LA GESTIÓN DEL PRESIDENTE

Aprobación a Temer se desploma: solo el 3% avala su gestión

Las denuncias de corrupción golpean al presidente y a su gobierno; el 92% de los brasileños no confía en él.

Temer: en comparación con gobierno de Rousseff, el presidente sale muy mal parado. Foto: AFP
Temer: en comparación con Rousseff, el presidente sale muy mal parado. Foto: AFP

El índice de aprobación al gobierno de Michel Temer se hundió nuevamente tras la presentación de nuevos cargos de corrupción contra el mandatario, según un sondeo publicado ayer jueves, que además mostró que un 92% de los brasileños no confía en él. La encuesta de Ibope, realizada entre el 15 y el 20 de septiembre para la Confederación Nacional de Industria, mostró que el porcentaje de los que cree que el gobierno de Temer es "malo" o "muy malo" subió de 70 a 77% desde julio, que ya era la peor medición desde el retorno de la democracia en 1985.

La proporción de quienes consideran que la Administración de Temer es "muy buena" o "buena" bajó a un 3% (dos puntos menos que el sondeo de julio), y sólo 6% de los brasileños aún confía en él, menos que el 10% anterior.

El índice de aprobación al gobierno colapsó en julio después de que Temer fuera golpeado por un primer cargo de corrupción bloqueado en el Congreso en agosto, que lo salvó de enfrentar un juicio ante la Corte Suprema.

Pero los fiscales federales presentaron nuevas acusaciones contra el presidente por obstrucción a la Justicia y organización criminal en un caso de corrupción que involucra al mayor grupo cárnico del mundo, JBS. Según la acusación, Temer aceptó sobornos a cambio de favores políticos y conspiró para comprar el silencio de un testigo que podría implicarlo.

En manos del Congreso.

Se espera que la Cámara de Diputados, que tiene la autoridad para decidir si el presidente enfrenta o no un juicio, vote a mediados de octubre sobre los nuevos cargos contra Temer. Analistas esperan que el Congreso rechace nuevamente que la Corte Suprema procese al mandatario, lo que lo habilitaría para seguir en el cargo hasta el término de su gestión, el 31 de diciembre de 2018.

El debate de las acusaciones retrasará la revisión del plan de Temer de reformar el costoso sistema de pensiones, una medida clave para controlar el déficit fiscal.

Temer "ya era un presidente impopular proponiendo medidas impopulares. Ahora existe la percepción de que él, su gabinete y su coalición de gobierno están involucrados en una serie de malas prácticas", dijo Lucas de Aragão, de la consultora de riesgo político Arko Advice en Brasilia.

Desde que Temer reemplazó en mayo de 2016 a Dilma Rousseff, destituida por el Congreso, nunca logró superar la barrera del 14% de apoyo.

Otro sondeo publicado por CNT/MDA el 19 de septiembre mostró una aprobación de 3,4%, en línea con el apoyo que reveló la encuesta de ayer jueves de Ibope.

Los encuestadores de Ibope también evaluaron la imagen personal de Temer, que fue elogiada por un 7% y reprobada por un 89%, dos tasas que también coinciden con las registradas en el sondeo de MDA.

Peor que Dilma.

Temer también quedó mal parado en una comparación con el gobierno de Dilma Rousseff. Según la encuesta de Ibope, un 59% considera que la gestión de Temer es "peor" que la de Rousseff, frente a un escaso 8% que la calificó de "mejor" y un 31% que la cree "igual".

Ibope también preguntó sobre las noticias más recordadas por las personas entrevistadas, y un 50% citó asuntos vinculados con las investigaciones de corrupción que sacuden a Brasil desde hace más de tres años y que ahora salpican directamente a Temer, acusado de supuesta obstrucción a la Justicia y asociación ilícita.

Según Ibope, el sondeo divulgado ayer jueves tiene un margen de error de 2 puntos porcentuales; para esta encuesta encargada por los industriales fueron entrevistados 2.000 electores de 126 municipios de todas las regiones del país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)