tras la tragedia

Tutorial para construir un ángel, el blog del papá de Marcela Artagaveytia

A poco más de una semana de la tragedia, el papá de la joven de 16 años atropellada en Solymar no escribe sobre inseguridad ni revanchismos. Se ofrece para ayudar a otros padres a disfrutar la alegría de tener a sus hijos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Construya un ángel. Blog del papá de Marcela Artagaveytia. http://marcela.artagaveytia.com/

"Mi nombre es Alvaro Artagaveytia, Carina es mi esposa y soy el padre de Emiliana, Marcela, Tomás y Catalina. El 6 de febrero a la noche; Marcela sufrió un accidente que terminó con su vida física. Durante las siguientes 48 horas, pasamos por el peor momento imaginable, pero lo que descubrí desde ese lunes a la noche, cambió mi forma de percibir la situación tras su pérdida"

Así se presenta Álvaro y este es el primer  párrafo de la introducción al blog "Construyendo un ángel" dedicado a sus hijos. Álvaro es el papá de Marcela, la joven de 16 años que fue atropellada por el auto de la pareja paraguaya acribillada en Solymar. 

"Si Ud. ha venido hasta aquí buscando continuar con el morbo clásico de la muerte, se va a decepcionar y le recomiendo que si esa es su motivación (que he visto durante estos días en algunas personas), busque ayuda profesional lo antes posible" agrega.

Álvaro plantea que su blog es un "tutorial" para ayudar a los padres en la crianza de sus hijos y estar preparado para todo hecho que les suceda, "inclusive el peor de todos". De una forma conmovedora, el papá de Marcela relata situaciones cotidianas y comparte consejos para facilitar "la arquitectura" de un ángel.  Lejos de hablar de revancha, justicia u odio, el blog de Álvaro Artagaveytia busca "abrirle los ojos" a los padres bendecidos con la presencia de sus hijos.

"Haga siempre que pueda los deberes y si tiene que ayudarle con el escrito de historia acerca de la revolución cubana y no sabe del tema, va y estudia y luego la ayuda. Hágalo siempre" recomienda. 

"Hasta allá el lunes 8 de febrero me volví yo con las cenizas de mi hija para esparcirlas en la playa mansa de La Paloma al caer la tarde. Al bajar con la urna a la playa me pesaba el corazón de una forma que solamente un padre que haya pasado por este trance puede entender. Una buena parte de sus amigos (los que pudieron aguantar la ceremonia) vinieron a unirse caminando por la orilla y entonces al comenzar a liberarla, apareció la respuesta en una forma extraña. Sentí un alivio completo. Al principio pensé que se trataba de una defensa psicológica (si; soy racionalista, no sé si se habrá dado cuenta); pero con el correr de las horas esto continuó y ahí me dí cuenta que había construido un ángel y por tanto al vivir su vida en una perfecta alegría, el asunto estaba concluido, su viaje completado y mi espíritu reparado. Para finalizar el cuadro, una amiga llorándola (no de las más cercanas, le diré), me comentó que luego de una discusión con ella, le había dicho 'No te metas con mi padre que yo tengo el mejor papá del mundo'", escribe Artagaveytia. 

A poco más de una semana de la pérdida de su hija Marcela, deja su correo por si alguien cree que él puede ser de ayuda para otros.

El blog completo "Construyendo a un ángel" se puede leer aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)