LA BITÁCORA

La antesala del infierno de Dallas

Una de las patologías recurrentes de la violencia norteamericana es la de los lunáticos que entran armados hasta los dientes a cualquier lugar público y disparan a mansalva. La otra patología recurrente son los crímenes racistas de la Policía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tiroteo en protesta contra violencia policial dejó 5 agentes muertos en Dallas. Foto: EFE

La lista es infinita, pero algunos casos señalan la cornisa por la que camina el país cada vez que los agentes asesinan o maltratan sin motivo a un afroamericano. En abril de 1992, una ola de protestas estalló cuando un tribunal, compuesto solo por blancos, absolvió a los policías que habían dado una brutal golpiza al taxista negro Rodney King, en Los Ángeles. Con más de medio centenar de muertos, aquellos disturbios evocaron el "verano rojo" de 1919, cuando la violencia racial estalló en Chicago contra la inmigración de afroamericanos provenientes de estados del sur.

El hecho de que la consecuencia de los crímenes contra afroamericanos que la Policía acaba de cometer en Luisiana y Minnesota, haya sido el asesinato de cinco policías que fueron blancos de francotiradores en Dallas, evoca lo que causaron los crímenes racistas que produjeron, en los años sesenta y setenta, liderazgos como el de Malcom X y organizaciones de autodefensa como las Panteras Negras, además de movimientos radicales como el Black Power.

Los policías blancos han cometido muchos crímenes racistas en los últimos años. En el 2012, la justicia de Misuri ni siquiera imputó al agente Darren Wilson por el asesinato del joven Michael Brown en la localidad de Ferguson, adonde la totalidad de la población es negra y la totalidad de la policía es blanca.

Como en las ocasiones anteriores, hubo protestas que derivaron en violencia. La diferencia con lo ocurrido ahora, es que los francotiradores de Dallas no fueron una reacción espontánea sino organizada y planificada. Con cinco policías asesinados, Obama no puede, como en ocasiones anteriores, dirigir su discurso solo contra el racismo represor. También debe repudiar al dispositivo vengador que asesinó policías. Y esto molestará a la comunidad afroamericana a la que pertenece Obama.

La violencia racista renace con rasgos "sesentistas", en un momento en que el primer presidente negro de la historia intenta que lo suceda la primera presidente mujer. Ambos son del Partido Demócrata, socialdemócrata y respaldado por las minorías étnicas y la clase media. Mientras que, quien los enfrenta es un multimillonario de discurso violento y racista, principalmente apuntado a enardecer a los WASP (white, anglo-saxon and protestant), la comunidad que desciende de los pioneros que llegaron en el Mayflower.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)