INVERSIÓN EN CELULOSA

UPM y gobierno acuerdan y segunda planta avanza firme

En las próximas semanas inician los trabajos para la firma del contrato.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
UPM pretende comenzar a construir la enorme planta el año que viene. Foto: F. Ponzetto

Al presidente Tabaré Vázquez no le gusta vender la piel del oso antes de cazar al animal. La metáfora es un latiguillo recurrente en los discursos del mandatario cuando se refiere al megaproyecto de UPM. Pero ayer, tras una reunión con los representantes de la multinacional finlandesa, la instalación de la segunda planta de celulosa avanzó con firmeza.

Ahora comenzarán los trabajos para la firma del contrato de inversión, un proceso que llevará unos meses, contaron al final de la tarde de ayer dos fuentes de la Presidencia de la República a El País.

El acuerdo entre el gobierno y la empresa UPM implica el compromiso de "mantener cautela y perfil bajo". Los finlandeses quieren evitar que se generen expectativas a nivel internacional que impacten en la cotización de las acciones de la empresa. Por eso Vázquez va a esperar un poco más "para vender la piel del oso" y festejar la concreción de la inversión más grande en la historia del país.

El jefe de Estado citó de forma urgente a todo su gabinete ministerial ayer a las 18 horas. En la reunión recibieron la respuesta de UPM a los planteos expuestos por el gobierno.

Durante meses los jerarcas del Ejecutivo negociaron con la delegación finlandesa sobre 17 puntos clave para la instalación de la planta de celulosa. Entre ellos estaban las condiciones para la conformación de una zona franca —donde funcionará la industria—, el canon que pagará y el precio de la energía, además de otras cuestiones impositivas.

El punto 17 se vinculaba al pedido de la multinacional para que se la exonere del pago del Impuesto al Patrimonio, algo que el gobierno de José Mujica concedió a la pastera Montes del Plata.

Sin embargo, Vázquez se opuso a acceder al pedido, ya que lo impiden disposiciones legales. "Este gobierno actúa todo dentro de la ley y la Constitución, y nada fuera de ella", dijo la semana pasada durante el Consejo de Ministros.

A pesar de esa negativa, el resto de los puntos estaban acordados con UPM. Incluso, esa exoneración no significaba un gran monto para la empresa finlandesa. Desde el gobierno comentaron a El País que, según las estimaciones oficiales, la cifra no supera los US$ 3 millones.

La delegación de UPM analizó el tema durante estas semanas y ayer dio su beneplácito. Ahora el acuerdo está firme y comenzarán a ultimarse los detalles del contrato final, explicaron a El País tres participantes de la reunión.

El hermetismo pactado en el encuentro fue casi total. Oficialmente solo se conocieron dos comunicados. En la página web de Presidencia de la República publicaron un video del encuentro. Las imágenes muestran a Vázquez disertando, pero sin audio. La decisión fue tomada para mantener en reserva lo tratado en la reunión.

Comunicados.

Lo acordado entre las partes fue manejar el entendimiento como: "Acuerdo en los principales temas con UPM", y así lo tituló el gobierno uruguayo en la web. Los finlandeses fueron un poco más cautelosos. Optaron por hablar de "avances en las negociaciones".

Sin embargo, todas las fuentes de gobierno remarcaron que el tema esta "súper bien encaminado". Así lo dijo uno de los consultados que sostuvo que el proyecto se va a concretar. "La disposición mostrada ayer por parte de UPM fue clave. Si bien hay que tener mesura, la construcción de la segunda planta está firme", dijo una alta fuente del gobierno de Vázquez a El País ayer de noche.

"Existe acuerdo respecto a los principales temas de la agenda de negociación sobre el desarrollo de la infraestructura y otros requisitos, así como el impulso a la concreción de los beneficios derivados del proyecto en términos del desarrollo nacional y local", señala el comunicado del Poder Ejecutivo divulgado ayer de tarde.

En el texto se detalla que el cierre de la primera etapa de las negociaciones fue clave para el impulso del proyecto. Explica que a partir de ahora se trabajará en "un Acuerdo de Inversión (...) Ya se ha empezado a trabajar, y (esto) permitirá entrar en una segunda fase de avances en materia de la construcción y adaptación de la infraestructura necesaria", dice el gobierno en su comunicado.

Desde Helsinki, Finlandia, la casa matriz de UPM emitió su propio comunicado. En el texto se explica que las negociaciones han logrado un avance muy grande, y que ambas partes están de acuerdo en la mayoría de los temas para la concreción de la segunda planta de celulosa.

"Algunos aspectos aún necesitan ser resueltos mientras se comienza a trabajar en la redacción del acuerdo que especificará las responsabilidades de cada parte. Nuestro enfoque se centra en gran medida en resolver esos aspectos", dijo el vicepresidente senior de la Plataforma de Desarrollo de Negocios en Uruguay, Jaakko Sarantola.

Proyecto clave.

Para el presidente Vázquez el proyecto de UPM es clave para el desarrollo del país. Con esa consigna viajó a principios de febrero a Helsinki, Finlandia, donde se reunió con el CEO de la empresa. El encuentro fue reservado.

Dentro de la reunión el mandatario dejó en claro el "firme y claro interés de hacer todo lo posible" para que se concrete la planta. Aclaró que muchas de las exigencias de UPM —en especial la refacción del sistema ferroviario— implican un esfuerzo económico muy grande.

En la reunión quedó claro por parte de los empresarios que el esfuerzo económico "no iba a ser en vano". Así lo transmitió a El País un ministro que participó de la reunión cerrada.

El proyecto total implica una inversión de US$ 6.000 millones. El Estado uruguayo se debe hacer cargo de unos US$ 1.000 millones.

El movimiento ambientalista Uruguay Libre cuestionó que se analice conceder una zona franca al emprendimiento.

Lacalle Pou había pedido datos sobre discusiones.

El senador y líder del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, exigió al gobierno que informe sobre el estado de las negociaciones con la empresa finlandesa UPM. Sus declaraciones fueron realizadas en la mañana de ayer, en su audición radial, unas horas antes de que se conocieran los detalles de la reunión entre el gobierno y UPM. "Me parece justo y de sentido común que el uruguayo sepa cómo se viene avanzando. Los que estamos a favor, para ver en qué podemos ayudar y colaborar, cómo asistir a esta negociación", dijo, y exigió información.

Se necesita una mejora radical de 270 kilómetros de vías.

Para darle viabilidad a la inversión de UPM será necesario realizar obras de gran importancia para mejorar la infraestructura ferroviaria. La empresa finlandesa pretende construir su planta (que será la más grande del grupo escandinavo) a no más de 25 kilómetros de Paso de Los Toros, aunque no está claro si lo hará en el departamento de Tacuarembó o en el de Durazno.

La inversión deberá permitir que los 270 kilómetros de vías entre Paso de los Toros y Montevideo puedan ser utilizadas por ferrocarriles que transportarían 4 millones de toneladas anuales y que podrían tener una longitud de hasta 770 metros. UPM calcula que serían suficientes 50 trenes por día en el área de Montevideo. Las vías deberían estar diseñadas para trenes que circulen a 80 kilómetros por hora (bastante más que la velocidad que hoy desarrollan los ferrocarriles ) y que puedan transportar hasta 22,5 toneladas por eje (un incremento de 25% con respecto a la actualidad). No se esperan cambios sustanciales a la traza actual de la vías, pero sí pequeñas modificaciones para atender los requerimientos de seguridad y velocidad. Hoy las vías están en muy mal estado. Un tren con arroz demora 23 horas para hacer el trayecto Treinta y Tres-Montevideo. Las velocidades son muy bajas y los descarrilamientos muy frecuentes. Pero en todo momento UPM ha dejado en claro que considera que el proyecto es viable solamente con un tren modernizado que permita llevar la carga a Montevideo, el principal puerto de aguas profundas de Uruguay, de donde los barcos podrían salir con la carga completa, Esa sería una diferencia con lo que ocurre en Fray Bentos, donde se embarca la producción de la planta que ya funciona.

UPM ve la mejora de la infraestructura ferroviaria como un elemento central de su proyecto porque quiere bajar fuertemente los costos de transporte. La empresa quiere que la construcción de la fábrica empiece en 2018.

Si no puede ver el documento haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)