AFORTUNADAMENTE, SIN HERIDOS

Turista: "Pensé que era una broma hasta que dispararon"

Más de 15 personas reducidas y robadas en un hostel del barrio Palermo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Aún no hay rastros de los delincuentes, la policía investiga huellas y cámaras. Foto: F. Ponzetto

Dos delincuentes coparon un hostel del barrio Palermo, donde había 45 personas, se llevaron gran parte de sus pertenencias y el dinero que guardaban en la caja registradora del local.

El asalto sucedió el jueves en la noche, sobre las 21:30 horas. Los dos delincuentes tocaron timbre en el alojamiento, que suele tener como clientes a turistas de nacionalidad extranjera. Los encargados les abrieron y entraron con sus armas escondidas en la ropa.

Luego de subir unas escaleras que llevan hasta la recepción, los hombres sacaron sus armas y mediante amenazas redujeron al personal que se encontraba trabajando allí.

En la vieja casona que fue restaurada y se encuentra ubicada sobre la calle Emilio Frugoni, entre Maldonado y Durazno, había más de 40 personas, según indicaron a El País los investigadores que se encuentran a cargo del caso.

Los delincuentes, "pudieron reducir a más de 15, entre clientes y personal que trabaja ahí, otros estaban en sus cuartos o en otros lugares de la casa que ni siquiera se percataron de lo que estaba pasando", informó el investigador.

Luego de que los ladrones redujeron a todas las personas que estaban a su alcance, hicieron que las mismas se arrodillaran y pusieran sus cabezas contra el piso. De ese modo no podían verle la cara a los delincuentes.

Dispararon dos veces de manera intimidatoria: un tiro impactó contra una pared, y otro contra una puerta de madera. Acto seguido, exigieron el dinero de la caja registradora del hostel y a los huéspedes les sacaron sus pertenencias, entre otras, celulares y dinero.

Después de haber conseguido su cometido, los dos ladrones salieron corriendo del lugar y se dieron a la fuga.

Juaquín Ibarburu, dueño del hostel, informó a El País que los ladrones se llevaron un monto cercano a los "$ 10.000, y algunos celulares de los clientes, pero nada más; no pasó más nada que eso porque fueron unos minutos, la policía llegó enseguida y no hubo que lamentar heridos". Ibarburu, le quitó dramatismo al hecho: "No fue para tanto, le están dando un color que no es, fue algo que no pasó a mayores".

Unos quince extranjeros se encontraban en el Hostel. Foto: compayhostel.com.uy
Unos quince extranjeros se encontraban en el Hostel. Foto: compayhostel.com.uy

"Era broma".

"Uno de los huéspedes, que dijo ser de New Jersey, Estados Unidos, informó a El País que primero pensó que todo se trataba "de una broma, hasta que dispararon y me di cuenta que realmente se trataba de un robo".

El joven extranjero aseguró que llegó a reírse cuando los ladrones entraron, porque no imaginó "que dos locos podían entrar a un lugar a disparar y a robar".

Igualmente, dijo que seguirá "disfrutando de un país tan hermoso como Uruguay".

Por su parte, una mujer brasileña, que prefirió no dar su nombre, contó a El País los tensos momentos que vivió.

"Todo duró unos 5 o 6 minutos aproximadamente, yo estaba en la habitación trancada con llave, primero sentí gritos y ruidos, me pareció raro y corrí la cortina que estaba en la puerta de vidrio para ver lo que estaba pasando", dijo la mujer.

En ese momento, cuando se asomó, vio que las personas "estaban arrodilladas y los hombres con las armas se movían muy nerviosos, después dispararon dos veces, parecían como bombas o algo así", aseguró.

Según la mujer, uno de los ladrones, luego de agarrar la plata y de quitarle las pertenencias a las personas que habían reducido, "agarró una bolsa, metió todo adentro y se fueron".

Cuando vio que los delincuentes ya se habían ido, salió de la habitación.

"Todos lloraban y estaban muy nerviosos, se abrazaban, fue un momento muy feo. A los diez minutos llegó la Policía y nos tomaron los datos", comentó la turista, de procedencia brasileña.

Otro de los huéspedes, que se enteró de lo que estaba pasando recién cuando llegó la Policía, informó que estaba en el patio del fondo cuando todo ocurrió.

El hombre, también de procedencia brasileña, relató que escuchó perfectamente las detonaciones de arma de fuego, pero nunca imaginó "que podían estar a los tiros adentro del hostel, es algo impensado".

El brasileño, siempre sonriente, de pelo hasta los hombros y muy abrigado, dijo que mientras estaba en el fondo de la casona, pensó "que lo que estaba ocurriendo era un accidente, o algo que había caído, un jarrón, pero jamás un asalto de estas características".

Investigación.

El departamento de investigaciones de Zona I de la Policía se encuentra trabajando en el caso desde el jueves a la noche. Unas de las primeras pruebas que se recogieron fueron las huellas que los ladrones dejaron en diferentes lugares del hostel mientras llevaban a cabo el robo.

"También estamos trabajando sobre alguna cámara de seguridad de la zona", informó uno de los investigadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)