PRESIDENCIA ROTATIVA DEL BLOQUE

Venezuela aún insiste en presidir el Mercosur

Ayer pidió aplicar el protocolo para solucionar controversias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maduro tiene tiempo para solicitar la presidencia temporal del Mercosur. Foto: Reuters

Aunque está más aislado que nunca en la región, el gobierno de Venezuela dice aferrarse a la legalidad del Mercosur y por ese motivo presentó ayer en Montevideo el pedido para que el bloque ponga en marcha el mecanismo de solución de controversias entre ese estado y Argentina para dirimir qué país debe ejercer la presidencia rotativa del bloque.

Venezuela entiende que en julio pasado debió haber asumido esa posición, algo que no ocurrió debido a la fuerte oposición de Brasil y Argentina. Uruguay apoyaba la pretensión venezolana aunque finalmente debió rendirse a la evidencia de que los países grandes del bloque de ninguna manera iban a aceptarlo.

De hecho, Venezuela convocó a varias reuniones en el segundo semestre del año pasado que solamente tuvieron la concurrencia de Uruguay y de Bolivia. En los meses que transcurrieron desde entonces el tema quedó en un segundo plano mientras en el país caribeño se profundizaba la crisis política, económica y social cuyo desenlace es incierto.

Ayer el embajador Héctor Constant, coordinador nacional de Venezuela en el Grupo Mercado Común del Mercosur, convocó a la prensa en el edificio donde funciona el bloque y explicó que envió una comunicación a Óscar Pastore, director de la Secretaría del Mercosur, en la que pide que se notifique a los países socios de la voluntad del gobierno del presidente Nicolás Maduro de comenzar con el procedimiento. Argentina ejerce actualmente la presidencia temporal del Mercosur, algo que Venezuela entiende que no corresponde.

Constant explicó que fracasaron las cuatro reuniones realizadas desde noviembre para llegar a un acuerdo político, por lo que la administración de Maduro decidió explorar la vía de la solución de controversias.

"Nosotros confiamos en que el Mercosur vuelva a la razón", explicó el diplomático venezolano y señaló que el procedimiento de solución de controversias "no era nuestra opción inicial". Consideró "lamentable" el conflicto suscitado dentro del bloque regional. "No puede existir una integración punitiva" y pidió que prime "el espíritu de resolver (las diferencias) a través del diálogo".

"Vamos bien en la defensa de los derechos de Venezuela y de la institucionalidad mercosuriana frente al fraude cometido por la Triple Alianza", escribió la canciller Delcy Rodríguez en Twitter.

El Protocolo de Olivos establece que estas controversias las resuelve un Tribunal Arbitral Ad Hoc con tres miembros. Cada uno de los dos países que participan en la controversias designa un miembro. El tercero, que preside el tribunal, es designado de común acuerdo entre las partes de la controversia. Las partes, además, pueden contar con asesores. El tribunal tendrá un plazo de 60 días prorrogables por otros treinta para emitir su resolución.

Más allá de que el gobierno de Maduro intenta reanimar el debate sobre la presidencia del Mercosur, lo cierto es que este está funcionando en los hechos sin tomarlo en cuenta. El bloque sudamericano suspendió a Venezuela que había ingresado en 2012.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)