FOTOGALERÍA

Uber denuncia nueva emboscada

Los taxistas volvieron a bloquear el Centro de Montevideo para detener a un automóvil.

Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna
Taxistas emboscaron a chofer de Uber. Foto: A. Colmegna

Pese a que a fines de abril un taxista fue procesado por un delito de "justicia por mano propia" tras perseguir y bloquear, junto a otros compañeros, el paso a un auto de Uber en Carrasco, ayer decenas de taxis volvieron a hacer lo mismo en el Centro de Montevideo. El conductor, que fue detenido frente a la DGI, dijo que la pasajera admitió que le había tendido una trampa y que rápidamente sería rodeado por decenas de taxis.

A diferencia del episodio anterior, que fue grabado en video por un usuario de Facebook y subido a la red social, esta vez el bloqueo de los taxistas tuvo una amplia cobertura de los medios de comunicación, que extrañamente fueron convocados al lugar por un mensaje anónimo.

Pasado el mediodía, varios periodistas recibieron un mail titulado "Último Momento" en el que podía leerse el siguiente texto: "Nos avisan de una pasajera que fue agredida por un conductor de Uber, pues solicitó la factura de su viaje y este no se la entregó". Y añadía: "La señora se encuentra en este momento en frente a la DGI de Fernández Crespo y Colonia". El mail (proveniente de la casilla [email protected]) no llevaba la firma de organización alguna.

Apenas unos minutos después, varios taxistas cortaron el tránsito en el Centro. Los vehículos se desplegaron por 18 de Julio, desde Eduardo Acevedo hasta Daniel Fernández Crespo, y por esta última avenida desde Mercedes a 18 de Julio.

Los taxis cercaron al vehículo de Uber hasta que llegó un policía de Tránsito y un inspector de la Intendencia, quien procedió a retirarle la chapa en un momento de alta tensión. Algunos taxistas palmearon la espalda del inspector que aplicó la multa y aplaudieron después mientras el conductor de Uber se retiraba.

"Espontáneo".

Francisco Salanova, directivo de la Patronal de Taxis (Cpatu), dijo ayer a El País que la pasajera le pidió una boleta cuando fue a bajar "y ahí, no sé cómo, un taxi los vio, porque más menos nosotros nos damos cuenta cuando son de Uber".

"El taxista se le paró al lado y ella le dijo que tenía problemas con el chofer. Él comunicó por radio... Y bueno, acá en el Centro te podés imaginar cómo es: en 10 segundos hay mil taxis. Se pidió que viniera la Intendencia para corroborar, nosotros no le hicimos absolutamente nada al coche o al chofer; fue todo lo más correcto. Se levantó un acta por parte del inspector que vino y le retiró las chapas, como corresponde", agregó.

Salanova aseguró que "el operativo fue algo espontáneo" y no descartó que los taxistas vuelvan a utilizar este método para detener una competencia que consideran desleal.

"Quizás sea el modo de operar de ahora en más, porque de otra manera no le encontramos solución, las autoridades no nos dan corte. El auto quedó liberado pero con las multas y sin chapas. Y digo yo que con el nombre puede actuar el BPS, la DGI, el Banco de Seguros. Es lo que querían, tener a la gente identificada. Y bueno, si este es el modus operandi, capaz que tenemos que seguir así", indicó.

"Nosotros queremos que actúe la Intendencia, los legisladores, alguien. Por un lado a ti te cobran IRPF, todos tenemos que aportar más. Y por el otro, no hacemos nada y dejamos que sigan trabajando sin pagar nada. En otros lados capaz que hasta prendían fuego la DGI, si viene al caso", concluyó el dirigente de la Cpatu.

"Emboscado".

El conductor de Uber negó que haya habido una agresión a la pasajera y declaró ayer a Subrayado que la mujer le tendió una trampa.

El pedido para tomar el Uber llegó a nombre de "Carlos F.", en la calle Ferrer Serra. Subieron tres mujeres que le solicitaron ir hacia un local de pagos en 18 de Julio, entre Paullier y Requena. Allí, una de las pasajeras bajó del auto e hizo una llamada. Volvió a subir al vehículo y pidió al conductor que las llevara a Fernández Crespo, frente a la DGI.

Una vez en el lugar, la mujer que había hablado por teléfono le pidió una factura al conductor. Él le explicó que no se entregan facturas, que el costo del viaje llegará en el estado de cuenta de la tarjeta asociada al usuario que pidió el servicio.

Según el testimonio del conductor recogido por Subrayado, en ese momento una de las mujeres le dijo: "No importa, porque esto es una trampa y estás rodeado de taxistas".

Fuentes de Uber en Uruguay dijeron ayer a El País que "en los otros casos anteriores en que les hicieron la cama a los choferes y les retiraron chapas, los usuarios eran gente con muy pocos viajes, o que recién se habían iniciado en el uso de la aplicación". En este caso concreto, la empresa no quiso facilitar los datos de la persona que pidió el servicio (para saber si se trata de un nuevo usuario), por sus políticas de seguridad. También se aclaró que la aplicación envía un comprobante de pago (obviamente sin RUT) inmediatamente terminado el viaje.

Posible denuncia.

Soledad Lago, gerente de Comunicación de Uber para el Cono Sur, indicó que la empresa no denunciará el hecho, aunque si el conductor lo hace, le dará respaldo.

"Tomamos muy en serio cualquier reporte de incidente, ya sea de parte de usuarios o socios. Todos ellos saben que deben dar aviso de inmediato ante situaciones de este tipo y que damos curso a cada caso en particular con la máxima seriedad. No hemos recibido ningún reporte con estas características de parte de ninguno de nuestros usuarios", indicó. Respecto a la "emboscada" y el retiro de chapas, Lago señaló que "los conductores saben que cuentan con nuestro respaldo en un 100%".

"Reiteramos nuestra voluntad y disposición a trabajar junto a las autoridades para que Montevideo cuente con una regulación adaptada a modelos como el de Uber. Las experiencias de regulación en otras ciudades de América Latina demuestran que la convivencia de diversas modalidades de transporte potencian los servicios, mejoran la calidad y aseguran el acceso a cada vez más ciudadanos", concluyó Lago.

Incidente.

Ocurrió en Daniel Fernández Crespo frente a la DGI. El chofer de Uber dijo que le tendieron una trampa y que fue emboscado por decenas de taxistas que bloquearon el Centro de Montevideo. Un inspector de Tránsito le retiró las chapas al vehículo, marca Faw, que el propietario compró para trabajar con la nueva aplicación.

Uber se encargará de pagar las multas y le dará "total respaldo" a su chofer en caso que este decida hacer la denuncia. En abril, un taxista fue procesado sin prisión por un delito de "justicia por mano propia", en un hecho similar ocurrido en Carrasco.

Un caso de "justicia por mano propia".

El 27 de abril pasado la jueza penal de 9º Turno, Blanca Rieiro, procesó sin prisión por un delito de "justicia por mano propia" al taxista que fuera detenido tras perseguir y luego emboscar a un chofer de Uber.

La abogada del taxista, Silvia Cuello, adelantó ni bien traspasó el umbral del juzgado que apelaría el fallo, ya que entendía que el chofer de Uber cometió un "atentado contra el transporte público".

Según el acta de procesamiento, el denunciante recogió a un pasajero en el hotel Radisson para trasladarlo al Sheraton de Punta Carretas. Cuando llegó a la rambla Gran Bretaña, se colocó a su lado el taxi conducido por el ahora procesado, quien le expresó: "Vos estás trabajando para Uber, te vamos a reventar".

Siempre de acuerdo al testimonio del denunciante, cuando continuó su marcha por Solano García, el taxista que iba persiguiéndolo se le adelantó y se le colocó adelante, impidiendo que continuara su marcha. Descendió del taxi y volvió a increparlo, repitiéndole que lo iba a "reventar" y que estaba "robándole el trabajo", golpeando el vehículo con sus puños.

A los pocos minutos, el conductor de Uber continuó su viaje, recogiendo a otro pasajero para trasladarlo a Carrasco, donde fue emboscado por varios taxistas.

Según la defensa del taxista, el chofer de Uber también incurrió en el delito de "atentado contra la seguridad de los transportes". Pero la jueza advirtió que la persecución y la prevención de los delitos "son de resorte exclusivo de las autoridades legalmente establecidas" y que el ahora procesado por "justicia por mano propia" (el delito no prevé la prisión) "no se puede atribuir funciones que no le corresponden". Mientras se sustanciaba el juicio, los taxistas se movilizaron por la ciudad entorpeciendo el tránsito en varias calles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)