LA FIESTA DEL CAMPO EN LA CIUDAD

Las "trillizas de lana" son la atracción de la Rural

Galpón de ovinos de la Expo, convertido en sala de partos.

Los visitantes de la Expo Prado pueden ver como las ovejas hacen el trabajo de parto. Foto: A. Colmegna
Visitantes pueden ver como las ovejas hacen el trabajo de parto. Foto: A. Colmegna

Una cuerda roja corta el movimiento de los visitantes en los galpones de ovinos de la Expo Prado. Pocos metros más allá, una oveja está en pleno trabajo de parto. Mejor no interrumpir el momento sublime de la naturaleza.

Para los criadores, septiembre es el mes ideal para las pariciones de corderos. Por eso, quien recorra el campo uruguayo lo verá lleno de pequeñas ovejas dando saltos en medio de las pasturas.

En la Expo Prado el ciclo natural se mantiene y constituye un espectáculo adicional para los visitantes de la ciudad.

Traspasar la cuerda roja, afirman los cuidadores, afectaría el trabajo de parto de las ovejas, comentó Fernando Machado, cuidador de ejemplares de la raza Texel.

Machado contó que en el galpón donde cuida a sus siete animales hubo tres nacimientos durante la exposición, que se inauguró la semana pasada.

Aunque, en general, las ovejas realizan solas el trabajo de parto, el mismo puede durar hasta cuatro horas.

"Mirá, ya se ve cómo quiere salir el corderito", dijo mientras vigilaba que ningún visitante se acercara al área.

Antes, las ovejas parían en junio o en julio, pero a causa del mal tiempo, muchos animales fallecían.

"Ahora los productores buscan que los corderos nazcan en septiembre, cuando los días son más lindos y más largos, y el campo tiene mayor potencial", explicó Machado.

Esta época del año se elige porque se venden muchos corderos en diciembre, por las fiestas. "Si nace antes, se pasa mucho en el quilaje", aseguró. "Al parir en septiembre, tenés un cordero más vigoroso", dijo.

Las ovejas que gozan de buena salud pueden parir hasta tres corderos, afirman los productores. "Si está en buen estado y con todos los requerimientos, es posible que nazcan trillizos. Pero puede pasar que alguno, por el bajo peso, se te muera 48 o 72 horas después", comentó Machado a El País.

Un episodio de estas dramáticas características sucedió en un galpón contiguo.

El jueves pasado, una oveja en pleno proceso de parto tuvo que ser trasladada para que se le practicara una cesárea porque el nacimiento se complicó: corría riesgo la vida de uno de los tres corderitos..

"Estaba complicado y pedimos autorización para sacarlo", contó uno de sus cuidadores.

Otro cuidador, Juan Gabriel Feo, contó que una oveja de 120 kilos acababa de dar a luz mellizas.

No es la primera vez que se producen nacimientos múltiples de animales en la exposición del Prado.

En 2012, fue noticia (de interés rural y social) la parición de ovejas trillizas, un pony y un Aberdeen Angus, "en un ámbito donde pasan cosas de todo tipo", según rezaba la crónica.

Vacas

Al contrario de las ovejas, es poco frecuente que se produzcan nacimientos de bovinos en la Expo Prado.

Hasta ahora, se reportó un solo nacimiento.

"Nosotros sabemos la fecha aproximada en que va a parir, pero no queríamos que naciera acá", apuntó el cuidador de la madre.

La vaca había entrado en celo y terminó preñada, sin tener en cuenta que en estas fechas debía ser expuesta en la rural del Prado, en busca de la ansiada cucarda.

"A casi nadie le gusta parir acá, porque hay mucha gente y los animales se estresan en público", comentó el cuidador.

Por este motivo, es posible que las vacas "no te larguen el ternero, por el estrés que les genera este evento".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)