ONU

Sin acuerdo sobre la guerra a las drogas

Latinoamérica es la región más dispuesta a realizar cambios.

Naciones Unidas cerró ayer su primera cumbre sobre drogas en casi dos décadas dividida entre países que dan por muerta la llamada lucha contra las drogas y otros que se oponen frontalmente a dejar atrás esas políticas.

Durante tres días de reuniones en Nueva York, Latinoamérica se alzó como la voz más clara en favor de una nueva era en las estrategias globales antidroga.

Para muchos países de la región, una de las más castigadas por el narcotráfico, ha llegado el momento de cambiar de enfoque y sustituir las políticas represivas por otras que tengan en el centro los derechos humanos y las cuestiones de salud pública.

"Si hemos aplicado una receta basada principalmente en la represión por tanto tiempo sin resolver el problema, es hora de replantear el tratamiento", resumió ayer el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Colombia fue junto a México y Guatemala el gran impulsor de esta sesión especial de la Asamblea General de la ONU (Ungass, por su sigla en inglés), una cita que ha reunido a todos los países del mundo para analizar el problema de las drogas.

Sin muchos resultados, la cumbre sin embargo ha servido para dejar claro que, más allá de los papeles, las realidades están cambiando.

"El consenso sobre la guerra a las drogas está muerto. Como deberían, los Estados miembros de la ONU están mirando a soluciones pacíficas para controlar las drogas", dijo Steve Rolles, experto de la organización británica Transform Drug Policy Foundation.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)