INTERCAMBIO DE OFERTAS ARANCELARIAS

La UE y el Mercosur se harán propuestas en mayo

Francia no quiere abrir el mercado de lácteos, frutas y hortalizas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Negociadores, Nin y Malmstrom, de la Unión Europea.

La Unión Europea (UE) y el Mercosur fijaron para la segunda semana de mayo el intercambio de ofertas arancelarias para avanzar en un acuerdo comercial entre los dos bloques que está en discusión hace veinte años, en el que el sector agrícola será objeto de intensas negociaciones. Así lo anunció el canciller Rodolfo Nin Novoa al salir de una reunión en Bruselas con la comisaria de Comercio europea, Cecilia Malmstrom. Por su parte, Malmstrom se declaró "contenta de que podamos avanzar con esta negociación iniciada hace mucho tiempo".

Los primeros pasos para negociar un acuerdo se dieron en 1999. La llegada al gobierno de Argentina del presidente Mauricio Macri, que tiene una postura más aperturista que su antecesora Cristina Fernández, permitió reimpulsar las negociaciones a las que Uruguay apuesta decididamente.

Nin Novoa indicó que el Mercosur mantiene su oferta de una apertura del 87% de su universo arancelario, y aclaró que es "la presentación inicial". La UE, por su parte, había anunciado una apertura de 91,5% de sus líneas de productos.

Sin embargo, para que se llegue a un acuerdo deberá vencerse la tradicional política proteccionista de Francia, que defiende celosamente su sector agrícola. Su gobierno ya dejó en claro que no quiere que el acuerdo incluya "cuotas" para los productos lácteos, las carnes, las frutas y las hortalizas. El sector lácteo europeo al igual que el sudamericano, está en crisis como consecuencia de la fuerte caída en los precios provocada, en parte, por la menor demanda china y por la superproducción.

Para el Mercosur, la UE es su principal socio comercial. Las partes estudiarán las ofertas un mes y se reunirán otra vez en junio en Bruselas.

El presidente Tabaré Vázquez y el canciller han planteado en varias oportunidades que quieren que el Mercosur se abra al resto del mundo y negocie acuerdos comerciales ambiciosos. El sector privado de Brasil presionó el año pasado por un acuerdo, pero la crisis política en ese país hace difícil predecir qué camino tomará.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)