LA SALUD DEL REFUGIADO SIRIO

Vázquez: la situación de Diyab no depende del gobierno uruguayo

El presidente uruguayo adelantó queNin Novoa se quedará en Estados Unidos "un día más" que el resto de la delegación para mantener "algunas reuniones con el Departamento de Estado" para intentar buscar una solución a las inquietudes del exrecluso de Guantánamo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jihad Diyab. Foto: EFE.

El presidente Tabaré Vázquez afirmó hoy en Nueva York que la situación de Jihad Diyab, que realiza una huelga de hambre en reclamo de ser reunido con su familia en otro país, "no depende del gobierno uruguayo".

"Este tema, que no es fácil, no depende del gobierno uruguayo. Se está haciendo todo lo posible, pero reitero lo que hemos dicho en más de una oportunidad: si los países a los que el ciudadano sirio quiere ir no lo reciben, no podemos hacer nada", expresó el mandatario en una conferencia concedida a medios uruguayos tras su participación en la Asamblea General de Naciones Unidas.

No obstante, aseguró que "es un tema que preocupa" a su administración, y adelantó que el canciller Rodolfo Nin Novoa se quedará en Estados Unidos "un día más" que el resto de la delegación para mantener "algunas reuniones con el Departamento de Estado" para intentar buscar una solución a las inquietudes de Diyab.

Para Vázquez, el hecho de que el sirio, que realizaba una huelga de hambre (aceptó consumir líquidos hasta el lunes) haya vuelto a hidratarse "distiende un poco la situación".

"Se hace lo que se puede. Milagros no hay posibilidad de hacer, por lo menos de nuestra parte, concluyó.

Diyab realiza desde hace alrededor de un mes una huelga de hambre y durante alrededor de dos semanas no ingirió líquidos, para reclamar que sea reunido con su familia en un país distinto de Uruguay, preferentemente árabe o de confesión musulmana.

A pedido de los activistas allegados a él, este lunes accedió a hidratarse por un plazo de una semana para "dar tiempo" al Gobierno en sus negociaciones, ya que corría riesgo "inminente" de perder la vida, informaron fuentes cercanas al sirio.

El refugiado abandonó Uruguay a mediados de junio y a fines de julio se presentó en el consulado de ese país en Caracas, donde pidió apoyo para completar sus reivindicaciones, pero a la salida de dicha sede diplomática fue detenido por las autoridades venezolanas y deportado a Uruguay semanas después.

Junto a otros tres sirios, un tunecino y un palestino fue acogido en Uruguay en diciembre de 2014 como parte del compromiso del entonces presidente uruguayo José Mujica de colaborar con su par estadounidense, Barack Obama, en el plan de cierre del penal de Guantánamo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)