FOTOGALERÍA

Vida después de la pesadilla

El País recorrió Dolores donde los habitantes luchan por resurgir en una ciudad en ruinas.

Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Foto: Daniel Rojas
Ásí pasó el tornado. Foto: Daniel Rojas
Ásí pasó el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
La Iglesia Valdense en ruinas por el tornado. Foto: Daniel Rojas
Los vecinos están desconsolados. Foto: Fernando Ponzetto
Los vecinos están desconsolados. Foto: Fernando Ponzetto

Después de una noche caótica, los habitantes de Dolores despertaron para contemplar la realidad de su pesadilla, entre calles y paisajes que parecían salidos de un escenario de guerra.

El saldo primario de cuatro fallecidos (tres hombres y una mujer) y unos 250 heridos fue confirmado por el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, quien informó que tres niños estaban graves en CTI y otros 3 fueron intervenidos quirúrgicamente.

Basso añadió que cinco adultos estaban internados en cuidados moderados y un total de 28 pacientes resultaron derivados a hospitales de la zona, dos de los cuales están también internados en CTI, con pronóstico reservado.

Autoridades del gobierno y numerosos voluntarios se encontraban ayer en la ciudad arrasada por un tornado inusual en la tarde del viernes.

Aunque la mayoría de los ministerios tenían funcionarios desplegados y preparados para hacer frente a la situación, no fue fácil obtener datos concretos de la cantidad de personas afectadas, de los heridos y las viviendas que han sido dañadas por la adversidad climática.

El prosecretario de la Presidencia de la República, Juan Andrés Roballo, informó que no había denuncias de personas desaparecidas y que fueron evacuados siete mayores y ocho menores de edad, todos alojados en dependencias públicas o sociales de la ciudad.

El subsecretario de Defensa, Jorge Menéndez, dijo que se estuvo presente desde el primer momento "con una unidad de rápido despliegue del regimiento de Infantería de Mercedes, con 82 efectivos, seis oficiales, personal subalterno, vehículos pesados y livianos".

Defensa puso a disposición de autoridades médicas y sanitarias el helicóptero equipado para el traslado de pacientes que está en la Base Aérea de Santa Bernardina, en Durazno.

El Ministerio del Interior y fuentes policiales confirmaron que tras el tornado se detuvo a dos menores de edad y a siete mayores por participar en intentos de saqueo a comercios. Los menores quedaron bajo responsabilidad de sus familias.

Dolores vivió una noche oscura, cargada de dolor y extraño silencio. La tormenta seguía merodeando en tono de amenaza mientras las calles del centro estaban oscuras y desoladas.

La policía local, la Guardia Republicana y hasta efectivos del ejército salieron en vehículos a custodiar la zona devastada. Unos 100 efectivos, incluidos los de Tránsito y de la Jefatura de Soriano, permanecen abocados a mantener el orden y garantizar la seguridad.

Solo pueden mantenerse en el área las familias afectadas y empleados de comercios que se quedaron a cuidar las pocas pertenencias a salvo del tornado y la lluvia.

Con las primeras luces del día, comenzaron a sentirse ruidos de camiones y palas mecánicas, las calles empezaron a cortarse para un mejor accionar y se vio mucha gente trabajando. Dolores asume la tragedia y comienza a despejar los espacios públicos de escombros, ramas, y chapas retorcidas.

Casas y energía.

En la conferencia de prensa, la ministra de Vivienda, Eneida de León, destacó que se abordarán los casos "más preocupantes" de inmediato para dar una respuesta rápida.

Agregó que se dispone de recursos humanos y materiales en la zona para comenzar a trabajar en coordinación con los demás organismos.

En estos momentos hay 15 profesionales del Ministerio provenientes de los departamentos cercanos, entre ellos arquitectos y asistentes, que trabajan en Dolores analizando las situaciones de emergencia habitacional.

El presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla dijo que ya se están retirando columnas y chapas pero que "no es posible reponer el servicio eléctrico aún" porque "primero debemos cuidar la salud de la gente".

En general la población quedó aterrorizada y desde el viernes conviven con esa traumática situación. José Amy, director de UTE, explicó que todavía no cuenta con una evaluación de daños, pero la reconstrucción demandará al menos un mes.

"Todo el personal que estaba de licencia fue convocado y, entre funcionarios y contratados, son mil los trabajadores destinados por UTE a todos los problemas que está generando la situación climática en el país.

Llantos y consuelos.

"Es la segunda vez que me golpea un tornado y me tira abajo la casa. Esta vez vi lo que se venía, cerré las ventanas y salí corriendo para la vivienda de mi hijo", contó María Ramos a El País.

"En pocos segundos la ferocidad del viento levantó el techo y lo arrojó vaya a saber dónde", dijo desconsolada la vecina mientras agradecía una y otra vez a Dios porque su hijo y sus nietos están bien entre tanta desgracia.

En la periferia de Dolores, en el barrio Florentino Calvo, sobre la ruta perimetral, el tornado despojó de sus hogares a decenas de familias de condición humilde. Gente que en su mayoría no tiene recursos para reponerse. "Esto es horrible, gente lastimada por todos lados. Lo que pasamos fue espantoso", afirmó Mariela sin poder contener el llanto. Uno de sus primos fue trasladado grave al CTI de Rosario "porque se le cayó parte del techo encima".

Mariela se encontraba trabajando cuando se desarrolló el fenómeno climático. "Estaba en el centro y lo primero que atiné fue a comunicarme con mi familia. Tenía a mi hijo en la escuela donde tampoco quedó nada".

La mujer pide que la gente colabore en la medida de sus posibilidades, con alimentos y prendas de vestir "porque a muchos no les quedó nada".

A pocos metros de allí, camina entre los escombros. Solo se mantiene en pie una pequeña repisa con juguetes. Todo lo demás quedó tapado de ladrillos.

"No puede describirse lo que sentíamos en ese momento. Primero una nube negra enorme que se agitaba, giraba y traía de todo. Luego el techo se nos vino encima y quedó a un metro de aplastarnos" recuerda Aída.

Gisell, su nuera, indicó que hay que vivirlo "para saber la desesperación que puede experimentarse. El tornado venía desde la zona de la escuela donde estaba mi hijo, casi enloquecí".

A una cuadra de allí, Óscar explicó que estaba trabajando con animales cuando lo sorprendió el fenómeno. "Corrí a la casa pero la fuerza del viento no me dejó abrir la puerta. Me metí en el fondo y veía pasar chapas y todo tipo de cosas. Cuando finalmente pude entrar recién me di cuenta de que el techo ya no estaba. De puro nervio no lo hice antes", contó en estado de perplejidad.

Efectos del vendaval en otros sitios de Uruguay.

Las lluvias que se produjeron en los últimos dos días causaron efectos dramáticos en otras zonas del sur del país. Se reportaron tres muertes por accidentes en las rutas y cerca de 200 evacuados en cinco departamentos, más allá de Soriano: entre los más afectados están Colonia, Florida, Canelones, Maldonado y Rocha. El Instituto Uruguayo de Meteorología elevó para la jornada de hoy su alerta, que también abarcará a los departamentos del norte, que hasta ayer estaban a salvo de riesgos de tormentas. En tanto, todo Uruguay se vuelca en solidaridad.

Jornada de duelo: hoy va el presidente a Dolores.

Presidencia de la República decretó para hoy una jornada de Duelo Nacional a causa de la tragedia y el presidente Tabaré Vázquez estará hoy en Dolores. Varias autoridades nacionales, entre ellos el prosecretario de Presidencia Juan Andrés Roballo, ya están desde ayer presentes en Soriano, al igual que dirigentes políticos, como el líder de la oposición, Luis Lacalle Pou, quien destacó "el buen trabajo del Gobierno Nacional" y su coordinación con las autoridades de Soriano y distintas organizaciones en Dolores. En tanto, comenzó la evaluación de los daños ocasionados por el tornado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)