CON EL PIE EN EL ACELERADOR

Vázquez citó al gabinete ante el acuerdo con UPM

El presidente adelantó el Consejo de Ministros por su viaje a México.

Tabaré Vázquez por Arotxa.
Tabaré Vázquez por Arotxa.

Profesionalismo, seriedad y mucha ejecutividad. Esas son las tres directivas claves que el presidente de la República, Tabaré Vázquez, quiere que su equipo aplique para trabajar en la segunda etapa de negociación con la empresa finlandesa UPM.

Así lo aseguraron tres de sus ministros a El País ayer en la tarde cuando comentaron que el mandatario los había convocado para hoy a una reunión extraordinaria de Consejo de Ministros.

El presidente conversó de estos temas de manera informal con algunos de los secretarios de Estado que trabajaron en las negociaciones con UPM. Vázquez partirá en misión oficial el domingo en la tarde con destino a México. Por eso decidió adelantar la reunión del Consejo de Ministros que se realiza habitualmente todos los lunes.

La convocatoria fue fijada para hoy a las diez de la mañana. El presidente explicó a la prensa ayer que en el encuentro pondrá sobre la mesa los lineamientos generales para comenzar a afrontar la segunda etapa de las negociaciones clave para confirmar la inversión.

Según comentó uno de los jerarcas consultados por El País, la reunión también servirá para delinear la estrategia que desplegarán los ministros cuando comparezcan al Parlamento a informar del acuerdo a la oposición, el día 28.

En el encuentro el jefe de Estado informará sobre el viaje a Ciudad de México, donde se reunirá con su par mexicano, Enrique Peña Nieto, y celebrará la concreción de la firma del contrato de inversión entre el Estado uruguayo y la empresa finlandesa UPM.

El acuerdo sellado en la noche del martes 7 de esta semana supone un paso importante para la concreción de la inversión más grande en la historia del país. Se trata de US$ 4.000 millones que correrán por cuenta de la empresa finlandesa, y otros US$ 1.000 millones que debe desembolsar el Estado uruguayo para obras de infraestructura y logística.

Por este hecho, el Frente Amplio suspendió la reunión de la Mesa de la Agrupación Nacional de Gobierno, citada para hoy a las 8:30. El objetivo de esta instancia era informar sobre la "marcha de las prioridades legislativas".

La agrupación es presidida por la presidenta de la Asamblea General, Lucía Topolansky, quien deberá asistir mañana a la residencia presidencial de Suárez y Reyes para la reunión del gabinete.

La senadora del Movimiento de Participación Popular (MPP) ocupa el lugar del vicepresidente de la República, tras la renuncia de Raúl Sendic. Por tal motivo el partido de gobierno decidió postergar esta instancia para los próximos días, comentaron a El País fuentes del Frente Amplio.

La nueva etapa que se inicia a partir de la firma del acuerdo es clave para la concreción del emprendimiento. Esta decisión será tomada por la empresa finlandesa con una fecha límite fijada para febrero de 2020.

Para esa decisión serán cruciales los avances en todos los puntos acordados en el memorándum, con especial foco en la parte de infraestructura, logística y condiciones operativas.

"El presidente tiene claro que todo el equipo tiene que poner todos los esfuerzos para que salga. Es la prioridad", dijo a El País uno de los ministros que mañana participará de la reunión del gabinete. Algunos de esos puntos serán el centro de esta reunión de trabajo.

Más trabajo.

El presidente Vázquez se refirió ayer al acuerdo con UPM. El mandatario ofreció una entrevista al portal web del Frente Amplio. El partido de gobierno divulgó un adelanto ayer en su cuenta oficial de Twitter.

El presidente dijo que aún queda mucho por hacer en materia de trabajo y producción. "Hemos trabajado muy fuerte para ver si logramos la instalación de una tercera planta de celulosa. ¿Porque nos guste la pasta de celulosa? No. Porque genera puestos de trabajo. Muchos durante la construcción de la fábrica y toda la infraestructura que necesitará", explicó Vázquez. A su vez informó que una vez instalada la fábrica, el megaemprendimiento generará una centena de puestos laborales directos. "También lo que genera después de que esté instalada, tantos puestos directos como indirectos, y no sólo para las personas, sino para las empresas, generalmente empresas uruguayas pequeñas", dijo el mandatario.

En la entrevista el presidente aclaró que esa es la mejor forma de generar políticas sociales que aporten a la distribución de la riqueza y ataquen la desigualdad social.

De acá y de allá.

Según el contrato de inversión el emprendimiento generará en promedio 3.000 puestos de trabajo, con picos de 5.000 durante la construcción de la fábrica. Y una vez puesta en marcha la pastera empleará a 4.000 personas de forma directa, que estarán relacionadas con la operación en la actividad primaria, industrial y logística.

El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, dijo a El País que el acuerdo en el área laboral es "inédito" ya que garantiza la negociación tripartita y el compromiso del gobierno de avalar por decreto lo acordado.

"Esta es la primera vez que se da. Tanto que se habla de secretismo, acá están todos los temas sobre la mesa y garantías para todas las partes", dijo.

A su vez ratificó que el gobierno logró acordar que se cumpla lo establecido en cuanto al porcentaje de trabajadores extranjeros.

"Se ratificó la vigencia de la actual Ley de Zonas Francas, que establece que habrá 75% de trabajadores uruguayos y hasta 25 % de extranjeros. Esto será medido a lo largo de toda la obra", dijo el ministro Murro. El jerarca recordó que este punto fue muy discutido, ya que la empresa pretendía que el gobierno accediera a aumentar el porcentaje de personal extranjero de 25% a 35%.

Carmelo Vidalín se mostró satisfecho.

El intendente de Durazno, Carmelo Vidalín, dijo que la zona del centro del país (donde se ubicaría la segunda planta de UPM) deberá ahora trabajar "para preparar a la gente y prepararnos todos para cuando este emprendimiento comience, podamos demostrarle a través del trabajo y a través de acciones el agradecimiento al gobierno por el esfuerzo que ha hecho".

En declaraciones a radio Uruguay, Vidalín celebró la firma del acuerdo, porque "el país necesita de este tipo de inversiones", señaló.

"Felicito al gobierno por lo que ha hecho en más de un año".

EN FINLANDIA

El anuncio pasó casi totalmente inadvertido.

Cuando el gobierno anunció el acuerdo alcanzado con UPM, en Finlandia había 15°C menos. Pero la información no calentó ni enfrió el ambiente en el país europeo, donde la noticia apenas ocupó un modesto destaque en las páginas especializadas de Economía.

El profesor de Política Mundial de la Universidad de Helsinki, Teivo Teivainen, en cambio, siguió de cerca los pasos que se fueron dando. Y tras el anuncio, el docente se expresó: "Hubiera sido extraño que no se alcanzara un acuerdo con lo desesperado que se ha mostrado el gobierno uruguayo".

A Teivainen le llamó la atención que, repetidamente, se anunciara que se "está por firmar" o que "hay buenas condiciones", cuando "no parece ser una estrategia de negociación de igualdad". El profesor recordó que Uruguay fue como David que le ganó a Goliat en el juicio a la tabacalera Philip Morris, pero que "en el caso de UPM no queda claro cuál es el David y cuál es el Goliat".

Teivainen está investigando hasta qué punto un tratado de inversión puede quitarle soberanía a un país, refiere al asunto desde un bar de Helsinki, en el bohemio (e intelectual) barrio de Kallio. Mientras conversaba con El País, salió a la calle a consultarles a las dos primeras personas que se cruzó si tenían conocimiento de la megainversión de UPM en Uruguay. Y aunque el juego carece de rigor científico, comprobó lo que imaginaba: le contestaron que "ni idea". UPM aún tiene casi dos años para terminar de estampar la rúbrica que confirme la inversión. Pero para Teivainen, "todo hace pensar que la obra se concretará: la empresa no tiene mucho lo que perder".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)