PERSPECTIVA

Tres certezas y cuatro riesgos para economía uruguaya en 2017

Alfie, Caumont y De Posadas presentaron sus visiones ante empresarios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Disertación: habla Ignacio De Posadas. Foto: Ariel Colmegna

Tres certezas: la economía crecerá este año aunque los problemas de fondo se mantendrán; el déficit fiscal de 4% es un problema y hay que disminuirlo; la inflación permanecerá fuera del rango-meta de 3%-7% del Banco Central. Cuatro riesgos: incertidumbre en Estados Unidos tanto por el gobierno de Donald Trump como por qué tan rápida será la suba de tasas de interés; la situación de China con caída de reservas y devaluación de su moneda; una región que muestra frágil a Brasil y errante a Argentina con riesgo de que el Mercosur vuelva a "empantanarse"; Europa con incertidumbre electoral y países que quieren salirse del euro.

En esto coincidieron ayer los economistas Isaac Alfie, Jorge Caumont y el abogado Ignacio De Posadas en un desayuno de ADM titulado "2017 y después".

Alfie señaló que el año pasado se preveía un panorama "más complejo" pero "cambió la tendencia". "En el corto plazo, que no va más allá de los nueve meses, las cosas no van a cambiar para peor y pueden mejorar", dijo. Y apuntó: "todos los indicadores han mejorado: la industria ha crecido y va a seguir aunque no va a tener un buen año por un tema de tipo de cambio y la parada de la refinería, va a haber mejora de importaciones y exportaciones, cesará el deterioro del mercado de trabajo y una temporada turística que fue positiva harán un primer trimestre bueno". El exministro de Economía dijo que "sería cautelosamente optimista en el corto plazo, pero el después se los debo".

En ese sentido dijo que persisten los problemas de déficit fiscal "elevado", deuda "insostenible" y "atraso cambiario". El elevado déficit fiscal, dijo Alfie, es un "problema regional" y planteó que "Argentina, Brasil y Uruguay en algún momento tienen que hacer un ajuste fuerte porque no es sostenible: Brasil más corto, Argentina más grande y nosotros en el medio".

Por otra parte Alfie expresó que "es un mito que para crecer haya que aumentar el gasto", y planteó que "si no hay más capacidad instalada no hay forma de crecer" por lo que ahí deben apuntarse las políticas. El problema, expresó, es que "la inversión pública está muy atrasada". El punto lo graficó diciendo que la media histórica de la inversión pública fue de 1,9% del Producto Interno Bruto y que entre 2005 y 2009 ese guarismo fue de 1,54%, entre 2010 y 2014 el 1,52% y entre 2015 y 2016 el 1,25%.

Caumont coincidió en el diagnóstico de Alfie y planteó que "hay mucha incertidumbre y riesgos, pero la economía debido al primer trimestre puede llegar a tener un crecimiento" al tiempo que la inflación "difícilmente cambie". Agregó que "va a haber deflación en dólares", lo que implica que el tipo de cambio va a subir más que el nivel general de precios. "Los ministros de Turismo del Uruguay siempre se la creen y creen que por ellos la situación mejora. Hoy Uruguay tiene menos inflación en dólares que la región y de alguna manera el consumo reprimido se expresó en turismo", acotó el economista.

Las incertidumbre mundial generará "dificultades para un aumento del comercio mundial", y la suba de la tasa de interés en Estados Unidos derivará en mayores tasas de interés en pesos así como menor flujo de capitales al país. En ese contexto anticipó una caída en los precios de los commodities excepto del petróleo.

En ese contexto Caumont fue crítico con las políticas que se aplican para alcanzar los equilibrios generales de la economía. Fustigó que en vez de bajar el gasto se sumen más de 40.000 funcionarios públicos al Estado (entre los gobiernos del Frente Amplio), se tenga una política monetaria "volátil y sin definición" además de "ineficaz" para reducir la suba de precios, y una política salarial que muestra que es "un país atrasado regido por eslóganes".

Para terminar, con un tono más político, De Posadas planteó que hoy hay "una época de incertidumbre y quizás lo mayor no esté en lo económico sino en lo institucional que a veces es de difícil cambio". Dijo que no ve "un descalabro fiscal" o "hiperinflación como algunos padecieron en la calle Colonia" (en referencia al Ministerio de Economía) ni "crisis financieras en el mundo" ni "inminencia de quiebres institucionales pese a la crisis de las democracias".

Agregó que el panorama en Uruguay es "bastante claro", y lo resumió diciendo: "Hay un gobierno del que no se pueden esperar grandes ideas y una sociedad conservadora y anestesiada, quizás por estar con gobiernos maduros en edad que dan la idea que mucha locura no van a hacer". El exministro sostuvo que actualmente se vive "una realidad de frazada corta" y que eso lo refleja que "hay un déficit fiscal de 4% en época de bonanza".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)