SISTEMA CARCELARIO

Trasladan asesino del Rambo al Comcar

Alejandro Rodríguez de Armas era uno de los últimos “pesados” que quedaban en el Penal.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El preso Alejandro Rodríguez de Armas trabajaba desde hace tiempo en una quinta. Foto: Archivo

Dicen en el Penal de Libertad que el recluso Alejandro Rodríguez de Armas, alias "el Oreja" tiene tatuado el nombre "Rambo" en uno de sus brazos. Sin embargo, Rodríguez de Armas no dudó, en 2011, en saltar varias alambradas y dispararle cinco tiros a su exjefe, Néstor Otero Peña, alias "el Rambo", con una pistola Beretta que, hasta ahora, nadie sabe cómo ingresó a ese penal.

Rodríguez de Armas gozó de fama de "pesado" dentro del sistema carcelario uruguayo. Antes de asesinar al "Rambo", había ultimado al recluso Pablo Toledo el 24 de febrero de 2001. Cuando se enteró que la Justicia le había dado una pena elevada de prisión, tomó un escritorio y lo tiró en dirección a su abogado defensor sin llegar a lastimarlo.

En el correr de junio de este año, los integrantes de la Junta de Traslados del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) se reunieron en varias oportunidades para analizar la derivación de Rodríguez de Armas al Comcar.

Los jerarcas del Instituto barajaron varias cárceles. Sin embargo, optaron por el Comcar porque entendieron que allí el preso habrá de estar más contenido.

El jueves 6, con la firma de la subdirectora Técnica del INR, Ana Juanche, se avaló el traslado del recluso al Comcar por entender que este estaba cumpliendo con el régimen de progresividad.

Además, señala la resolución, el traslado cuenta con informes positivos del área técnica y del entonces director del Penal de Libertad, Henry Fagúndez, hoy titular del Comcar. En los últimos tiempos, Rodríguez de Armas trabajó en la quinta de una barraca del Penal de Libertad. "Se comportó en forma correcta", dijo a El País una fuente del Instituto Nacional de Rehabilitación a El País.

Sin embargo, jerarcas carcelarios consultados señalaron que De Armas debía cumplir toda su pena —le restan unos cuatro años— en un penal de máxima seguridad como lo es el Penal de Libertad por sus antecedentes violentos. El Com-car tiene menos seguridad que Libertad.

"La peligrosidad del recluso es mínima. Ya tiene más de 40 años; está harto de estar preso. Hoy los presos más peligrosos son jóvenes —de entre 20 y 30 años— y carecen de códigos", explicó la fuente del INR. Enseguida agregó: "Además de trabajar, Rodríguez de Armas tiene el apoyo de su familia".

En el Comcar, Rodríguez de Armas trabajará en el Polo Tecnológico.

Cierre.

El traslado de Rodríguez de Armas se enmarca en el futuro cierre del Penal de Libertad. El Ministerio del Interior considera que esa cárcel no contribuye a la rehabilitación de los presos.

Además del "Oreja", en el penal hay una veintena de presos viejos, con largas condenas y con buena conducta que autoridades del Instituto de Rehabilitación pretenden redistribuir en otros establecimientos. "Es que algún día saldrán en libertad y habrá que prepararlos" dijo la fuente.

Hoy las cárceles están más violentas porque hubo un cambio de perfil de los internos, una pérdida de códigos y una brutalización generada por el uso de armas de fuego y cuchillos carcelarios.

"Hay un antes y un después en las cárceles cuando ocurrió el primer preso muerto con un arma de fuego", dijo a El País el comisionado parlamentario, Álvaro Garcé.

En 2002, el preso Eduardo "el Chopito" Salandú, integrante de la banda del "Rambo", mató a balazos a otro recluso que conformaba el grupo liderado por Roberto Pierre.

La muerte de Oseas Pintos.

El 26 de abril de 2012, el guardia del Penal de Libertad Oseas Pintos murió de un balazo en la cabeza disparado por el preso Eduardo Brasil. Una investigación efectuada por el Departamento de Inteligencia Penitenciaria (DIAP) concluyó que el arma fue ingresada por un policía. Según el informe, los policías corruptos cobraban entre US$ 1.200 y US$ 1.300 para ingresar una pistola.

RAMBO, EL MARITOY EL COTORRA LOCA.

Impulsores de varios motines.

El Penal de Libertad enfrentó dos motines que destruyeron parte de sus instalaciones. El primero de ellos, realizado en 1999, fue liderado por Néstor Otero Peña, alias "el Rambo". Otero Peña lideraba una banda pequeña, pero sus integrantes eran considerados "pesados". Su ladero era Alejandro Rodríguez de Armas, alias "el Oreja". Otero Peña y Rodríguez de Armas fueron alojados en un sector del Penal de Libertad conocido como "La Isla". Es una construcción más amplia y está apartada del resto del Penal de Libertad. La amistad de los dos reclusos se terminó cuando "el Rambo" apuñaló a Rodríguez de Armas ya que temía una traición. En 2011, Rodríguez de Armas ultimó a Peña Otero de cinco balazos. El segundo motín, efectuado en 2001, tuvo como protagonistas a otros dos presos "pesados": Mario Soria, alias "el Marito" y Julio Walter Guillén Bustamante, alias "Cotorra Loca". En 2007, Marito Soria fue asesinado por "el Carliño", un individuo que mató al hincha tricolor Daniel Tosquellas luego del partido Nacional-Cerro. El "Cotorra Loca" protagonizó una fuga cinematográfica del Penal de Libertad en 2005. La Policía cree que está en Argentina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)