PROBLEMÁTICA EN PERIFERIA DE MONTEVIDEO

Vecinos de Casavalle tienen "miedo" por caballos sueltos

No saben quién es el dueño y han hecho denuncias ante la Seccional 17ª.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Comen lo que está en la calle a su alcance: basura y restos de la feria. Foto: M. Bonjour.

La particular denuncia de los vecinos que viven en el barrio Casavalle, esta vez está alejada de los hurtos, las rapiñas y otros hechos delictivos. Piden "por favor que alguien haga algo con los caballos que andan sueltos por todos lados".

Algunos equinos están desde hace años en el barrio, otros son más recientes, pero ninguno, según contaron a El País, tiene alguien que se haga cargo de ellos.

La postal de la tarde en Casavalle se volvió frecuente para quienes viven allí. "Ya nos acostumbramos, qué te voy a decir, están hace tiempo acá, van y vienen todo el día, a veces andan por el medio de Avenida San Martín, alguna que otra vez aparecen en la casa de un vecino", señaló Eugenia, que llegaba a su casa luego de haber ido a buscar a sus hijos a la escuela.

"Me da miedo más que nada por los niños, que le den una patada o algo de eso, porque nunca sabés cuándo los caballos se ponen malos", aseguró la mujer.

En tanto, Miguel, quien hamacaba a su hija en una placita ubicada en San Martín y Capitán Tula, a la misma vez que observaba a escasos metros cómo los caballos pastaban, admitió a El País que no sabe de quiénes son.

En patota.

"Si te fijás, están muy bien cuidados esos caballos, es raro, y siempre andan en grupo, son de seis a 10 que están por todo el barrio", aseguró Miguel.

El hombre contó que "el otro día iba caminando por la calle Los Ángeles y venían como cuatro o cinco caballos corriendo por la calle, los gurises que estaban en la vereda se resguardaron como pudieron. Es un peligro, ¡mirá si matan a uno!".

Juan, que vive por la calle San Martín en el complejo de viviendas Aquiles Lanza, dijo que "los caballos ahora los ves por acá, pero de vez en cuando aparecen por Mendoza o General Flores, llegan a recorrer la feria de Piedras Blancas. Hasta que acá no pase algo no van a hacer nada, han corrido con una suerte bárbara".

Entrevista tras entrevista se repite el relato. Otro vecino, que prefirió no dar su nombre por miedo a que aparezca "el dueño de los caballos a tomar represalias", informó que hizo denuncias en la Seccional 17ª en más de una ocasión y que la respuesta fue nula. No porque los efectivos policiales no quisieran hacer algo, sino porque no tienen los medios ni la infraestructura para atender este tipo de problemática.

El País constató la versión del vecino con la de los policías de la seccional. "Si vos venís a hacer una denuncia formal porque hay caballos sueltos en la calle, nosotros tenemos que ir al lugar y tratar de encontrar al dueño, después intimarlo a que los deje atados y se haga cargo de los animales. El tema es cuando no encontrás a los dueños y los caballos siguen circulando en la vía pública", explicó un efectivo policial.

Aseguraron que "el procedimiento en caso de que no se encuentre a los dueños es notificar al juez de faltas, después la Justicia decide".

La mayoría de las seccionales policiales de Montevideo no tienen espacio ni están preparadas para tener bajo custodia a animales tan grandes. En el caso particular de Casavalle, donde los vecinos denuncian que por lo menos hay una decena de caballos deambulando por la vía pública, "es imposible que sean llevados a las dependencias policiales, porque tenés que pensar en todo, en la comida, en las condiciones sanitarias del animal, son muchas cosas", aseguró un efectivo policial de la Seccional 17ª.

Según dijeron los policías "los caballos están desde hace más de dos años por lo menos".

Antes se los llevaba la Guardia Republicana.

Hace algunos años, la Guardia Republicana llevaba a sus predios a los caballos que eran denunciados por estar sueltos en la vía pública, siempre y cuando existiera una orden judicial. Pero todo se revirtió cuando los equinos con los que trabajaban en el Ministerio del Interior se enfermaron, producto de un contagio con otros que eran traídos de las calles. Desde ese momento, hace unos "dos o tres años aproximadamente, no se hacen más cargo por los problemas sanitarios que se contrajeron", informaron a El País desde la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior (Unicom).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)