POLÍTICA MILITAR

Uruguay resigna terreno en operaciones de paz

Regresaron 200 efectivos y bajarán los aportes de la ONU.

Haití: la misión finalizó, los efectivos se volvieron para el país y ahora Defensa busca otra actividad. Foto. AFP
Haití: la misión finalizó, los efectivos se volvieron para el país y ahora Defensa busca otra actividad. Foto. AFP

Con el regreso al país de más de 200 efectivos de las Fuerzas Armadas, el contingente uruguayo al servicio de las Naciones Unidas terminó bajando a la mitad respecto a los últimos años, con los perjuicios que ello conlleva: con el mismo presupuesto que destina el Poder Ejecutivo hay que alimentar, equipar y ocupar a más personas y a su vez el país recibe menos ingresos.

Esa es una de las conclusiones de un trabajo elaborado por el Partido Nacional presentado en la comisión de Defensa Nacional del Senado, en donde se analizó la reciente decisión del gobierno de hacer retornar al país dos centenares de efectivos del Ejército y la Armada que estaban al servicio de la misión de la ONU en la República Democrática del Congo. Si bien aún permanece en el exterior una cantidad de 900 miembros de las Fuerzas Armadas, es bastante menos de lo que había algunos años atrás.

En el Ministerio de Defensa se barajan algunas posibles misiones para enviar efectivos y aliviar la presión sobre el presupuesto de la cartera, pero aún no hay una definición al respecto. El tema debe ser coordinado junto con el ministerio de Relaciones Exteriores.

En el documento presentado ante la comisión de Defensa por el senador nacionalista Javier García, al que accedió El País, se sostiene que el gobierno está "sin rumbo" en la materia y que internacionalmente "se ha perdido peso y liderazgo" en Naciones Unidas, pese a que Uruguay desempeña un alto cargo ejecutivo en el organismo. El general del Ejército Carlos Loitey es asesor militar del director del Departamento de Operaciones de Misiones de Paz de Naciones Unidas.

"Nuestro país se encuentra en un proceso de retroceso en lo que fue un importante valor agregado de nuestra política exterior. El gobierno se encuentra sin rumbo en la materia, no existe información clara ni acciones concretas para retomar un camino de indudable beneficio para el país y las Fuerzas Armadas", establece el documento.

Según el estudio, desde 2005 a la fecha ingresaron a Uruguay por su participación en misiones operativas de paz de ONU aproximadamente US$ 600 millones.

"Si se tiene en cuenta que las Fuerzas Armadas han sido postergadas deliberadamente en su tratamiento presupuestal, solo los ingresos por misiones de Paz lograban compensar los bajos recursos presupuestales", establece el material.

Inversiones.

El propio comandante en jefe del Ejército general, Guido Manini Ríos, reconoció frente a esta realidad que con parte de ese dinero se renovaba equipamiento y se hacían inversiones, dado que más del 80% del presupuesto de Defensa se iba en salarios. Ahora, admitió que las inversiones deberán ser postergadas.

Asimismo, en el documento se sostiene que "el soldado uruguayo pertenece a los sectores más pobres y postergados de la sociedad. Su participación en misiones de paz suponía ingresos indispensables para su familia. Ante bajos sueldos, estos fondos lograban paliar situaciones muy difíciles".

"La institución como tal también lograba cubrir inversiones imposibles de realizar con los exiguos recursos presupuestales, como la renovación de equipos y otros gastos indispensables. Hasta sus propios uniformes se adquieren en el Ejército con recursos provenientes de las misiones de paz", añade.

También en lo político hay dificultades con esta reducción. "Uruguay fue de los principales contribuyentes en el mundo en cuanto a su participación en las misiones y ese protagonismo lo llevó a ser destacado y reconocido en el marco de la ONU. En buena medida es la causa de que nuestro país ocupara un lugar en el Consejo de Seguridad de esa organización", afirma el documento.

Y agrega que en los últimos años, "por diferentes circunstancias, algunas externas y otras de política interna vinculadas a las diferencias en el oficialismo, esa política de Estado se ha diluido".

Y como conclusión el documento establece que "la pérdida de peso y liderazgo, y la aparición de nuevos actores regionales y de fuera de la región que pugnan por participar en misiones de paz suponen un escenario más difícil de futuro".

Abriendo caminos en el África profunda.

La compañía de Ingenieros "Uruguay I" culminó su presencia en la República Democrática del Congo tras modificaciones realizadas por la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en ese país. La compañía tuvo la misión de proporcionar movilidad, capacidad de supervivencia y apoyo general de ingenieros y logística, informó el Ejército. "La importancia de la presencia de ingenieros orientales en territorio congoleño fue vital, actuando en áreas alejadas, como Dungu en la frontera norte con el Sudán del Sur, una región casi virgen del África profunda. Esa localidad se vio beneficiada con un aeropuerto construido por nuestros hombres", sostuvo en la bienvenida de la tropa el comandante en jefe, general Guido Manini Ríos. Desde el año 2010 los ingenieros del Ejército uruguayo se desplegaron con más de 190 integrantes por contingente y el último destino fue la ciudad de Kavumu en el Kivu del Sur.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)