polémica

Víctor Rossi: a Uber "le importan tres pepinos las normas del país"

El ministro de Transporte sostiene que "deninguna manera el país está dispuesto a dejarse llevar por delante" por la empresa Uber.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El ministro impulsará una evaluación general de la red vial. Foto: Darwin Borrelli.

Uber comenzó a funcionar ayer en Montevideo, a pesar de que el gobierno no le ha dado el aval debido a la duda por su legalidad y todavía estaban estudiando la llegada de la empresa al país en una comisión interministerial.

El gobierno nacional apoya las sanciones que desde la Intendencia de Montevideo se advirtieron a Uber, ya que por el momento la consideran una actividad "clandestina".

El ministro de Transporte, Víctor Rossi, dijo esta mañana en Inicio de Jornada de radio Carve que si bien desde el gobierno defienden el derecho de las empresas y la introducción de las nuevas tecnologías “de ninguna manera el país está dispuesto a dejarse llevar por delante y a ir progresivamente demoliendo toda una forma de vivir organizada que nos hemos dado los uruguayos”.

Para el jerarca, no fue un buen comienzo el de Uber en Uruguay: “Se podría haber manejado de otra manera” y con lo que pasó ayer quedó demostrado que a la empresa “le importa un pepino el funcionamiento de las instituciones en el Uruguay”, porque “ellos avanzan con una intención y no les importa cuáles son las realidades que Uruguay tiene que preservar”.

"Acá nadie les iba a impedir lo que por derecho a ellos les correspondiera, pero las autoridades uruguayas no pueden mirar para otro lado cuando se quiere pasar por encima de cualquier norma", agregó.

Rossi señaló también que lo que sucede con Uber puede llevar a pensar a mucha gente que “llego el momento de la vía libre", que "hay múltiples sectores empresariales en el transporte que también tiene el derecho de pensar que si las normas no rigen para algunos no rigen para nadie" y que eso "va ser muy perjudicial para Uruguay".

Desde el gobierno “queríamos dar la señal de la razonabilidad", sostuvo el jerarca, pero dijo que "parece que tampoco hay oídos para ver estas señales” por parte de la empresa.

Uber "coloca a los gobiernos municipales, en particular a la Intendencia de Montevideo (IMM), en una situación no buscada, no necesaria, que obliga a avanzar en la aplicación y defensa de las normas”, añadió Rossi, reconociendo que el gobierno no descarta "modificar regulaciones" ya que no pretenden "lesionar libertades".

Rossi se preguntó: "¿Los conductores están habilitados? ¿Existen los seguros especiales? ¿Existen los aportes al BPS? Uno empieza a recorrer y se da cuenta con esta decisión se está atropellando, cambiando, aspirando a transformar toda una serie de reglas de juego".

El gobierno estaba trabajando en el tema y Uber llego con “un estilo patotero, de atropellar para lograr el objetivo pese a quien pese. Quienes promueven este sistema yo no los conozco, Y desde ese anonimato es muy fácil".

A Uber "le importa tres pepinos las normas del país y si esto mejora o empeora la vida de los uruguayos", agregó. "Lo que les importa es imponer un negocio que para ellos es redituable".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)