SITUACIÓN CARCELARIA

Visitas sorpresas a cárceles para conocer realidad de presos y policías

A partir de la próxima semana, una delegación de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo visitará centros penitenciarios de Montevideo y Canelones para interiorizarse en el día a día de los reclusos y sus guardias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
UE coopera con US$ 5 millones en un programa de mejora de los sistemas de justicia. Foto: F. Flores

A partir de la próxima semana, una delegación de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH) realizará visitas sorpresa (no se informará el día) en cárceles de Montevideo y Canelones para conocer las problemáticas diarias que enfrentan los reclusos y también los policías.

"La idea es conocer la problemática no solo de los internos, sino también de los policías que trabajan" en estos centros de reclusión, explicó a El País Patricia Rodríguez, portavoz del sindicato de funcionarios policiales, y que participó este martes de una reunión con la institución que preside Mirtha Guianze.

El trabajo comenzará por el Penal de Libertad, luego el Comcar y la cárcel de Canelones, para terminar extendiendo el programa a todos los centros de reclusión del país.

Al finalizar el estudio, la comisión lo presentará a las autoridades con una serie de consejos para solucionar los problemas encontrados.

Rodríguez explicó que la INDDHH mantendrá reuniones mensuales con el sindicato para discutir los avances. Desde el punto de vista policial, la vocera dijo que las principales problemáticas que viven los funcionarios policiales en los centros de reclusión ya han sido denunciadas en el Parlamento, Ministerio de Trabajo y el Pit-Cnt.

"La problemática más grande es la falta de personal", puntualizó Rodríguez y agregó que hay módulos, que tiene unos 600 internos, que son controlados por unos pocos policías.

Agregó que muchos de estos módulos están conectados unos con otro a través de boquetes. "Los policías se exponen tanto como los presos y ese poco personal hace que muchas veces aumenten las horas de trabajo. Esta recarga horaria lleva a que en lugar de 12 horas, un funcionario deba trabajar 15 o hasta 18 horas. Es como estar preso", finalizó Rodríguez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)