VEA LA FOTOGALERÍA Y EL VIDEO

Así llueve una vez cada cincuenta años

Ayer llovieron 60 milímetros en 33 minutos. Es lo que llueve en 15 días en Uruguay. Esto es algo que pasa una vez cada 50 años. Además, residuos taparon las bocas de tormenta. Los bomberos debieron rescatar a varios conductores que quedaron presos de la voluntad de la corriente, atrapados en “autos flotantes”.

Pasa cada 50 años. Cayeron 60 milímetros. Inundación y caos. Foto: D.Borrelli.
Varios vehículos quedaron bajo agua. Foto: D.Borrelli.
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
Foto: Leonardo Carreño
  •  
C. TAPIA / A. LÓPEZ REILLYsáb dic 27 2014 09:40

El agua, en algunos vehículos, llegó hasta el techo. La situación fue crítica. Y hasta entrada la noche de ayer la esquina de Galicia y Andes seguía inundada. No se podía circular.

Para el Automóvil Club del Uruguay (ACU) fue una jornada histórica. Atendieron a cerca de 400 vehículos. Nunca había pasado algo igual. El teléfono no paraba de sonar.

Lo bueno: no hubo que penar ni siquiera heridos; las emergencias móviles trabajaron con normalidad, sin sobresaltos. Lo malo: los daños materiales del centenar de autos afectados; a algunos los cubrirá el seguro, a muchos otros no.

Eran casi las 20 horas de ayer y Matías, que había estacionado como siempre temprano en la mañana en el estacionamiento al aire libre de Rondeau y La Paz, estaba con el capó abierto esperando que la grúa le llevara el auto a su casa. Lo tenía abierto con la esperanza de que se secara el motor, que le había quedado empapado. “Un desastre, todo mojado”, dice y mueve la cabeza de un lado para otro, incrédulo.

Si no puede ver el video haga click aquí. 

“El agua también entró al vehículo; cuando me avisaron a las tres y media de la tarde lo que estaba pasando, llegué y estaba inundado hasta arriba del volante”, agrega.

Pero la principal preocupación de Matías es que el motor del auto, un Ford Escort rojo, se haya dañado. Él tiene un seguro que lo cubre en el caso de un accidente o de un robo, pero no de desastres naturales.

Y es en esta zona, en las inmediaciones de la Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE), donde las lluvias causaron mayor impacto y se dio un fenómeno atípico que sucede solo una vez cada cincuenta años, según declaró a El País el coordinador del Comité de Emergencias de Montevideo, Jorge Cuello. El jerarca indicó que entre las 14:21 y las 14:54 de ayer viernes cayeron 59 milímetros de agua en ese punto de Montevideo.

En tanto, en un lapso de 40 minutos, Bomberos y el Centro Coordinador de Emergencias Departamentales de Montevideo (Cecoed) recibieron 130 llamadas, en general por desagües tapados en casas particulares y bocas de tormenta obstruidas en las calles.

El personal afectado a la emergencia en el barrio de Aguada trabajó durante varias horas para bajar el caudal en la calle, que se encontraba en un “nivel 2” en esa zona baja de la ciudad, teniendo la cota de la bahía un “nivel 3”, lo cual dificultó mucho la tarea.

El municipio de Montevideo más afectado por las lluvias fue el “B”, que abarca barrios como Ciudad Vieja, Centro, Palermo, Barrio Sur y Cordón.

Rescate.

Algunos vehículos fueron desplazados y otros prácticamente quedaron tapados por el agua en las inmediaciones de la Estación de AFE.
Se debieron rescatar a “varias personas” que quedaron atrapadas en vehículos, “algunos estacionados y otros que flotaban en el agua”, según precisó a El País el vocero de Bomberos, Leandro Palomeque, quien hasta la noche de ayer no manejaba la cifra exacta de intervenciones realizadas por el cuerpo, y que reconocía que quedaron “saturados” por la cantidad de trabajo.

“Cuando se produce la flotación del vehículo, la dirección de este se vuelve errática por la corriente”, explicó Palomeque, quien destacó la suerte de que no se haya tenido que lamentar heridos.

En el cruce de las calles Libertador y La Paz, como en la zona de AFE, “hubo muchos autos flotando”, según precisó a El País el gerente operativo de ACU, Horacio Rivera, que reconocía que, recién en la noche de ayer, pudieron entrar a algunas de esas zonas para socorrer a sus clientes, dado que la Intendencia de Montevideo bloqueó el paso debido a la peligrosidad que significaba circular por allí.

Virginia, que tiene un Suzuki color negro, fue una de las afectadas por los “autos flotantes”. En la noche de ayer, mientras subían su coche a la grúa, contó a El País que, encima de que el agua inundó todo su vehículo, este fue chocado en un costado por un auto que iba a la deriva. “Y bueno, son cosas que pasan”, dijo a El País resignada, con una sonrisa. Ella sí tiene un seguro completo que le va a pagar los daños que le haya causado el agua.

Es el mismo caso que Martín, que no hace más que un mes se compró su primer auto, un Kia Picanto, y que en la noche de ayer esperaba que la grúa fuera a levantarlo. Él abrió el auto y le mostró a El País el barro que ensució todo el asiento. “¿Cómo habrá quedado el motor?”, se pregunta.

PRECIPITACIÓN PROMEDIO MENSUAL


Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Histórico.

El gerente del ACU, Rivera, en tanto, sostuvo que sus trabajadores también tuvieron que intervenir en “muchos garajes de Pocitos”, que quedaron inundados por la lluvia, llegando incluso a dejar autos tapados hasta el techo y a otros que empezaron a flotar.
“Lo de hoy nunca lo habíamos visto. Hemos tenido inundaciones de garajes, pero nunca vimos que estuvieran los autos flotando”, se asombró.

Por otra parte, advirtió a los conductores que vieron afectados sus autos que no los vayan a encender y que pidan para que los trasladen directamente a un mecánico, ya que circular con el motor mojado o húmedo puede causar un daño mayor a los vehículos.

Bomberos dice que la basura fue lo que tapó las bocas de tormenta


La suciedad de las calles, luego del feriado de Navidad, cuando no hubo recolección de residuos, habría sido -además de la atípica lluvia- una causa de las potentes inundaciones sucedidas ayer en la ciudad de Montevideo.

Bomberos, sobre todo, según el vocero Leandro Palomeque, trabajó toda la tarde de ayer en “desbloquear los desagües, muchas veces tapados por residuos”.

“Lo que pasó es lo que pasa cuando hay precipitaciones copiosas e intensas en poca cantidad de tiempo, los residuos bloquean los desagües”, explicó el vocero.

Lo que más llevó a las inundaciones, según Palomeque, fueron bolsas tiradas en las calles, que arrastradas por el agua taparon las bocas de tormenta.

“Fueron sobre todo bolsas, también hubo botellas y algún otro elemento”, detalló.

La esquina de Rondeau y La Paz fue la más afectada por la lluvia y por las bocas de tormenta tapadas. Testigos dijeron ayer a El País que el agua llegó hasta un metro y medio, y prueba de ello eran los autos en los que se podría ver las marcas de hasta dónde había llegado el barro.

El director de la Escuela de Meteorología, Mario Bidegain, por su parte, le quitó dramatismo al volumen de las lluvias. “Tormentas de este tipo son comunes en este momento del verano. No es raro porque tenemos un contraste muy grande de masas de aire. Lo más destacado en este caso sí fue la intensidad”, señaló.

Difícil es saber cuánto tuvo que ver ayer las fuertes lluvias y cuánto lo tuvo la basura tirada en las calles que fue a parar a las bocas de tormenta.

Por otra parte, Bomberos también trabajó ayer en casos de caídas de árboles y en pequeños incendios provocados por rayos.

Dueños de autos afectados por las inundaciones, dijeron a El País que los bomberos también trabajaron en el desvío del tránsito, ya que faltaban inspectores de la Intendencia de Montevideo para que dirigieran la circulación.

Entrada la noche de ayer aún se podían ver más de 10 grúas, de diferentes empresas, levantando autos en la zona de la antigua estación de trenes de AFE.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.