"OLA DE CALUMNIAS"

Vivienda sindical: el Pit-Cnt se despega del juicio penal

Abdala no admitió ayer que conocía a gestores que pedían “comisiones”.

Operaciones políticas", "falsedades", "falacias" y "acusaciones sin fundamentos" contra el Pit-Cnt fueron los argumentos utilizados ayer por los coordinadores de la central obrera, Fernando Pereira y Marcelo Abdala para despegarse del impacto causado por el pedido de procesamiento con prisión del gestor Milton Díaz. Este exmilitante de izquierda negociaba con empresarios la construcción de miles casas para el Plan de Vivienda Sindical alegando que representaba al Pit-Cnt.

El fiscal Carlos Reyes considera que Díaz incurrió en un delito de apropiación indebida al cobrar cheques por US$ 300.000 entregados por una empresaria como "comisión" para la construcción de viviendas. R.CH.M., ya fallecido, había dicho a la Justicia que su socio, Milton Díaz, era "el representante encubierto del Pit-Cnt" en tratativas con privados.

Luego de una larga Mesa Representativa, Abdala y Pereira señalaron, en una conferencia de prensa, que Díaz no tiene ningún vínculo con el movimiento sindical. "Se trata de un empresario. No se trata de un trabajador o un dirigente sindical", dijo Abdala.

El exsindicalista metalúrgico advirtió que ningún miembro del Pit-Cnt está acusado en este juicio penal que se inició en 2014. "Nadie está imputado en esa denuncia. Ni siquiera fuimos convocados a declarar", dijo Abdala.

Consultado sobre la relación que tenían los gestores con el Pit-Cnt. Abdala señaló: "Estos señores eran empresarios y representaban a empresas constructoras que aparecieron ante la Comisión de Viviendas de la central. Allí dijeron que estaban en condiciones de construir viviendas y la comisión les dijo que si las construían a un precio razonable, había trabajadores interesados en ocuparlas. Hasta ahí llegó la relación de nuestra Comisión de Viviendas con estos señores".

"El Pit-Cnt no se puede hacer cargo de lo que puede decir uno u otro. Pero está claro que quienes representan a la central son los miembros de la dirección de la central", dijo.

Tanto Abdala como Pereira dijeron que no conocían personalmente a Milton Díaz y a R.CH.M.

En la conferencia de prensa, Abdala no dijo que nombró a su mano derecha, Eduardo Burgos, al frente del Plan de Viviendas y que este firmó contratos con Milton Díaz y con R.CH.M. sin tener potestad para hacerlo.

Uno de los contratos firmados por Burgos en representación del Pit-Cnt concedió el poder a sociedades anónimas (Vivamax, Eximat, Balmey) de Díaz y de R.CH.M. para negociar con constructores la edificación de 3.000 viviendas (equivalentes a US$ 100 millones). Poco después, Díaz y R.CH.M. fueron denunciados por estafa al pedir "donaciones" por US$ 300.000. (Ver aparte).

Burgos recibió en el Pit-Cnt a una empresaria que denunció haber sido estafada en US$ 25.000. El entonces encargado del Plan de Vivienda Sindical del Pit-Cnt intercedió ante el gestor para recuperar el cheque, pero no lo logró. El documento estaba en manos de prestamistas.

Burgos no informó el incidente al secretariado ejecutivo ni hizo o recomendó hacer la denuncia penal. Tampoco informó a las autoridades de la central que gestores privados decían hablar en representación del Pit-Cnt para concretar sus negocios y pedir "donaciones" a cuenta de conceder contratos.

Burgos también calló que había vinculado a su hermano al Plan de Vivienda Sindical a través de la formación de una financiera que pretendía darles préstamos a los trabajadores para cancelar sus deudas y salir del Clearing. Estos "errores" de Burgos llevaron al Pit-Cnt a desplazarlo de su cargo. Además, las denuncias contra el Programa de Vivienda Sindical determinaron que el Pit-Cnt lo sacara de su órbita. Ahora lo gestiona una federación de cooperativas de viviendas.

El 21 de febrero de 2016, El País informó que, a mediados de 2012, Abdala, Burgos, Milton Díaz y R.CH.M. compartieron una cena con un empresario de Tacuarembó que había firmado poco antes un contrato que le permitía construir 4.000 casas para trabajadores.

Tiempo después, uno de los gestores visitó al empresario en Tacuarembó y le pidió dinero para la campaña de Juan Castillo a la presidencia del Frente Amplio. Ello demostraría que tanto Milton Díaz como su socio ya fallecido tenían llegada a la cúpula sindical.

Castillo dijo a El País que no podía confirmar ni desmentir esta afirmación y advirtió que las finanzas de su campaña fueron administradas por el Partido Comunista del Uruguay.

Operador.

El abogado penalista Gustavo Salle, representante de una empresa española que pagó US$ 300.000 de "comisión" a los dos gestores y luego los terrenos no fueron adquiridos con ese dinero, consideró que el Pit-Cnt firmó un "contrato nulo" con el Banco Hipotecario porque la central carece de personería jurídica. Ese contrato supuestamente otorgaba apoyo financiero al Plan de Vivienda Sindical.

Para Salle, ese contrato fue utilizado por los gestores para convencer a los inversionistas que los negocios tenían visos de legalidad.

Abdala replicó que Salle es "un operador político" que utiliza las acciones judiciales para hacer política-partidaria contra el movimiento obrero. "Si fuera que el Pit-Cnt no tuviera personería jurídica, no podríamos participar en el diálogo social tripartito que convoca el Poder Ejecutivo ni en conversaciones de cómo se administran las quejas de las patronales ante la OIT (Organización Internacional del Trabajo), entre otras actuaciones. Es una falacia lo que dice este señor", dijo.

La cúpula gremial señaló que la "ola de calumnias" contra el Pit-Cnt determinó el cierre de cualquier línea de crédito del Banco Hipotecario al Plan de Vivienda Sindical.

“El plan de vivienda está vivito y coleando”

Los coordinadores del Pit-Cnt, Fernando Pereira y Marcelo Abdala, reconocieron que las casas que entrega el Plan de Vivienda Sindical no son de la calidad esperada y que no son adjudicadas al ritmo estimado.

Ambos dirigentes culparon de ello a las cuatro denuncias penales. “Pero el plan está vivito y coleando. Estamos convencidos que cometimos errores, pero no horrores”, señaló Pereira en alusión a que dirigentes de la central no incurrieron en ilícitos en negociaciones con privados. Los dos dirigentes señalaron que, después que terminen los juicios civiles y penales, analizarán denunciar a quienes intentan dañar la imagen del Pit-Cnt.

"ME PIDIERON US$ 600.000 PARA ACEITAR AQUÍ Y ALLÁ"

Juan Verdía, director de una empresa de Treinta y Tres que se especializa en la construcción de galpones, silos y fábricas, dijo a El País que los gestores Milton Díaz y R.CH.M. le dijeron que actuaban en representación del Pit-Cnt y le solicitaron una "comisión" a cambio de la participación en la construcción de miles de viviendas para trabajadores. "A mí me pidieron dinero, pero no les di. Desconfié que algo estaba mal. Mi mujer también me dijo que tuviera cuidado", señaló. El empresario agregó que fue contactado por Milton Díaz y por R.CH.M. "Ambos me dijeron que tenían poderes para representar al Pit-Cnt. No me los mostraron. Sí me mostraron unos formularios en blanco que no decían nada", explicó. Verdía les trasmitió a los dos gestores que no tenía dinero para pagarles la comisión. Entonces, le dijeron: "Tenemos un prestamista que te presta los cheques. Y vos nos entregás esos cheques". El empresario y los dos gestores hablaron con el prestamista. Verdía dijo: "A mí me pidieron (de comisión) el 10% de las viviendas a construir. Eran como US$ 6 millones. Arrancábamos con una comisión de US$ 300.000. Eso eran los cheques del prestamista. Después cuando se concreta-ra (el negocio), les tenía que dar otros US$ 300.000".

Consultado sobre las razones que lo llevaron a desistir del negocio con los gestores, el empresario respondió que estos pretendían mucho dinero sin que hubiera ningún documento firmado. "Les advertí que les entrega los cheques (por US$ 300.000) cuando se firmara el contrato que me habilitaba a construir viviendas. Ellos me decían que debía entre- gar el dinero antes porque había que aceitar (pagar coimas) aquí y allá".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)