MADRID

Aniversario de los "indignados" españoles

El movimiento 15M vive una vigorosa popularidad.

Cinco años después de que la Puerta de Sol de Madrid se convirtiera en el símbolo de la reivindicación de la regeneración democrática, el movimiento 15M se mantiene vivo en España con un pie en las instituciones y manteniéndose como buque insignia del cambio político.

Los indignados españoles volvieron ayer a la calle con una manifestación que culminó en la misma Puerta del Sol y actos convocados en medio millar de ciudades del mundo, con el objetivo no solo de conmemorar su aniversario, sino de transmitir su apoyo a otros movimientos como el #NuitDebout (Noche en pie), el 15M francés.

La emblemática plaza madrileña acogió hace cinco años una improvisada acampada para reclamar un cambio político y social.

Las alcaldías de las dos principales ciudades españolas, Madrid y Barcelona, están ocupadas por partidos que nacieron al albor de este movimiento social.

También Podemos, que con 69 diputados es la tercera fuerza política en el Congreso español, tuvo su germen en el movimiento de indignados españoles y en las legislativas del pasado diciembre ayudó a poner fin al bipartidismo español, imperante durante las últimas tres décadas.

La portavoz del ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, cree que el movimiento del 15M "puso sobre la mesa la reivindicación de una democracia más honesta, transparente, nada corrupta y más cercana a la gente" y que "las políticas públicas tenían que servir para el bienestar de la mayoría".

"Hace cinco años era inimaginable lo que está pasando en nuestro país. Yo como activista no sólo no lo podía imaginar sino que no pensaba que fuera posible; no concebía dentro de mi activismo que las instituciones pudieran gestionar y trabajar de otra manera", expone Maestre, miembro de la fuerza política Podemos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)