen la misma intención, deberíamos llegar a un acuerdo", concluyó el funcionario.

Análisis críticos y optimistas.

Uno de los puntos fundamentales para los economistas consultados sobre la gestión de Mauricio Macri es la negociación con los holdouts.

"En el acuerdo se requiere que los inversionistas se sienten de buena fe a la mesa de negociación ya que el mercado está respaldando la estrategia de Macri, con menor riesgo que Brasil por primera vez en una década", dijo José Carlos Díez, profesor de la Universidad de Alcalá.

Desde España, Daniel Lacalle, director de inversión de Tressis Gestión respaldó las "medidas agresivas que debe tomar Macri porque al contrario que en otra ocasiones, el desajuste fiscal y cambiario no se va a poder solventar en un contexto de crecimiento global del entorno, ante países como Brasil".

Si bien para la mayoría de los consultados en materia económica y fiscal, un acuerdo con los fondos "buitre" abriría los mercados extranjeros para la Argentina, consideran que no será fácil lograrlo. Josh Rosner, managing partner de la consultora Graham Fisher & Co. descree de las "seriedad" de las negociaciones con los holdouts. "Parecen ser más una cuestión de apariencias y no un compromiso serio". LA NACIÓN/GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)