VIDEO

Advertencia a Erdogan por la pena de muerte

La Unión Europea le señaló que no es posible reimplantarla

El presidente de Turquía, el islamista Recep Tayyip Erdogan, insistió ayer en su disposición a aceptar que el Parlamento restablezca la pena de muerte, abolida en 2002, como reacción al golpe de Estado fallido del pasado fin de semana. Desde la Unión Europea (UE) se insistió en recordarle que todos los países comunitarios suscribieron la abolición de la pena capital.

Mientras tanto, en este contexto surgieron informaciones contradictorias en cuanto al alto mando militar al que se responsabiliza del golpe fallido.

En una entrevista a la emisora estadounidense CNN desde el Palacio Presidencial en Estambul, Erdogan indicó que el levantamiento militar ha sido "un claro crimen de traición".

"Pero, por supuesto, será necesaria una decisión parlamentaria para pasar a la acción en forma de una medida constitucional. Así, los líderes (políticos) tendrán que reunirse y discutirlo y si ellos aceptan discutirlo yo, como presidente, aprobaré cualquier decisión que salga del Parlamento", señaló el jefe del Estado.

También el primer ministro, Binali Yildirim, se refirió ayer a esa posibilidad.

"Turquía es un Estado de derecho. La gente lo pidió a gritos (la pena de muerte) en las calles. Hacemos política para realizar las peticiones de la gente", dijo el jefe del Ejecutivo.

El jefe del Gobierno sí aseguró que una decisión así no puede tomarse con "la excitación de estos días" y que es un tema que debe debatirse en el Parlamento.

"No podemos decir ni sí ni no por adelantado", señaló.

La pena capital en tiempo de paz fue abolida por el Parlamento turco en agosto de 2002 y dos años después fue descartada también su aplicación por la legislación militar y en casos excepcionales, como periodos de guerra o delitos de terrorismo. La Unión Europea, la ONU y varios líderes europeos se han manifestado contrarios a esa posibilidad y han advertido a Turquía de las consecuencias que podría tener aplicar de nuevo la pena de muerte en el país.

Reclamo.

El Consejo de ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) recordó ayer a Turquía su compromiso con la abolición de la pena de muerte como miembro del Consejo de Europa y como país candidato a la adhesión, que debe respetar en todo el acervo comunitario.

Los ministros de la UE subrayaron también la necesidad de "respetar la democracia, los derechos humanos y las libertades fundamentales, y el derecho de todo el mundo a un juicio justo" en pleno cumplimiento de la Convención Europea para la protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales, incluyendo el protocolo 13 sobre la abolición de la pena de muerte.

En ese texto, firmado por los Estados miembros del Consejo de Europa, al que pertenece Turquía, queda patente su compromiso con la abolición de la pena de muerte.

Detenciones masivas.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, señaló ayer en un discurso televisado que hasta el momento han sido detenidas más de 7.500 personas tras el fallido golpe de Estado del pasado viernes, entre ellas unos 6.000 militares, 100 policías, 755 jueces y fiscales, así como 650 civiles.

Según el último balance, en total murieron 208 personas que se resistieron al golpe, entre ellos tres soldados, 60 policías y 145 civiles, mientras que 1.491 personas resultaron heridas. Además, fallecieron 24 soldados golpistas y 50 resultaron heridos, precisó el primer ministro, quien volvió a responsabilizar del golpe al predicador Fethullah Gülen.

Según Yildirim, en los ministerios hay funcionarios que se unieron a la conspiración golpista.

"Hemos empezado a limpiar" el sistema, dijo el primer ministro turco y precisó que han sido suspendidos ya más de 10.000 funcionarios de diferentes ministerios.

General detenido niega haber liderado golpe

El general Akin Öztürk, excomandante de las Fuerzas Aéreas turcas y señalado como líder del intento de derrocar al Gobierno, ha desmentido su participación en la asonada del pasado día 15 e incluso ha afirmado que trató de detenerla, informa la emisora NTV.

"No soy la persona que dirigió el golpe del 15 de julio de 2016. No sé quién planeó o dirigió este golpe", aseguró el militar en su declaración ante la Fiscalía, según ese canal. Esa información contradice una anterior divulgada por la agencia de noticias semipública Anadolu, según la cual Öztürk había confesado intenciones golpistas. Esa nota desapareció poco después de la página web de la agencia.

Según NTV, Öztürk afirmó que el día de la asonada tenía previsto ir a la boda de la hija de un amigo y que tuvo que cancelar ese plan por motivos de trabajo.

Ante el fiscal, explicó que estuvo siguiendo los movimientos militares a través de la televisión desde la base de Akinci.

"El comandante de las Fuerzas Aéreas me dijo que hiciera algo para que los cazas (rebeldes) no hicieran esos vuelos rasantes. En cinco minutos me presenté ante el jefe del Estado Mayor, que estaba en la base", explicó. El militar de 64 años aseguró que trató de evitar el intento de golpe y que el jefe del Estado Mayor "es testigo de ello".

Öztürk, detenido el día 16, fue trasladado ayer al juzgado en Ankara, junto con otras dos decenas de generales, con una petición de prisión preventiva.

Cientos participaron ayer en los funerales de uno de los doscientos caídos. Foto: AFP
Cientos participaron ayer en los funerales de uno de los doscientos caídos. Foto: AFP
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)