UN FENÓMENO RELIGIOSO

Un largo viaje de Roma a Montevideo

Llegaron relicarios con los restos de San Felipe y Santiago, patronos de Montevideo.

El párroco de la Basílica de los 12 apóstoles, Agnello Stoia, viajó desde Roma con los restos
El párroco de la Basílica de los 12 apóstoles, Agnello Stoia, viajó desde Roma con los restos.

El fraile Agnello Stoia siente que San Felipe y Santiago confiaron en él para una misión muy especial. El religioso llegó en la mañana de ayer a Montevideo portando las reliquias de los santos patronos de la ciudad.

Desde hace cuatro años ejerce el cargo de cura párroco y rector de la Basílica de los 12 Apóstoles en Roma, un templo construido en el siglo VI por el papa Pelayo I. El pontífice hizo enterrar bajo su altar los restos de San Felipe y Santiago. Después vinieron otros papas y fueron elevando otros altares en el mismo lugar. Fue así que se fueron acumulando construcciones sobre las tumbas.

Un día Stoia observó que esa parte del templo tenía mucha humedad. El paso del tiempo había hecho su trabajo y las paredes estaban descascaradas. "Pasabas por el lugar y sentías frío. Pensé que los santos habían estado bajo esa humedad 1.500 años y que sus restos no estarían en las condiciones adecuadas", aseguró el fraile.

Aquel pensamiento terminó generando un trabajo de restauración profundo que bien podría haber sido un capítulo de la serie CSI, según dijo el religioso. La obra había sido pensada por varios de sus predecesores pero nunca se había logrado desarrollarla.

Para hacerlo Stoia tuvo que convencer a su superior inmediato y después al cardenal que está a cargo de todas las iglesias de Roma. Para su sorpresa, recibió la aprobación inmediata para realizar las obras.

Sin embargo, faltaban los fondos para hacer los trabajos hasta que, sin buscarlo, apareció el dinero. Todo comenzó hace dos años cuando una mujer sueca visitó la basílica buscando la tumba de otros santos. El fraile prefirió no identificarla aunque aclaró que se trata de una figura importante del mundo del espectáculo europeo que se convirtió al catolicismo.

La mujer llegó a visitar la cripta y la vio en mal estado. Habló con Stoia, le dijo que no le gustaban las condiciones en que se encontraba el lugar.

El religioso le contó su proyecto de reparación y reconstrucción del sitio sagrado. También le dijo que estaba esperando que llegaran los fondos de la Santa Sede.

La mujer preguntó el número de la cuenta corriente de la parroquia y se retiró. Dos semanas después el cura preguntó al banco sobre el estado de cuenta y supo que habían aparecido 25.000 euros de una donación. La obra estaba presupuestada por una total de 24.700 euros.

"Se abrieron todas las puertas, me siento un privilegiado. Esto se buscó durante muchos años y no se pudo concretar. Es como si los santos confiaran en mí para esto. Ahora siento una gran responsabilidad y enorme fe", dijo ayer Stoia a El País.

Un equipo de investigadores inició los trabajos en el año 2016 y entre los primeros hallazgos localizaron cenizas, restos óseos mineralizados y jirones de ropa. Tras los primeros análisis se probó que los restos eran un pie y el esternón de San Felipe y un fémur y un omóplato de Santiago el Menor.

El pie de San Felipe fue sometido a una radiografía y se encontró que estaba perforado. Según el fraile, de esta forma se confirma que el santo murió crucificado tal como relata la tradición católica.

En medio de la obra de restauración de la basílica apareció el obispo de Esmirna, actual Turquía, lugar donde fue crucificado San Felipe. Hizo saber al fraile que quería tener una reliquia, una parte del cuerpo del santo. La solicitud venía acompañada de un gesto hacia la Iglesia Ortodoxa que también venera al santo.

Fue así que el patriarca Bartolomeo, máximo líder ortodoxo, recibió junto al obispo de Esmirna, un trozo de esternón del santo en el marco de una celebración ecuménica.

Tras el obispo turco, el cardenal Daniel Sturla hizo una solicitud similar ante la Santa Sede. Otorgado el permiso, el fraile Stoia resolvió que Montevideo recibiera también un trozo de esternón de San Felipe y parte del fémur de Santiago.

El fraile Stoia propondrá a Sturla iniciar una colecta para colaborar con una catedral de Haití que fue arrasada por el terremoto del año 2010. Se trata de un templo erigido en honor de San Felipe y Santiago.

PRESENTACIÓN EN SOCIEDAD.

Misa campal en Aduana de Oribe.

La presentación de las reliquias de San Felipe y Santiago tendrá lugar en esta jornada en el marco de la última etapa del "Encuentro con María", un evento religioso que comenzó el viernes pasado. A la hora 10:00 comenzará el rezo colectivo del Rosario en el predio ubicado en la rambla del Buceo, junto a la Aduana de Oribe. A las 11:00 se dará inicio a una misa campal. De acuerdo a la liturgia programada, en primer término ingresará la imagen de la Virgen María, tras ella las reliquias de los santos patronos y posteriormente todo el clero de Montevideo, encabezado por el cardenal y arzobispo de Montevideo Daniel Sturla, obispos de otras diócesis, sacerdotes y diáconos de todo el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)