Un psicólogo coordina el trabajo con los refugiados

Vera: "Nadie validaría la violencia"

"Nadie estaría validando situaciones de violencia", dijo a El País el psicólogo Alejandro Vera, quien tomó la posta del director de la Secretaría de Derechos Humanos de Presidencia, Javier Miranda, en el reasentamiento de las cinco familias sirias refugiadas.

Vera mantiene contactos diarios con las familias y es encargado de las duplas (equipos multidisciplinarios) que trabajan con los refugiados.

"Ninguno de los compañeros que estamos día a día en la cancha estaríamos sosteniendo una situación de violencia. Si hubiese existido, hubiera tomado los caminos que corresponden", manifestó el psicólogo que también se desempeña en el Movimiento Tacurú.

Vera se refirió a las denuncias de hechos de violencia doméstica dentro de las cinco familias refugiadas, que incluye a mujeres y niños.

"Sería terrible pensar que hay un equipo técnico trabajando y este valide esta realidad sin denunciarlo como corresponde", dijo Vera, quien la próxima semana declarará ante la jueza Dolores Sánchez luego de que la Justicia actuara de oficio en el caso.

"Yo hago el acompañamiento diario, estoy en bastante contacto con ellos, visitándolos. Y también acompaño a quienes también están en esta tarea", dijo.

"Es una lástima porque es un trabajo muy grande. No se conoce ni sábado ni domingo, ni de tres de la mañana", explicó Vera sobre el trabajo con los refugiados. Se trata de "acompañar, poner el cuerpo, sostener, escuchar, tratar de generar procesos de reflexión".

Vera aseguró que el plan de reasentamiento tiene una duración planificada de unos dos años, tiempo en que los refugiados terminarán de adaptarse al país y a las costumbres uruguayas. Se estima que durante este periodo se insertarán en el mundo laboral y educativo.

"Es más a largo plazo, respetando los procesos. No es una tarea fácil. Se intenta poner todo de uno", dijo.

Ayer, el canciller Luis Almagro aseguró que las familias sirias reciben unos $ 70.000 al mes, más vivienda y otras facilidades, pero que ese monto varía y depende de las necesidades de cada familia. Esa suma, dijo, irá disminuyendo en el correr de los próximos dos años.

Almagro dijo también que unos 30 sirios lo esperaron un día en la Plaza Independencia para manifestarle su preocupación sobre su inserción en el mercado laboral. Dijo que debido a la falta de capacitación se dilató la inserción de alguno de los refugiados.

El psicólogo Vera dijo que a pesar de que la reinserción es difícil, "de a poco se ven movimientos que son saludables". "Está bueno validar esto aunque entiendo que los silencios generen estas cosas", dijo.

Las cinco familias de refugiados llegaron a Uruguay el 9 de octubre de 2014 acompañados por una delegación del gobierno, luego de haber mantenido entrevistas en Líbano, donde vivían desde que escaparon de la guerra en Siria.

Durante las primeras semanas vivieron todos juntos en una casa de retiros de los Hermanos Maristas y luego fueron realojados en Juan Lacaze, Piriápolis y Montevideo. Se desconoce cuándo llegará el próximo grupo de refugiados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)