UNA MUERTE SIN ACLARAR

Tras un año, sigue el enigma

La muerte del fiscal Alberto Nisman, que denunció a Cristina Fernández por un plan de impunidad en el atentado a AMIA, sigue golpeando a Argentina.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Policías argentinos y personal de Prefectura retirando el cuerpo del fiscal. Foto: Reuters.

En la madrugada del lunes 18 de enero de 2015, Argentina quedó consternada y la repercusión fue mundial: el cuerpo del fiscal Alberto Nisman, de 51 años, que presentaba una herida de bala en la cabeza, fue encontrado en el baño de su apartamento en el exclusivo barrio de Puerto Madero, en Buenos Aires. Mañana lunes se cumple un año del hecho estremecedor y pese al tiempo transcurrido, que fue marcado por investigaciones, peritajes, contradicciones, hallazgos y testimonios diversos, conjeturas, reacciones políticas y polémica, se mantiene la misma incógnita del primer momento: Nisman se suicidó, una hipótesis con causas desconocidas, o fue asesinado.

El drama ocurrió pocas horas antes de que el fiscal concurriera a informar a la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados sobre las actuaciones que realizó en el caso del atentado contra la mutual judía AMIA, —perpetrado en 1994 en Buenos Aires, que causó 85 muertos y 300 heridos— por el que están acusados agentes de Irán. La convocatoria al fiscal fue realizada por las diputadas nacionales de Unión PRO, Laura Alonso y Patricia Bullrich, titular de la comisión.

El fiscal denunció a la ex presidenta Cristina Fernández y al ex ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman por negociar un plan de impunidad y encubrir a los prófugos iraníes acusados de la voladura de la mutual judía.

A lo largo de un año, los argentinos siguieron con atención los detalles del caso y sus repercusiones en el ámbito internacional, aunque poco ha quedado en claro y se sumaron interrogantes que no encuentran respuesta con facilidad.

1. ¿FUE HOMICIDIO O SUICIDIO?

Hasta el momento, el centro del caso no se aclaró. Nisman estaba muerto en el baño de su apartamento con una herida de bala en la cabeza. Junto al cuerpo estaba una pistola Barsa 22, de donde salió la bala y que el fiscal había pedido prestada a un colaborador de su fiscalía, el técnico en informática, Diego Lagomarsino, el único imputado hasta ahora. Las investigaciones fueron realizadas por la fiscal Viviana Fein, quien estuvo a cargo del caso hasta el 18 de diciembre de 2015, cuando la jueza Fabiana Palmaghini resolvió apartarla del mismo. Fein dispuso una serie de pericias técnicas, incluyendo en el arma usada, para intentar precisar las circunstancias en las que se produjo la muerte. Los dos primeros análisis que se hicieron dieron negativo, es decir que no registraron la presencia de pólvora tras el disparo del arma, lo que abonó las sospechas de que alguien más pudo haberlo efectuado. Un tercer estudio —un barrido electrónico de la de partículas realizado sobre la pistola que mató a Nisman— cuyos resultados se conocieron el 7 de septiembre de 2015, dio positivo: por primera vez fueron hallados rastros de pólvora en el arma tras haber sido disparada. Como las manos del fiscal no tenían vestigios de explosivo, surgieron más dudas sobre las circunstancias en las que murió.

2. NUEVO GIRO EN LA INVESTIGACIÓN.

A mediados de diciembre último, la jueza Fabiana Palmaghini decidió hacerse cargo del caso a raíz de las diferencias que existían entre las posturas de la fiscal Fein y de las querellas (la ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo, quien es juez penal). Palmaghini tomó la causa para terminar con las demoras causadas por "las desavenencias claramente verificadas" entre Fein y las querellas, que llevaron a la virtual paralización de la investigación. Debido a un planteo de incompetencia que hicieron los familiares de Nisman, Fein había decidido frenar el expediente, que se encaminaba a estar paralizado hasta febrero. El fallo de Palmaghini fue sorpredente, sobre todo para Fein, que estaba segura de que seguiría al frente de la causa. Pero, sobre todo, porque ni siquiera estaba previsto que la jueza analizara ahora la situación de la fiscal. En total, la jueza dispuso 49 medidas de prueba y levantó la feria para tomar declaraciones durante enero. Entre los citados está el ex jefe de los servicios de inteligencia, Antonio Stiuso, despedido en 2014 después de 40 años en el cargo. La jueza dispuso varias citaciones, sumarios contra los custodios del fiscal y ordenó que se haga un plano con todas las aberturas y ventanas del apartamento y que se investigue si Diego Lagomarsino o alguien más había entrado sin que Nisman estuviera allí. Además, pidió detalles sobre los cruces de llamadas. También ordenó revisar varias computadoras incautadas y que se abriera el "aparato destructor de papel incautado dentro del despacho" de Nisman para ver si tiene algún documento. Palmaghini no criticó el modo de investigar de Fein, si bien sostuvo que sus diferencias con las querellas habían dilatado la causa. Puntualizó que su decisión no impide a Fein formular el dictamen que estime pertinente de considerarlo viable e incluso proseguir su activa intervención en este proceso, controlando y sugiriendo prueba a realizarse.

3. POSICIONES DIVERGENTES.

La jueza Palmaghini quedó en medio de la pelea entre Fein y la ex esposa de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, que denostó la tarea desarrollada por la fiscal. Surgieron varios puntos de discrepancia. La fiscal Fein ordenó la autopsia del cuerpo de Nisman mientras Arroyo Salgado estaba fuera de Argentina, motivo por el que la cuestionó. La fiscal aseguró que Nisman murió el domingo al mediodía, contradiciendo la versión de Arroyo Salgado de que el fallecimiento fue el sábado. La versión oficial, a diferencia de lo que sostiene la querella, afirma que no hubo presencia de terceros en la escena del hecho. La fiscalía informó que el cuerpo de Nisman sufrió "un espasmo cadavérico", es decir, que el fiscal no sufrió agonía antes de su muerte. A su vez, Arroyo Salgado le reciminó a Fein no haber esperado a que volviera al país —a pesar de que se lo habría pedido— para realizar la autopsia. Sostiene que la muerte se produjo cerca de la noche del sábado y que el hallazgo de manchas de sangre puede significar que el disparo no lo haya efectuado el propio Nisman. Asimismo, sostiene que Nisman padeció "una extensa agonía" antes de su muerte, como lo demuestra el charco de sangre que dejó su cuerpo.

4. SOSTIENEN QUE FUE UN HOMICIDIO.

Arroyo Salgado, madre de las dos hijas de Nisman, dijo "no tener dudas de que se trató de un homicidio vinculado a los servicios de inteligencia". Por su parte, Sara Garfunkel, la madre del fiscal, dijo a la Agencia Judía de Noticias (AJN): "Para mí, que lo mataron". Puso en duda que su hijo pidiera prestada el arma que fue encontrada junto a su cuerpo, propiedad de Diego Lagomarsino. "¿Cómo sé yo que a él le entregaron un arma y que él pidió un arma? ¿Dónde está escrito? Lo mismo que dicen que le pidió un arma al custodio. ¿Dónde está escrito que le pidió un arma? Lo dicen ellos", razonó en referencia a los testimonios en el caso. "Cuando yo abrí la puerta no vi nada, yo lo vi a él", indicó, como paso previo a relatar que llamó a un centro de asistencia, "viene el médido, asoma la cabeza y dice hay un arma. Cerró la puerta y se fue. Entonces yo digo yo no vi ningún arma, quiero ver. Miré de vuelta y se veía el mango del revólver acá (hombro). Entonces yo no entiendo cómo hizo el arma para aparecer abajo del hombro izquierdo", manifestó. Sandra Nisman, hermana del fiscal, no fue tan contundente como su madre. "Había estado trabajando el sábado (víspera de su muerte) hata último momento, pidiéndole el viernes a mi mamá también que le comprara comida para el lunes, planificando toda su semana laboral. Me cuesta que me entre en la cabeza que de un segundo para el otro, mientras estaba haciendo todo eso, se preocupe por pedir un arma para instantáneamente matarse", señaló. Le preocupa la falta de novedades en la causa y dijo que no quiere que siga eternamente como muerte dudosa. "Saber algún día cómo fue que murió, si lo decidió él, si lo obligaron, saber qué pasó con mi hermano".

El abogado de las hijas de Nisman, Manuel Romero Victorica dijo, en declaraciones a Radio Mitre, que hay muchas pruebas en el expediente que demuestran que a Nisman lo mataron. En su concepto, la muerta está relacionada con su actuación en en la investigación del atentado terrorista contra la AMIA. Opinó que la versión de Diego Lagomarsino de que le prestó el arma a Nisman "es pueril, inverosímil y no cierra".

5. POSIBILIDAD DE AVANZAR.

Poco antes de que se cumpla un año de la muerte de Nisman, el presidente Mauricio Macri dispuso desclasificar toda la información secreta que obra en su poder sobre el caso. La decisión tiene dos consecuencias: abre la posibilidad de avanzar en el esclarecimiento de la muerte de Nisman y posibilita desarchivar la denuncia por encubrimiento contra la ex presidenta Cristina Fernández. La desclasificación había sido solicitada por la jueza Palmaghini al gobierno, el 23 de diciembre pasado, a pedido de la madre de Nisman.

6. LA DECISIÓN DEL PRESIDENTE MACRI.

El decreto firmado por Macri ordena a los organismos del Estado que dentro de los 30 días de publicado el mismo "remitan la totalidad de la documentación, archivo y/o información precitada al Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 25", a cargo de Palmaghini. El decreto se refiere a documentación, archivos o información que, en cualquier soporte, registre la Agencia Federal de Inteligencia, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, la Dirección Nacional de Migraciones, las Fuerzas Armadas, las fuerzas de seguridad o cualquier otra dependencia respecto de Nisman. Se deben incluir datos desde septiembre de 2012 hasta el presente "sea de origen de inteligencia nacional o proveniente de servicios colaterales, en cuyo caso se deberá preservar las identidades de los agentes de inteligencia pertinentes".

6. HABILITADOS A DECLARAR.

Los agentes de inteligencia que se encuentren en actividad o estén retirados y tengan datos clasificados sobre la muerte de Nisman están autorizados a volcar la información en la investigación que sigue la Justicia. La decisión del titular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), Gustavo Arribas, releva a los agentes de la obligación de guardar secreto, para que puedan declarar a pedido de la Justicia. La resolución de la AFI, difundida por La Nación, "considera conveniente y necesario disponer el relevamiento de la obligación de guardar secreto de todos aquellos agentes, exagentes, funcionarios, exfuncionarios" de esa agencia que "hayan accedido al conocimiento de información clasificada" y que sean convocados a declarar por la jueza Palmaghini. La resolución agregó que "es firme voluntad del Gobierno Nacional, como así también del Director General de esta Agencia Federal de Inteligencia, continuar colaborando con el esclarecimiento de los hechos investigados en la causa referida, habida cuenta su gravedad y trascendencia institucional".

6. RENOVADA EXPECTATIVA.

Si bien en un año no se logró aclarar si el fiscal fue víctima de un homicidio o se quitó la vida, los argentinos esperan los resultados de la investigación que ahora dirige la jueza Palmaghini para ver si podrán conocer las circunstancias en las que el fiscal murió. El caso sigue provocando inquietud en la sociedad argentina porque no hay respuestas. "Vemos con mucha necesidad el esclarecimiento de su muerte. La sociedad argentina y el mundo están a la espera", declaró a AFP, Ariel Cohen Sabban, presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA). Esta asociación, organismo político de la comunidad judía, la mayor de América Latrina con 300.000 miembros, convocó a prender velas por Nisman, en un acto para reclamar justicia que tendrá lugar mañana en la plaza Armenia de Buenos Aires. Mario Cimadevilla, titular de la nueva Unidad Especial de Investigación del atentado a la AMIA, expresó el sentimiento de todo un país: "¿Qué duda tengo yo? La que tienen los 40 millones de argentinos. ¿Nisman se suicidió, lo indujeron al suicidio o hubo homicidio?". (Fuentes: La Nación/GDA, AFP y EFE)

Vio al fiscal muy tenso y nervioso 72 horas antes

“Aún no sabemos a ciencia cierta qué paso. El lunes será un día para reflexionar, recordar y unirnos una vez más en el pedido de justicia”, dijo el presidente de la AMIA, Ralph Thomas Saieg, a la Agencia Judía de Noticias, citada por el diario Clarín. Expresó su reconocimiento y homenaje al trabajo que realizó el fiscal Alberto Nisman en los diez años que estuvo al frente de la investigación del atentado terrorista contra la AMIA. “En la planta baja de nuestro edificio colocaremos una fotografía del fiscal, junto con una vela que permanecerá encendida a lo largo de todo el día para recordarlo”, indicó. “Exigimos saber cómo y por qué murió un fiscal de la Nación”, afirmó antes de recordar que la noticia de la muerte de Nisman “nos conmocionó y estremeció a todos. Recordemos que anteriormente, la denuncia que el fiscal había realizado contra las máximas autoridades de la República, en relación al pacto con Irán, también había tenido un impacto muy importante y muy fuerte”.

Saieg dijo que ante la negativa y falta de respuesta de Irán para poner a los acusados a disposición de la Justicia argentina, “el juicio en ausencia es una herramienta a la que se puede acudir y que es apropiada al menos para explorar”.

El presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), Ariel Cohen Sabban, afirmó a AFP que “Nisman era la persona que más conocía de la causa AMIA. Entendemos que seguramente su muerte está relacionada con el atentado”. Reveló que estuvo con Nisman 72 horas antes del deceso y lo vio “nervioso, muy tenso y preocupado”.

Al cumplirse el primer año de la muerte del fiscal, habrá otro acto de profundo significado. El presidente de Argentina, Mauricio Macri, recibirá en horas de la tarde de hoy, en la quinta presidencial de Olivos, a la hijas del fiscal fallecido, Iara y Kala Nisman. El encuentro con el presidente fue confirmado por fuentes oficiales a la agencia de noticias Télam y adelantado en Twitter por el diputado nacional macrista, Waldo Wolff.

CUATRO NOMBRES DE UN CASO QUE ESTREMECE

Fabiana Palmaghini - Jueza en lo penal

En diciembre, resolvió ponerse al frente de la investigación de la muerte de Nisman, debido a las diferencias entre la fiscal Fein y la querellante Sandra Arroyo Salgado. Dispuso 49 medidas, que incluyen la nueva citación al ex director de Inteligencia, Antosio Stiuso.

Sandra Arroyo Delgado - Exesposa del fiscal Nisman

Es jueza en lo penal, cuestionó varios aspectos de la investigación realizada por la fiscal Viviana Fein y sostuvo desde el comienzo que no tiene dudas de que Nisman fue asesinado. Considera que es un homicidio vinculado a los servicios de inteligencia.

Alberto Nisman - Fiscal en el caso Amia

Fue hallado muerto, en su apartamento, con un disparo en la sien, en la madrugada del 18 de enero de 2015. Al cumplirse mañana un año de su fallecimiento, todavía no se claró si fue víctima de un homidicio o se quitó la vida. Hay una nueva investigación.

Viviana Fein - Fiscal que actuó en el caso

Durante casi un año condujo la investigación sobre la muerte de Nisman, pero no pudo aclarar si fue asesinado o se quitó la vida. Tuvo fuertes desavenencias con la exesposa de Nisman. En diciembre fue desplazada del caso por la jueza Fabiana Palmaghini.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)