LOS ACUERDOS CON VENEZUELA

Venezuela pagó algo y respiran las lácteas más chicas

Envió US$ 30 millones y canceló con Calcar, Pili y Claldy; adeuda decenas de millones a Conaprole.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con mucho atraso, Venezuela pagó la deuda que tenía por la compra de quesos. Foto: F. Ponzetto.

Enorme alivio. El gobierno y buena parte de la industria láctea tuvieron ayer una excelente noticia luego de que el embajador de Venezuela en Uruguay, Julio Chirino, le informase en la tarde del jueves al ministro interino de Ganadería, Enzo Benech, que el gobierno de Nicolás Maduro había enviado US$ 30 millones de los US$ 66 millones que debía por compra de quesos y leche en polvo.

Venezuela saldó así totalmente sus deudas con las empresas Calcar, Claldy y Pili que habían enviado queso el año pasado al país caribeño. Conaprole recibirá parte de lo que se le adeudaba por los envíos realizados de leche en polvo aunque seguirá siendo acreedor de Venezuela por decenas de millones de dólares.

Los atrasos de Venezuela habían llevado al gobierno a presentar al Parlamento un proyecto de ley para crear una línea de crédito "blando" para las cuatro empresas lácteas que habían tenido problemas de cobro por US$ 66 millones. Esta línea de crédito tendría hasta tres años de gracia y los intereses no podrían pasar de un 4,5% anual y serían absorbidos por Rentas Generales. Benech explicó en conferencia de prensa que ahora la línea de crédito podrá efectivizarse por un monto menor dado el pago parcial recibido.

Las deudas de Venezuela fueron en los últimos meses un verdadero dolor de cabeza para el gobierno que hizo todo tipo de gestiones ante el gobierno de Maduro para que se concretasen los cobros. El presidente Tabaré Vázquez habló por teléfono con Maduro del tema y el canciller Rodolfo Nin Novoa le mandó una carta al gobierno venezolano en duros términos reclamando los pagos. El gobierno, ante la falta de mercados para los productos lácteos y la baja de los precios, cerró un acuerdo en julio pasado para colocar leche en polvo y queso en Venezuela. Complementariamente, se abría la posibilidad de colocar pollo, arroz y soja en ese mercado. Esto último no ocurrió y los cobros de las exportaciones lácteas se demoraron. Es que Venezuela atraviesa una situación crítica por la falta de dólares que tiene el gobierno para pagar importaciones a lo que se suma una elevadísima inflación y graves problemas de desabastecimiento de productos básicos. En Uruguay la oposición cuestionó duramente al gobierno porque entendía que había inducido a las empresas lácteas a exportar a Venezuela.

Hugo Pareschi, gerente de Calcar, una empresa del departamento de Colonia que estaba atravesando un momento complicado por la demora en los cobros, dijo a El País que "es una buena noticia porque esto nos estaba complicando muchísimo aunque tampoco se transforma con el pago la realidad del sector lácteo. Cerramos una etapa con un cliente que nos debía un monto muy importante desde hace seis meses", señaló. De todas formas, no quiso adelantar si el pago le permitirá a la empresa mantener el precio que paga a los remitentes por la leche. Las gremiales lecheras dicen que buena parte de los tamberos reciben un precio por su leche que no cubre los costos y el gobierno apuesta a que la inyección de dinero le permita a la industria mantener los valores que paga a los remitentes hasta que se reviertan los precios bajos internacionales de los lácteos.

Calcar recibirá un monto cercano a los US$ 8 millones.

Benech dijo que "hay que agradecer públicamente a Venezuela porque ayuda pagando". "Me parece que es una excelente noticia, no soluciona el problema del sector lácteo, no nos engañemos, ni siquiera se saldan todas las deudas". El funcionario no quiso aconsejar a los productores sobre la conveniencia o no de retomar los embarques. "Venezuela es un cliente histórico de Uruguay. (...) Yo creo que los venezolanos van a seguir comiendo queso y a mí me gustaría mantenerlos como clientes. Yo creo que hay que ser prudente pero también hay que tener el mercado", señaló Benech. Aclaró que el gobierno "genera condiciones" para el sector privado pero le corresponde a este hacer los negocios.

Venezuela adeuda también alrededor de US$ 70 millones a varias empresas uruguayas, entre las que hay laboratorios, la fábrica de pinturas Inca, la ex Funsa y Urutransfor, entre otras. Tampoco ha pagado hasta el momento la compra de pollos a la empresa Tres Arroyos por US$ 7,5 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)