Quieren distribuir a casi 100 empleados y cerrar 53 camas

Trabajadores decididos a ocupar sanatorio del BPS

La Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social (ATSS) se declaró ayer en pie de guerra contra la dirección del Banco de Previsión Social (BPS), que se presta a cerrar 53 camas de internación del sanatorio Canzani y distribuir a casi 100 trabajadores a otros centros de salud —aunque seguirían siendo funcionarios del BPS—.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Canzani: los funcionarios anunciaron que resistirán su cierre.

Si el plan se lleva adelante, la ATSS está dispuesta a ocupar el Canzani por tiempo indeterminado y llevar adelante otras medidas de fuerza. Ayer el gremio fue recibido por el secretariado del Pit-Cnt, que les dio su apoyo para la pelea que pretenden llevar adelante.

"Por ahora lo que resolvimos es abrir el diálogo y solicitar que se suspendan todas las acciones que se están llevando adelante por parte del BPS. Recibimos el apoyo del Pit-Cnt y si las autoridades no dan marcha atrás no descartamos nada. Se evalúa ocupar el Canzani", declaró a El País el presidente de la ATSS, Víctor Olmos.

El sindicalista, por otra parte, advirtió que la dirección del BPS faltó a una instancia de negociación que se llevó a cabo ayer en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra). Y que ahora se les va a dar a las autoridades "un plazo para negociar antes que se lleve a cabo la ocupación". El gremio también acordó para la semana próxima "una entrevista con las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP)".

El BPS aduce que las 53 camas casi siempre están vacías y que la que fue la segunda maternidad más grande del país en 2014 solo recibió un promedio de 17 partos por mes. En el Canzani se internan también a los pacientes procedentes del Centro de Referencia Nacional en Defectos y Enfermedades Raras (Crenadecer). La idea es, según explicó a El País esta semana el presidente del Banco, Heber Galli, que estos pasen a atenderse en el Hospital Policial, que pondría a disposición 15 de sus camas.

Sobre los funcionarios, en tanto, Galli explicó que "nadie va a perder el puesto de trabajo, van a seguir todos siendo parte del BPS". Y señaló que "hay opciones para reinsertarlos en el propio organismos o en otros organismos públicos, pero siempre dependiendo del BPS y sin menoscabo de sus retribuciones".

Resistencia.

"Ya hubo una experiencia en la que los pacientes se atendían en el Policial, y la atención era un desastre. Los mismos beneficiarios pedían volver a la atención del Canzani. Cómo puede ser que lo quieran hacer a prepo", declaró Olmos.

El sindicalista explicó que la lucha no es por los puestos de trabajo, que Galli se comprometió a mantener, "sino por la atención de los chicos con enfermedades congénitas y raras. No estamos hablando de los puestos, estamos hablando de que vamos a dejar de atender a la gente más desvalida".

"La ATSS no se caracteriza por defender salarios, se caracteriza por defender a la gente, a los más necesitados y menos potentados. Y somos los más experientes en este tipo de atención. Hay 90 años del Canzani atendiendo a este tipo de gente, hijos, esposas de trabajadores y discapacitados en general. Nosotros le dijimos al directorio ustedes manejan números y los mueven para un lado y para el otro", nosotros decimos de que los números son personas y son familias. Lo del directorio del BPS es de una insensibilidad total", se quejó.

Olmos recordó que el Presupuesto que está a punto de votarse en la Cámara de Senadores incluye incluso ampliaciones para el sanatorio del BPS, entre otras cosas la inclusión de un CTI neonatal en el centro de salud y la generación de los cargos correspondientes. "¿Qué pretenden ahora hacer con esa plata?", se preguntó el líder del sindicato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)