CENTROS RURALES DE CERRO LARGO

Vecinos mantendrán cuatro escuelas para evitar cierre

Crearán huertas, elaborarán quesos y criarán animales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vecinos volverán a poner en funcionamiento escuelas rurales. Foto: N. Araújo

Aunque sin alumnos, vecinos harán funcionar los edificios y predios de cuatro escuelas rurales en desuso, como proyectos productivos impulsados por el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP). Allí, criarán cerdos, vacunos y corderos, plantarán huertas y elaborarán quesos.

Con el objetivo de evitar el deterioro de los edificios e impedir que los predios donde están las escuelas vuelvan en manos de los hacendados que en su momento donaron el terreno para los centros educativos, vecinos de Cerro Largo ocuparán los terrenos de esas cuatro escuelas, en donde desarrollarán diferentes proyectos productivos. Los mismos se harán en base a los intereses y conocimientos de la población rural, en procura de recuperar los vínculos entre las escuelas y la comunidad que se perdieron debido a la despoblación rural y la ausencia de alumnos.

A pesar de ello, las escuelas permanecerán abiertas ante la expectativa de que aparezcan familias con niños en edad escolar y de esa forma se reabrirán para funcionar como centro pedagógico.

"Las escuelas que no tienen alumnos están cerradas, pero serán entregadas a los vecinos que se postulen para realizar proyectos productivos. Como contrapartida deberán mantengan las instalaciones en buenas condiciones para prever la reapertura ante la llegada de familias con posibles alumnos", sostuvo el maestro Rubén Curbelo, encargado de las escuelas rurales del departamento.

Proyectos.

Varias personas han presentado distintas propuestas en el marco del llamado efectuado por Primaria, para evitar el deterioro de los cuatro establecimientos educativos de la zona: la escuela N° 53 de Sarandí de Aceguá; la N° 91 de Paso de Melo; la N° 45 de Montecito, y la N° 28 de La Mina.

En total hubo 9 proyectos, en los que se propuso "la cría de animales de ordeñe para la elaboración de quesos y yogures que luego puedan comercializarse; trabajar la tierra creando invernáculos o plantar huertas y chacras de grandes extensiones; y criar terneros, corderos y cerdos", indicó Curbelo.

En el pasado, las escuelas rurales eran el centro de la zona, donde se realizaban reuniones vecinales, fiestas, bailes y hasta se recibían las visitas de autoridades de gobierno. "Pero al estar cerradas se perdió ese cometido", explicó el maestro.

Los predios de esas escuelas fueron cedidos por hacendados de la zona hace casi 100 años, pero con la condición de que cuando quedaran sin alumnos, volverían al dueño o a sus herederos. Para evitar eso, los vecinos deberán mantener las instalaciones activas y abiertas.

Hay 20 escuelas con un alumno.

En Uruguay existen 1.125 escuelas rurales a las que concurren unos 20.000 alumnos, es decir: un promedio de 17,7 por centro educativo rural, de acuerdo a datos del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP). De acuerdo al órgano, hay 590 escuelas con menos de 10 alumnos, 250 con hasta cinco niños y 20 escuelas con un alumno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)