A TRANCAR FUERTE

Uruguay y Venezuela viven su peor relacionamiento en 40 años

“Ante ofensas públicas” de Maduro, el presidente Vázquez le exige “disculpas públicas”.

El BlackBerry negro explotaba de mensajes de texto. Pero Raúl Sendic solo respondía algunos de los saludos que invadían de felicitaciones su teléfono celular. El Frente Amplio había confirmado su tercer mandato en el poder, y José Mujica había llegado al comando de campaña para felicitar a Tabaré Vázquez.

La charla fue cortada por una llamada. Nicolás Maduro tenía el contacto directo de Sendic, y le pidió para hablar con "el triunfador". "Presidente, lo quiere saludar un amigo", dijo y pasó su teléfono. Del otro lado el venezolano no ahorró en elogios y lo invitó a trabajar en conjuntos "por una América Latina más unida".

Aquella amistad quedó en el recuerdo. Las llamadas por teléfono no son correspondidas, y la hermandad ideológica quedó en un segundo plano. Maduro busca un aliado en Latinoamérica para legitimar su gobierno, pero cometió un error. El venezolano atacó a una de las figuras más cercanas a Vázquez y desató su enojo.

"Estoy llamando al presidente Tabaré Vázquez desde hace una semana para conversar sobre las declaraciones y actitud de su Cancillería, porque yo quiero al presidente Tabaré, lo aprecio de verdad", dijo Maduro en la noche del domingo.

Pero Vázquez no quiere hablar con Maduro. El jefe de Estado uruguayo se cansó de la actitud del venezolano, y le molestó muchísimo que criticase a su canciller, Rodolfo Nin Novoa. "¡Está recaliente!", así prefirió explicar el malestar de Vázquez una de las fuentes del Ejecutivo consultadas ayer por El País.

El presidente inició el Consejo de Ministros de ayer dando "su mayor respaldo" al canciller Nin Novoa. Dedicó varios minutos a hablar del tema y dijo que el ministro de Relaciones Exteriores estaba actuando "excelentemente", dijeron a El País dos fuentes del Ejecutivo.

En esa línea manifestaron el apoyo a Nin Novoa cada uno de los ministros. Casi en coro. El canciller agradeció. Pero Váz-quez no quiso quedarse ahí. Dijo que lo de Maduro era muy grave, y una acusación de tal magnitud merecía disculpas públicas. "A ofensas públicas, disculpas públicas", dijo bien concreto el presidente y comentó que no tenía intención de atender telefónicamente al presidente venezolano hasta que se retractara.

Por eso anunció que emitiría una declaración pública. El texto expresa el malestar de Vázquez. Pocas veces el líder del Frente Amplio se ha manifestado tan duro contra otro jefe de Estado.

Maduro dijo el fin de semana que la Cancillería uruguaya estaba coordinando con el Departamento de Estados de Estados Unidos para plantarse en contra del gobierno venezolano.

Ante sus afirmaciones Váz-quez fue directo. "Rechaza tajante y categóricamente las acusaciones referidas", escribió en la carta firmada. En el texto pidió a Maduro que presente las pruebas ante las acusaciones.

"Solicita al Sr. presidente Nicolás Maduro que proporcione las pruebas de la infundada denuncia; en caso contrario, se retracte públicamente en virtud de que expresiones como las manejadas, afectan gravemente el relacionamiento tradicional amistoso ente los dos países", concluye la carta de Vázquez.

Maduro eligió mirar para el costado. Si bien el gobierno no envió la carta al gobierno venezolano, la Cancillería de Venezuela está enterada del pedido de Vázquez. Desde aquí se informó a Maduro. Pero el presidente venezolano no quiso pedir disculpas. Ayer en la noche hizo una declaración de más de una hora sin una sola referencia directa a Uruguay.

Sí pidió por "no traicionar la unidad latinoamericana" y dijo que tiene el apoyo del Papa Francisco.

Para el gobierno frenteamplista no fue fácil reconocer la crisis política en Venezuela. Incluso hasta hace muy poco tiempo —menos de dos meses— el presidente Vázquez dijo que en el país caribeño hay democracia. En una entrevista con la cadena internacional alemana Deutsche Welle remarcó que en ese país funciona la separación de poderes.

Ahora la situación es diferente. El escenario político venezolano agudizó su crisis y la comunidad internacional coincide en que allí no hay democracia. El punto de quiebre fue la intención del máximo órgano de la Justicia de intentar asumir el papel del Parlamento.

Uruguay se tomó 24 horas para analizar la situación, y el viernes 31 de marzo acordó una declaración de repudio, conjuntamente con los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay.

El sábado los cancilleres del Mercosur avanzaron un poco más y dieron el ultimátum para que el país liderado por Maduro restablezca el orden democrático. De lo contrario aplicarán la Cláusula Democrática y el país —que está suspendido como miembro del Mercosur— quedará expulsado del bloque.

Ahora el enojo de Vázquez con Maduro incrementa la tensión entre ambos países. El presidente uruguayo espera las disculpas del venezolano. La declaración marcó el peor momento de las relaciones bilaterales en 40 años, cuando en junio de 1976 Venezuela rompió relaciones por el caso de la militante anarquista Elena Quinteros. La maestra y manifestante contra la dictadura militar fue detenida e intentó refugiarse en la embajada venezolana en Montevideo. Los militares la sacaron de allí secuestrándola y desde entonces desapareció. El gobierno venezolano decidió romper las relaciones.

Desde aquel momento no se recuerda un episodio de tanta tirantez como el actual. La situación es delicada, y puede ser el marco para una nueva ruptura de relaciones. En América del Sur, Perú ya lo hizo. Uruguay espera.

El Frente se alineó con Vázquez.

La bancada del Frente Amplio se reunió anoche para evaluar el enfrentamiento diplomático entre Uruguay y Venezuela tras la carta que escribió el presidente Tabaré Vázquez a su par Nicolás Maduro exigiéndole que se retractara.

Todos los sectores se alinearon con Vázquez y acordaron que en caso de que la oposición presente una moción sobre Venezuela, la bancada tiene que mostrar unidad.

Esto no implica que el Partido Comunista mantenga silencio sobre la resolución aprobada la semana pasada por la Mesa Política del Frente Amplio, la cual fue votada en contra por el sector.

La declaración reconoce la "desestabilización del orden institucional" en Venezuela, a partir de la decisión del Tribunal de Justicia de disolver la Asamblea Nacional.

En la Mesa Política del pasado viernes, el Partido Comunista se mantuvo firme en su defensa del mandatario venezolano Nicolás Maduro.

Ayer, en la reunión del Secretariado de la coalición todos los sectores cerraron filas con el presidente, en el entendido que Maduro se extralimitó en los comentarios que hizo durante su audición semanal.

ANTE RESPUESTA PRESIDENCIAL.

Críticas y apoyos de la oposición.

La postura del presidente Tabaré Vázquez respecto a su homólogo Nicolás Maduro tuvo eco en los partidos de la oposición, que reaccionaron de distinta forma. Desde el Partido Nacional se dijo que fue "una jugada para la tribuna", en tanto la Unidad Popular calificó la reacción como "lamentable". No todos fueron mensajes negativos: desde los partidos Colorado e Independiente se apoyó el tono empleado por el mandatario. En declaraciones a El País el senador Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) dijo que el gobierno "recibe lo que sembró" porque "tuvo una relación confusa con el régimen de (Hugo) Chávez primero, y de Maduro después". Para Larrañaga, Vázquez con su postura de ayer "juega para la tribuna" porque "ese emplazamiento no tiene efecto en el señor Maduro que no para de insultar a quien se le cruce por el camino". Ayer, el Directorio del Partido Nacional aprobó una declaración muy crítica hacia la situación en Venezuela, diciendo que "frente a la grave circunstancia de acoso y atropello a la institución parlamentaria y los fueros de los miembros de la Asamblea Nacional, que verifica una ruptura que puede ser denominada como golpe de estado, entendemos que se deben activar las acciones que corresponden a tan grave ruptura democrática". Mientras, el diputado del Partido Independiente Iván Posada apoyó la respuesta presidencial, pero pidió que el gobierno retire a la encargada de negocios en la embajada uruguaya en Caracas, Verónica Ramírez. Uruguay no tiene embajador en ese país. "Fue acertadísimo el comunicado del presidente", declaró el diputado Ope Pasquet a El País. "Es positiva la actitud de firmeza porque esto afecta las relaciones. Esta es la respuesta que esperábamos", afirmó el legislador de Batllismo Abierto. El diputado de Unidad Popular Eduardo Rubio consideró "lamentables" las expresiones de Vázquez porque muestran "la relación estrecha de este gobierno, llamado progresista, con Estados Unidos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)