El plan de obras del Intendente de Montevideo

La votación del Fondo Capital quebró a la bancada opositora

Los ediles nacionalistas denunciaron un “pacto” entre Martínez y Novick.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diálogos permanentes entre ediles de la Concertación a favor y en contra. Foto: F. Ponzetto

La aprobación del Fondo Capital, un fideicomiso pedido por la administración del intendente Daniel Martínez para su plan de obras, desnudó la fragilidad de la bancada del partido de la Concertación, que tiene en Edgardo Novick a su referente en Montevideo.

La nueva versión del Fondo Capital, por el que se crea un fideicomiso por US$ 95 millones a pagar en 20 años y con una tasa anual de 8% para cuatro obras de movilidad urbana y una de limpieza, se aprobó por 25 votos a favor y seis en contra. Los 18 ediles de la bancada del Frente Amplio estuvieron, a los que se sumaron siete votos de la bancada de la Concertación: María del Carmen Castro, Luis Chirico, Alberto Kruse, Roberto Gossi, Alfonso Iglesias, Marcos Laens y Germán Arias. Todos con origen en el Partido Colorado, llegaron a la Junta por medio de las listas de Novick.

En contra del acuerdo se pronunciaron seis ediles de la Concertación, cuatro con origen en el Partido Nacional —Javier Barrios, Diego Rodríguez, Daniel Martínez y Cristina Ruffo—, y dos de origen colorado —Gustavo Zúñiga y Fátima Barruta—.

Para los ediles blancos hubo un acuerdo entre el intendente Martínez y el empresario Novick al que llamaron "pacto". Lejos de responder, Martínez agradeció "la grandeza" de los ediles de Novick y dijo que más allá de la política están los intereses de los ciudadanos. Los ediles que votaron con el Frente Amplio defendieron su derecho a hacerlo y anunciaron "más acuerdos" de este tipo.

El de ayer fue el primer quiebre en la bancada del partido de la Concertación. Los ediles del nuevo partido pero con origen en el Partido Nacional, así como algunos con pasado en el Partido Colorado, no votaron el proyecto oficialista.

La conducción de Novick de su bancada ya fue puesta en cuestión. Como muestra basta decir que cuando se reúne la bancada del nuevo partido hay un coordinador (hasta ahora es Laens, pero en estos días cambiará a Kruse), mientras los ediles de origen blanco tienen su propio coordinador, que es Martínez.

Acalorados.

Los ediles del Partido Nacional habían pedido la comparecencia de los directores responsables de la elaboración del proyecto de fideicomiso ante la comisión de Legislación de la Junta, pero el oficialismo no los autorizó a ir. "La reunión duró apenas 15 minutos", se quejó el edil blanco Diego Rodríguez (Todos).

A primera hora de la tarde, el edil Zúñiga (de Novick) anunció que no apoyaría el proyecto de fideicomiso. Fue la última deserción de la bancada de la oposición. Zúñiga y su sector consideran que el actual proyecto "es igual o peor que el anterior", ya que se trata de "un endeudamiento por más de veinte años en la Intendencia sin las garantías necesarias para que las obras funcionen adecuadamente".

El informe en mayoría lo brindó la edila Inés Col (Nuevo Espacio, FA) quien ubicó como "prioritario" al fideicomiso. Dijo que los recursos serán asignados a los proyectos una vez que estos avances y que no irán a la caja de la Intendencia.

El edil blanco Barrios ironizó diciendo que se plasmó "una nueva coalición para gobernar" Montevideo, en alusión a los ediles que votaron con el FA. "No sabemos qué hay detrás de ese pacto", dijo.

En tanto Rodríguez, del Partido Nacional, volvió a reclamar una auditoría externa en la Intendencia y también habló de un "pacto".

El edil Kruse, que votó a favor, defendió los antiguos acuerdos entre socialistas y batllistas en el siglo XX.

Luego, la edila Graciela Villar (Asamblea Uruguay, FA) cuestionó el discurso de Barrios negando el supuesto pacto entre Martínez y Novick y sostuvo que el sector blanco Todos, de Luis Lacalle Pou, no quiso acordar por falta de voluntad. Su discurso levantó presión y afirmó que "dimos una lección de como se debe hacer la política, de negociar y acordar".

Luego, molesta, se levantó a la banca de Barrios que le reclamaba poder responder. Ella comenzó a agitar los brazos furiosa y debieron pararla antes de llegar a la banca de su oponente. "La política es acordar, pero no a cualquier costo", respondió Barrios. Las propuestas de la campaña "no se traicionan", añadió, en alusión a los que votaron a favor, aunque no nombró a nadie.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)