FUERZAS ARMADAS

Vázquez y Astori exigen el impuesto a militares

Enfrentan a Mujica, que quiere una reforma militar global.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Militares retirados están preocupados por la afectación de los derechos adquiridos. Foto: F. Ponzetto

No son opiniones cualesquiera. Tanto el presidente Tabaré Vázquez como el ministro de Economía, Danilo Astori, relativizaron las intenciones del expresidente y líder del MPP, el senador José Mujica, de estudiar en el Parlamento una reforma global de la estructura de las Fuerzas Armadas que abarcara la carrera militar, la dimensión de las fuerzas y además el sistema de retiros.

Para Vázquez y Astori, "es prioritario" bajar el déficit anual que deja el Servicio de Retiros y Pensiones Militares (SRPM), que ronda los US$ 450 millones anuales, y por eso el ministro quiere que "no se frene" su tratamiento legislativo y el mandatario que se vote "lo antes posible" el impuesto a los retirados militares.

Convencido de que hay que hacer "un esfuerzo por la racionalización" de las Fuerzas Armadas, lo cual entiende que es "previo" a reformar el servicio de retiros y pensiones militares —como ha pedido en forma urgente el Poder Ejecutivo— el senador Mujica lanzó la semana pasada en la comisión de Defensa del Senado la idea de plantear en la interna del gobierno un reordenamiento de los temas.

En ese momento el MPP pidió "una semana" de plazo para hacer "los contactos al más alto nivel" dentro del Frente Amplio.

La semana de plazo pedida expiró ayer y por las expresiones de Vázquez y Astori el tema queda por el camino y el gobierno pedirá a sus legisladores que vuelvan a la carga con el impuesto a los militares retirados y la reforma del Servicio.

Vázquez comentó en Cerro Largo que "se puede estudiar las dos cosas simultáneamente y avanzar en las dos", pero le asignó relevancia al déficit del Servicio, cuando aclaró que "nosotros nos basamos en la propuesta de considerar el impuesto a las jubilaciones y la reforma de la mal llamada Caja Militar. Esto es prioritario para el gobierno y apostamos a que se apruebe lo más rápido posible".

A su vez, Astori comentó algo en una línea similar. El de Mujica "es un planteo de recibo. A mí me parece que todo enfoque global sobre las Fuerzas Armadas puede ser útil y positivo para el país", dijo, y agregó que "eso no le quita urgencia a la reforma del sistema del Servicio".

Y agregó que "ojalá que no se frene una reforma que es urgente. Bienvenido sea un estudio profundo y riguroso sobre las Fuerzas Armadas, pero que no sea una dificultad para enlentecer una reforma que es extraordinariamente urgente".

Desconfianza.

Mientras, a nivel de la bancada de legisladores del Frente Amplio se juega otro partido. La bancada de senadores oficialistas espera un proyecto de ley del Poder Ejecutivo sobre la reestructura de las Fuerzas Armadas, que incluya cambios en los escalafones de los grados superiores y eso permita la reducción del número de oficiales. Ese sería el paso previo a aprobar la reforma de la Caja Militar.

Además, se maneja otra propuesta para extender la cantidad de meses durante los que aplicar el impuesto transitorio a jubilados que, según el proyecto, caería a mediados de 2018.

Esto no es creíble para los retirados militares que en una asamblea la semana pasada desconfiaron de las intenciones del gobierno de poner fin algún día al impuesto.

Las autoridades del Ministerio de Defensa trasmitieron a la bancada oficialista que la reestructura, donde se modifica la ley orgánica de las Fuerzas Armadas, estará pronta en los próximos meses y será enviada al Parlamento.

"Sacando el impuesto, quizás se puede llegar a hacer coincidir que la reforma de la Caja Militar y la reestructura puedan caminar juntas en el tratamiento parlamentario", dijo a El País la senadora Ivonne Passada del MPP.

Para el PVP la reforma es "gradual" y "tenue"

El Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) consideró "imprescindible" e "impostergable" aprobar ahora mismo la reforma del Servicio de Retiros y Pensiones militares (SRPM), al tiempo que volvió a llamar "privilegios" a esas pasividades. En un comunicado, el sector del oficialismo dijo que "los uruguayos contribuimos con más de 400 millones de dólares al año (más de un millón de dólares por día) para sustentar los privilegios jubilatorios de una oficialidad que tiene prestaciones muy superiores al resto de la población (...) Todas las otras cajas han sido reformadas. Las presiones ejercidas tanto desde los centros de retirados militares, como de las más altas jerarquías en actividad (por ejemplo discurso del comandante en jefe del Ejército) buscan dejar sin efecto esta reforma.

El proyecto enviado al Parlamento por el Poder Ejecutivo, establece una reforma extremadamente gradual y tenue. Sus resultados tardarán años en concretarse. Sin embargo aprobar hoy la reforma es un paso absolutamente imprescindible en materia de equidad en seguridad social", señala el PVP.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)