“Los pueblos no se comprometen con la integración”, dijo

La "tragedia" de América Latina, según José Mujica

El expresidente y senador José Mujica consideró trágico que la integración regional no avance, sostuvo que no se le puede pedir a la clase empresarial que la lidere y opinó que esa tarea corresponde a los gobiernos y a las clases políticas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Expositores anoche en Aladi. Foto: F.Ponzetto.

Mujica habló ayer en la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) e hizo un enérgico alegato a favor de la integración como herramienta para que la región forme un polo que negocie con fortaleza en la escena global.

Mujica también abogó por dejar atrás "un nacionalismo corto". "La integración no tiene encarnadura en las masas y esa es la mayor amenaza", sostuvo.

"Lo que importa es la voluntad política de caminar. Inventamos organismos, terminamos, creamos otro y los presidentes nos sacamos fotos como consuelo. Así no va. La no integración es una tragedia", sostuvo el expresidente en una reunión del Comité de Representantes de la Aladi

"No los voy a dejar tranquilos jamás a mis compatriotas, brasileños, argentinos, colombianos (...) Tienen una enorme responsabilidad porque creo que acá nos jugamos el porvenir", advirtió Mujica. El proceso de integración no puede quedar librado a personalidades, consideró Mujica. "Con Dilma (Rousseff, presidenta de Brasil) me llevaba bárbaro. Cuando se vaya Dilma, ¿quién viene? Debe ir más allá de la bonhomía de las personas", señaló.

El expresidente se lamentó de que "no haya manifestaciones a favor de la integración, hay manifestaciones por más salud, más salarios, más transporte". En cuanto a los empresarios, también "están presionados; qué me venís con estrategia de largo plazo, tengo que intentar sobrevivir". No se puede esperar que las "débiles burguesías" impulsen la integración con la que "nos hemos quedado esclerosados en el tiempo", agregó. "La integración es la autodefensa de las generaciones que vienen" y destacó que en Europa pese a las dificultades "camina". "Nos roban nuestros mejores cerebros. Los médicos de América son de América", sostuvo Mujica.

Un hombre de Lula.

En la reunión también dejó sus reflexiones Marco Aurelio García, asesor especial de la presidencia de Brasil en cuestiones de política exterior que reconoció que la integración necesita generar "algo que se pueda constatar en concreto" y tener un componente productivo. "Éramos y somos una región balcanizada", sostuvo.

"No estamos en un momento cualquiera. Es una situación compleja y difícil", reflexionó García. A su juicio, en los últimos quince años los países de la región experimentaron transformaciones positivas pero al mismo tiempo se dispararon las expectativas de las poblaciones. García dijo que en Brasil hubo transformaciones "de la puerta hacia adentro" derivadas de la creación de empleo y las mejoras salariales que no se vieron complementadas debidamente con progresos en materia de salud, transporte y educación. "La pasión por lo que se hizo no nos permitió comprender lo que había que hacer y no hicimos. Muchas cosas no fueron hechas y empiezan a cobrar su precio. Tenemos todavía una baja industrialización. Hay una baja incorporación de ciencia y tecnología. Las transformaciones no fueron acompañadas por una narrativa que plantee nuevos objetivos", sostuvo García, que lleva más de diez años participando en el diseño de la política exterior brasileña e integra el Partido de los Trabajadores. La caída en el precio de los "commodities" genera otro escenario y las políticas adoptadas por los gobiernos "encuentran sus límites", reconoció. "Hay un déficit de discusión política sobre integración. Hay que pensar el rol de la región en el mundo", reflexionó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)