fernando tomasina

"Vázquez dijo que había plata para el Clínicas; estamos esperando"

El decano de la Facultad de Medicina advierte que la reforma del Hospital de Clínicas es impostergable. Dice que confía en el presidente Tabaré Vázquez, que prometió los 100 millones de dólares que se necesitan para la remodelación de la planta física del centro, pero al mismo tiempo señala que aún no hay noticias de la plata y que la alternativa que se maneja desde el Ministerio de Salud Pública (MSP), de que se pague con una inversión público privada, no va con “la política de la Facultad”. Sobre el Presupuesto en general, en tanto, sostiene que falta dinero para atraer a más docentes. Un grado 5 gana 20.000 pesos por 20 horas semanales..

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"En biología no hay problemas críticos, pero sí en relación a la compresión lectora", dijo.

—En un momento el Poder Ejecutivo dijo que se iba a financiar el proyecto de remodelación edilicia del Hospital de Clínicas, que tiene un costo de 100 millones de dólares. Sin embargo, esto no está en el Presupuesto. ¿Ya les dijeron cómo lo van a financiar?

—Eso es lo que está por verse. Nosotros confiamos en lo que expresó el propio presidente Tabaré Vázquez de que existían los recursos para la reconversión. Lo dijo el día en que asumió. Confiamos en eso. El tema es que hasta ahora no tenemos claro cuál es la vía de financiamiento. El Hospital necesita mejores condiciones. Por ejemplo, en el área de internación asistencial médica quirúrgica hay salas generales y ese modelo ya no existe. Las personas no tienen privacidad... La condición de tener baño general no está acorde con los estándares que hoy todos reclamamos. Esos aspectos son críticos hoy en el Hospital. Aunque es cierto que el Clínicas tiene contrastes y hay áreas que están muy bien.

—El Ministerio de Salud Pública (MSP) maneja la alternativa de que la reforma se pague con una inversión público privada. ¿Cómo ve esa posibilidad?

—Nosotros estamos esperando. Obviamente pensamos en la lógica de lo que nos dijo el Poder Ejecutivo; si hay un financiamiento distinto, o algo que condicione el proyecto, habrá que discutir.

—Una de las alternativas que se planteó es que la PPP haga la reforma y luego se encargue del mantenimiento, tanto edilicio como de la limpieza…

—Tenemos que discutirlo en el ámbito universitario. Está claro que nuestra forma de conducción es cogobernada.

—Los no docentes, por ejemplo los que se encargan de la limpieza, ¿no se podrían sentir perjudicados con una PPP?

—No solo se podrían ver perjudicados ellos, sino todos. Hemos estado investigando ya sobre inversiones público privadas en el exterior, vimos casos en España y en otros países de América Latina, y hay un gran abanico, desde lo que solo respecta al cuidado a nivel edilicio, hasta algunos que claramente transitan por la tercerización y privatización de servicios.

—¿Y ustedes con eso no estarían de acuerdo?

—Esa no es la política de nuestra Facultad de Medicina.

—¿Esperaban que fuera un camino más fácil el del acceso al dinero que se necesita?

—Todos sabemos que es una inversión importante… Hoy es una incógnita lo que va a pasar con el Clínicas. Una gran duda.

—¿Está conforme con lo que se le ha destinado desde el Presupuesto a la Facultad?

—Esperábamos una partida incremental por el programa académico, que es el que permite generar cargos docentes, acorde con el aumento de la demanda. La numerosidad ha sido creciente en toda la Universidad, pero particularmente en la Facultad, sus 20 carreras de grado han tenido un crecimiento muy importante en los últimos años. Eso realmente es un problema que genera una tensión, una sobrecarga para los docentes en cuanto a la atención de la necesidad de formación de los estudiantes.

—¿Cuántas personas hay por grupo?

—En la carrera de medicina este año ingresaron 1.700 estudiantes y el histórico está en el entorno de 1.000. Y esto con los mismos docentes, lo que significa que aquellos grupos pequeños que había, se convirtieron en grupos medianos. Son grupos de entre 30 y 35 estudiantes, cuando lo ideal está en el entorno de 15 a 20. Esto en particular para lo que es el primer trienio, y se agudiza esta situación en las áreas de laboratorios de práctica, que frecuentemente los docentes tienen que subdividir sus grupos. Hemos hecho un gran esfuerzo, en particular los docentes y los estudiantes, colaborando para generar el uso de diferentes herramientas, como lo es el espacio virtual de aprendizaje. También hemos forzado de alguna manera la generación de tutores pares que acompañan a los grupos de estudiantes que ingresan. Esto es aprovechar al extremo los recursos, pero obviamente esta situación tiene sus límites, y esa es la preocupación que hoy tenemos, porque habíamos centrado en el actual presupuesto la posibilidad de corregir las situación. Es verdad que nuestra Facultad tiene una ventaja en el presupuesto, en el sentido de que existe un programa conjunto con la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) de fortalecimiento y formación de recursos humanos, y esto permite generar horas docentes para ampliar la plataforma.

—Descontando lo vocacional, ¿es atractivo para un médico ser profesor en la Facultad?

—La realidad es que la mayoría de los docentes son part time y tienen un volumen horario que va entre las 20 y las 24 horas semanales. Tenemos 100 docentes en régimen de dedicación total y la gran mayoría son de las disciplinas básicas, me refiero a aquellas que no están vinculadas con la asistencia; aspiramos a tener mayor cantidad de docentes también en el área clínica con una dedicación mayor, pero la verdad es que no competimos con los salarios que tenemos.

—¿Cuánto gana un grado 5 de la Facultad?

—Depende de la carga horaria, pero el líquido por 20 horas de trabajo anda en el entorno de los 20.000 pesos. A medida que se aumenta la dedicación hay un valor adicional, el valor hora vale más después de las 20 horas. En una dedicación total, que no se puede trabajar en otro entorno, los líquidos están en el entorno de los 70.000 pesos.

—Hay un problema recurrente que es el de la falta de postgrados, que luego repercute en la carencia de especialistas. ¿Cuál es la situación actual?

—En los últimos años se ha mejorado con el Programa de Fortalecimiento y Formación de Recursos Humanos del Subsector Público, que permitió crear unidades docentes asistenciales en particular en aquellas especialidades críticas, como fue en su momento la anestesiología, que prácticamente ahora está corregida. Creo que hemos avanzado desde la situación 2010 que era crítica, que se estaban formando unos 10 residentes por año, aumentamos y llegamos a tener hasta 33 en anestesiología. Prácticamente está llegando al número. Lo mismo ha ocurrido con urología, pediatría, bromatología…

—¿Qué tan buena es la formación de los alumnos que llegan de Secundaria?

—Tenemos un ciclo introductorio que oficia de liberador de la realidad que traen los estudiantes. Hemos realizado pruebas para conocer el nivel con el que vienen, en biología no hay problemas críticos, pero sí aparecían en relación a la comprensión lectora. Ha existido preocupación porque es un elemento importante, puede ser una gran barrera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)